Chicago anuncia demanda contra gobierno de Trump

La demanda anunciada será para evitar los recortes de financiamiento a las ciudades santuario

Chicago, EU.- El alcalde Rahm Emanuel anunció el lunes que la ciudad de Chicago presentará una demanda federal contra el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por los esfuerzos para recortar el financiamiento a las ciudades santuario.

“Chicago no será chantajeada para cambiar nuestros valores, y somos y seguiremos siendo una ciudad acogedora”, dijo Emanuel en un comunicado.

“El gobierno federal debería trabajar con las ciudades para proporcionar los recursos necesarios para mejorar la seguridad pública, no inventando nuevos esquemas para reducir nuestros recursos de lucha contra el crimen”, continuó.

“La Ciudad de Chicago continuará enfrentándose al Presidente Trump y su Departamento de Justicia para asegurar que sus políticas equivocadas no amenacen la seguridad de nuestros residentes”.

El alcalde anunció la demanda durante una conferencia de prensa en el Ayuntamiento junto a su asesor legal y jefe del Departamento de Derecho de la Ciudad Ed Siskel, así como el superintendente de policía de Chicago, Eddie Johnson, quien destacó la importancia de los recursos federales para combatir la violencia de la ciudad.

“No vamos a subastar nuestros valores como ciudad, así que el lunes por la mañana la ciudad de Chicago acudirá a la corte; llevaremos al Departamento de Justicia ante un tribunal”, afirmó. “Consideramos ilegal e inconstitucional que como ciudad se nos coaccione con una política”.

La ley de Chicago prohíbe a la policía que permita que agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas tengan acceso a personas detenidas, a menos que se les busque con sustento en una orden judicial o tengan condenas previas por crímenes graves.

El Departamento de Justicia publicó el jueves su solicitud para la Beca de Asistencia de Justicia Edward Byrne de 2017, un programa que Emanuel dijo que en el pasado ha utilizado en varias iniciativas de seguridad pública, como la compra de equipo SWAT, vehículos policiales, radios y tasers.

El año pasado, la ciudad recibió $ 2,3 millones en la financiación del Byrne JAG, según el alcalde.

Sin embargo, la aplicación de este año incluye disposiciones que requieren que los gobiernos locales permitan al Departamento de Seguridad Nacional acceder a cualquier centro de detención para entrevistarse con cualquier persona indocumentada.

La demanda de la ciudad argumentará que el Departamento de Justicia no puede hacer concesiones condicionales a estos requisitos porque “federalizarían los centros de detención locales” y violarían la Cuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos al exigir que los detenidos fueran recluidos más allá del plazo en el cual ellos serían elegibles para la liberación.

El cambio en los requisitos del DOJ es parte de los esfuerzos del gobierno del presidente Donald Trump para combatir las ciudades santuario, el término usado para jurisdicciones que no cumplen con las solicitudes federales de detener a inmigrantes indocumentados que han sido arrestados por cargos ajenos a su estatus migratorio y llevarlos a la Oficina de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos para su posible deportación.

Trump firmó una orden ejecutiva en enero para bloquear las subvenciones federales a las ciudades santuario, una acción que un juez bloqueó en abril, y determinó que el presidente no podría establecer nuevas condiciones en el gasto aprobado por el Congreso.

Sin embargo, el Procurador General Jeff Sessions se ha movido para intensificar la represión en varias ocasiones, enviando recientemente cartas a cuatro ciudades informándoles que no serían elegibles para recibir recursos bajo un nuevo programa de lucha contra el crimen, a menos que sus departamentos de policía demuestren su cumplimiento. Las nuevas reglas del DOJ.

En marzo, Sessions dijo que las políticas de las ciudades santuario están “diseñadas para frustrar la aplicación de nuestras leyes de inmigración”, una afirmación que Emanuel ha refutado, defendiendo repetidamente la ordenanza de Chicago.

“La ordenanza Chicago’s Welcoming City promueve la seguridad pública al asegurar que ningún residente de la ciudad, sin importar su estatus, tenga miedo de cooperar con la policía, reportar actividades criminales a la policía, servir como testigo ante un tribunal o buscar ayuda como víctima de un crimen”, dijo un portavoz de Emanuel en un comunicado.

“Siempre he visto a Chicago como una ciudad acogedora”, dijo Emanuel en respuesta a los comentarios de Sessions en marzo.

“Recibió a mi abuelo hace 100 años, seguimos recibiendo a empresarios, inmigrantes, y yo diría que pienso de esta manera: La mitad de los nuevos negocios en Chicago y el estado de Illinois provienen de inmigrantes, casi la mitad”, agregó. “La mitad de las patentes en la Universidad de Illinois provienen de inmigrantes, por lo que queremos seguir recibiendo a la gente, bienvenida a sus ideas, bienvenida a sus familias a la ciudad de Chicago, que quieren construir el sueño americano para sus hijos y sus nietos. “

“Chicago fue construida sobre la espalda de los inmigrantes y nuestro futuro está atado al carro de los inmigrantes que vienen a la ciudad”, continuó Emanuel. “Yo diría que el enfoque de penalizar las ciudades, las ciudades que están impulsando la economía, impulsando la energía de los Estados Unidos, y lo hacen porque llevamos a personas de diferentes orígenes a trabajar juntos”.

Chicago no está sola en sus políticas de inmigración, ya que más de 200 jurisdicciones de todo el país han declarado la condición de santuario, incluyendo Nueva York, Los Ángeles y más, y algunos esperan seguir a Chicago en la demanda.

Por Agencias