5 cosas que jamás debes sacrificar por una relación

Tener una relación puede hacerte modificar ciertas cosas; sin embargo, existen otras que son intocables.

Para muchos el amor significa hacer sacrificios en pro de la relación, pero no es así.

Claro, existen cosas que deben ser modificadas para poder tener una vida en pareja pero esto no implica cambiar en su totalidad tus costumbres o tu forma de ser.

A veces la presión de modificar nuestra rutina proviene de la pareja; ya sea porque tienen expectativas poco realistas de lo que significa una relación y se sienten con todo el derecho sobre nuestro tiempo, energía y esfuerzos.

Pero también puede provenir de uno mismo, la presión que podemos ejercer sobre nosotros en el ánimo de cumplir con las expectativas de alguien más.

El hecho de que exista la idea de que “las almas gemelas existen”, sólo agrava la situación porque justifica una completa devoción y dedicación al otro, incluso a expensas de tu propia felicidad.

Si eres alguien complaciente, estamos seguros de que te llegarás a sentir culpable, incluso cuando no es necesario.

Estar en una relación con alguien implica tener que renunciar a algunas cosas con el fin de compartir otras. Pero si tu pareja insiste en que todo el sacrificio sea de tu parte, entonces es una relación desigual e insostenible.

A continuación una pequeña lista de las cosas que jamás debes sacrificar al estar en pareja:

1. El tiempo a solas

Algunas personas sienten que por estar en una relación deben estar todo el tiempo juntos y no, el tiempo con uno mismo es importante para pensar, crear, e incluso para no hacer nada.

2. Los amigos y la familia

No necesitas que tu pareja se lleve increíble con tus amigos y familia. Los amigos es el primer espacio íntimo que deberás considerar si quieres compartir con tu actual pareja. El otro espacio es el de la familia. Hay quienes lo consideran un paso importante en la relación pero existen personas que no lo ven así.

En cualquiera de los casos, considera que abrir la puerta de estos espacios a una pareja debe ser tu decisión y no una obligación condicionada por las costumbres sociales.

Siempre hay tiempo para todo.

3. Las aficiones

Si no quieres estar resentido con tu pareja, jamás renuncies a las cosas que te gustan hacer. El tiempo de estudio, trabajo y recreación deberían permanecer intactos al estar en pareja, en el entendido de que esa persona y tu tenían una vida antes de conocerse. Si es posible compartir las aficiones, háganlo. Pero si no existe el interés en ello, nadie debe sentirse obligado.

4. El dinero

El dinero es una enorme fuente de tensión en las relaciones. Tener dinero de sobra puede llevarte a compartir ciertas cosas con tu pareja, pero nunca debes sentirte obligado a gastar de más. Hablar de dinero es siempre difícil e incómodo, pero es importante mantener esos límites claros.

5. La felicidad

Uno sabe cuando las cosas son injustas y cuando uno ha sacrificado demasiado. Aunque ojo, si el ser tan consentidor o dar de más te hace feliz, vas por buen camino.

Si llega un punto en el que tu relación deja de hacerte feliz, entonces es el momento de hacer un cambio. Habla con tu pareja para que puedan entender que eres una parte independiente de la relación.

Agencias