Dile adiós a los desórdenes menstruales

Muchas mujeres sufren o han sufrido alguna forma de alteraciones en los ciclo menstruales.

Estos desórdenes menstruales se pueden manifestar con un flujo de sangre abundante o escaso, un retraso o adelanto del periodo, pequeñas pérdidas o pérdidas intermenstruales.

Todas las variaciones del ciclo menstrual pueden agruparse en dos grandes grupos: los que afectan a los los intervalos entre reglas (alteraciones de frecuencia o alteraciones de ritmo) y los que suponen variaciones en la intensidad del sangrado.

Las alteraciones en la frecuencia de la menstruación son:

  • Amenorrea (ausencia del periodo): cuando no hay flujo sanguíneo o hay ausencia de periodo durante varios meses.
  • Oligomenorrea (alargamiento del ciclo menstrual): el periodo es normal en duración e intensidad, pero los intervalos son de más de 45 días.
  • Polimenorrea (reducción del ciclo menstrual): la duración de los ciclos es menor a 21 días, de modo que el periodo llega demasiado pronto. El ciclo puede acortarse con regularidad o irregularmente.

Los desórdenes en la intensidad del sangrado son:

  • Hipermenorrea (sangrados excesivos): es este caso, se encuentran coágulos de sangre en el flujo menstrual.
  • Hipomenorrea: este desorden es habitual al inicio de la menopausia, a veces también en casos de sobrepeso. El tiempo del sangrado abarca normalmente solo uno o dos días, o incluso solo algunas horas. Muchas veces aparece tan solo una mancha..
  • Menorragia (sangrado demasiado largo): el periodo tiene una duración de más de ocho días y es muy intenso.
  • Metrorragia (sangrado irregular): junto al sangrado normal, se dan de forma irregular sangrados intermenstruales, que pueden durar varios días, generalmente entre seis y 10.
  • Dismenorrea (sangrado doloroso, calambres menstruales): la menstruación que cursa con dolor.
  • El dolor menstrual se manifiesta, sobre todo, como dolor de espalda y como cólicos en el bajo vientre. Las mujeres afectadas sienten malestar general y cansancio. Con frecuencia, aparecen otras molestias asociadas comodiarrea, náuseas o dolor de cabeza.

Las causas de los desórdenes en el ciclo de menstruación son múltiples: desde desórdenes funcionales u hormonales hasta causas hereditarias o enfermedades de los órganos sexuales, de la tiroides, el hígado, el riñón o enfermedades como la diabetes mellitus. Además, se pueden dar alteraciones de la menstruación por estrés, trastornos psicológicos, alimentación incorrecta o también al practicar deportes de competición. Para tratar los desórdenes de la menstruación hay que tener en cuenta el tipo de desorden y si existe un deseo de procrear en la paciente.

El dolor menstrual puede prevenirse. Un estilo de vida saludable basado en una alimentación equilibrada y la realización de ejercicio físico regular tiene un efecto positivo. Las hormonas, como la píldora anticonceptiva, pueden ayudar a prevenir el dolor menstrual.

Normalmente, el dolor menstrual se suele desencadenar por contracciones musculares demasiado fuertes del útero causadas por la prostaglandina, una sustancia química propia del cuerpo. En el diagnóstico, el médico aclara si puede tratarse de una causa orgánica, porque también enfermedades del bajo vientre como la endometriosis pueden causar dolores menstruales, y necesitan otro tipo de tratamiento. En los dolores menstruales secundarios, el tratamiento se orienta hacia la enfermedad subyacente.

A menos que seas una de esas señoritas afortunadas de recibir la menstruación sin dolores ni cólicos (quién fuera tú), seguro conoces la lucha por encontrar el alivio y la comodidad.

Tal vez le hayas dado la oportunidad a varios medicamentos, pero no hay nada mejor (ni más efectivo) que los remedios caseros.

  • Manzanilla: El té de manzanilla es el mejor remedio, tanto para el dolor de estómago, como para los cólicos ya que es un antiespasmódico y antiinflamatorio. En otras palabras, desinflama el vientre, alivia el dolor y relaja los músculos. Además es delicioso ¡y súper fácil de hacer!
  • Hinojo: El hinojo es un remedio natural casi milagroso ya que, además de aliviar los cólicos, regula el ciclo menstrual, lo hace menos pesado y reduce los espasmos que causan incomodidad y dolor.
  • Magnesio: El magnesio, que po´des encontrar en diferentes comidas (como el chocolate negro, pescado y vegetales verdes), relaja el tejido muscular que provoca los cólicos.  De hecho, la deficiencia de magnesio es una de las principales causas de cólicos menstruales crónicos.
  • Vitamina A: Asegurate de ingerir una buena cantidad de vitamina A para eliminar los cólicos menstruales. Esta vitamina, que puedes encontrar en zanahorias y aceite de oliva, regulá los niveles de estrógeno en el cuerpo.
  • Jengibre: El jengibre es otro remedio casero súper popular y es que, además de aliviar el dolor, eliminá los efectos secundarios de la menstruación. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el jengibre alivia las náuseas, la diarrea y el vómito.
  • Omega 6: Los ácidos grasos de Omega 6 son vitales para el cuerpo femenino ya que ayudan a mejorar la estructura celular de nuestro sistema reproductivo mientras evitan la inflamación y el dolor de los cólicos. El Omega 6 lo podés encontrar en el aceite de Onagra… y éste a veces es muy difícil de conseguir.

Ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte a su médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *