Cantar mejora notablemente tu salud

Cantar en la regadera diariamente te ayudará a aumentar el sistema inmunológico, bajar la presión sanguínea, reducir el estrés y mejorar tu humor

Entrar en la ducha y ponerse a cantar es una de las costumbres más extendidas en todo el mundo. No sólo porque la música relaja, energiza y transmite sensación de bienestar, sino porque además de eso el realizar esta práctica es de gran provecho para la salud.

En sí mismo, el canto ayuda a: mejorar el ánimo, liberar el estrés, relajarse, aliviar el dolor, mejorar la postura, la capacidad respiratoria, mejorar la atención mental, la confianza y a ejercitar los músculos del rostro y el abdomen. Aquí te compartimos algunos de sus beneficios para nuestra vida.

1. Desconecta la mente
Cantar ayuda a inhibir la fatiga y olvidarse por un momento de las preocupaciones. De hecho, contribuye a reducir el nivel de cortisol, la hormona del estrés, y a aumentar la producción de endorfinas, las hormonas de la felicidad.

2. Mantiene sano el corazón
Según investigadores de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), cantar tiene el mismo efecto que los ejercicios de respiración, y cada vez que exhalamos el ritmo cardiaco se ralentiza, enviando una señal al cerebro de que todo está bien y activando los mecanismos naturales de relajación. Además, oxigena la sangre, regula la presión arterial y limpia los conductos respiratorios.

3. Mejora el sistema inmunitario
Un grupo de científicos de la Universidad de Frankfurt (Alemania) realizaron un estudio y comprobaron que las personas luego de 60 minutos de canto habían incrementado el nivel de inmunoglobulina A, una proteína que funciona como anticuerpo, y de hidrocortisona, una hormona antiestrés.

4. Nos brinda seguridad
El canto tiene un sentido de comunidad: nos conecta con nuestra infancia y nuestros antepasados tribales. Cuando un bebé escucha a sus padres, se siente protegido, por eso seguramente canciones y sonidos de nuestra infancia nos hagan recordar esa sensación de seguridad y contención, haciéndonos una caricia al alma

5. Retrasa la aparición de arrugas
Al cantar, la piel del rostro se vuelve más elástica, puesto que todos los músculos se ven solicitados. También, el canto evita el relajamiento cutáneo de la cara, retrasando la aparición de arrugas. Y es que cantar es como practicar una actividad física.

 Agencias