Bacalar, Quintana Roo ofrece cultura y diversión

Bacalar, Quintana Roo. Este poblado de origen maya es conocido por su laguna de siete colores, un lugar de descanso, hamacas y palapas rodeado de místicas selvas, pero también de adrenalina con sus deportes acuáticos.

Durante cientos de años ha sido el territorio de viajeros y buscadores de tesoros, como nosotros. Ahora le da nombre a la película Bacalar en Quintana Roo, una historia de aventuras y conservación del medio ambiente que muestra sus paisajes.

Si buscas un destino para relajarte, nadar, comer mariscos frescos y acercarte a la cultura caribeña, no te arrepentirás de visitar el pintoresco poblado de Bacalar.

Aquí podrás sumergirte en una auténtica alberca natural; una laguna de agua templada que se distingue por tener siete tonos de azul. Además, en el Pueblo Mágico de Bacalar podrás formar parte de festividades que revelan el carácter alegre de los lugareños.

Tal es el caso de las ferias, las fiestas que se celebran en honor de los santos y los campeonatos deportivos que se llevan a cabo en el lugar. Por último, en tu visita a este paradisíaco destino no dejes de probar los cocteles de mariscos, visitar la parroquia del centro del poblado y el Museo de la Piratería. ¡Bienvenido!

Imprescindibles

Disfrutar el interior de la Parroquia de San Joaquín, donde se encuentra la figura del mismo santo que, según registros, existía incluso antes de la famosa Guerra de Castas.
Tomar un paseo en lancha por la laguna de los siete colores.
Ir al Museo de la Piratería: espadas, telescopios, bitácoras y rutas de los auténticos piratas del Caribe.
Desayunar en el mercado José María Morelos y Pavón.

Festividades en Bacalar, Quintana Roo

La Feria de Bacalar en Semana Santa.
Las fiestas del patrono San Joaquín, el 21 de julio.
El campeonato nacional e internacional de motonáutica en agosto.

Cómo llegar

Desde Chetumal, tomar la autopista 307 rumbo a Cancún. Tabla de distancias: A Chetumal – 45 km; A Cancún – 350 km; A Villahermosa – 580 km.

Actividades

El mercado José María Morelos es chiquito pero picoso. Es el mejor lugar para encontrar frutas, verduras y comidas locales. Te recomiendo hablar con doña Alejandra Ruiz, que vende en la entrada principal.

Ella y su comadre, María del Socorro, me pasaron las mejores recetas para preparar el X-pelón, un frijol verde con el que se prepara el “Vaporcito de frijol” y el frijol nuevo en puerco.

En Bacalar hay influencia de la cocina yucateca, por ejemplo el “sotobichay” (brazo de reina), que es un tamal con chaya; y en los días de Todos Santos se prepara el pibipollo.

Pide un deseo

Antes de partir visita el Cenote Azul. En la entrada hay una tienda de artesanías que incluye tallados en piedra y madera, bordados, huipiles, figuras de carrizo y hamacas.

Busca artesanías de madera de ciricote, tradicional de Bacalar. El cenote es prácticamente un lago de cristal. Cuenta con un restaurante y un mirador donde se puede ver el paisaje de la laguna. Antes de nadar hay que pedir permiso a los aluxes, duendes del agua, para entrar. También puedes pedir un deseo.

Aunque su laguna es su atractivo principal, en Bacalar existen opciones de cultura, diversión y entretenimiento para toda la familia. Quienes deseen acercarse a la cultura e historia caribeñas, una gran opción es visitar el Fuerte de San Felipe, que alberga el Museo de Piratería.

Además de contar con una colección de objetos antiguos, este sitio proporciona una vista privilegiada de la laguna y sus alrededores. Por la tarde, muchos lugareños y turistas acuden a la plaza principal, donde se pueden admirar coloridas construcciones típicas, artesanías regionales y la imponente Parroquia de San Joaquín, recientemente restaurada.

No hay que irse de Bacalar sin probar sus mariscos frescos y el rice and beans, un clásico caribeño preparado con aceite de coco.

Información Práctica de Bacalar, Quintana Roo

En Bacalar no existen grandes complejos turísticos, sino cabañas rústicas en las cuales se respira un alegre ambiente caribeño. En la orilla de la laguna, se erigen bungalows ecológicos que resultan el espacio ideal para viajeros románticos y para quienes deseen relajarse en un entorno paradisíaco.

En estas cabañas, diariamente se sirve comida exquisita: la pesca del día preparada de diversas formas, platillos regionales e internacionales (como pasta, pizza y vino), opciones vegetarianas y desayunos que constan de fruta fresca, café mexicano y jugos naturales.

Asimismo, los hoteles suelen ofrecer recorridos por la bahía y por los manglares que la rodean, donde es posible observar una gran variedad de flores, aves y otras especies animales. No olvides tu protector solar ni tu repelente de mosquitos: ¡los necesitarás!

Secretaría de Turismo