Cómo besar y lograr una impresión inigualable

Como descubrir la sensibilidad del tacto, al besar y expresar nuestros sentimientos en caricias:

El sello de identidad personal se ve reflejada en la expresión de cada uno de nosotros al besar, también en los actos, gestos, olor, detalles, etc., es una forma de expresar nuestros sentimientos. El estado de ánimo que llevamos es la impronta de nuestra personalidad, la huella que marca la manera de besar a nuestra pareja.

Así como la voz tiene su timbre, su fuerza en el tono; nuestros besos actúan como una herramienta de complemento en hacer énfasis en las palabras.

Muchas veces las ideas se transmiten mejor con sólo observar el movimiento de las manos, los gestos de la cara. En muchas ocasiones un simple beso basta para transmitir un sentimiento, un deseo, un propósito. Esa interpretación erótica se hace a través de los movimientos gesticulares del momento mismo.

Desde pequeños nos enseñan a caminar, hablar, y a desempeñar mil funciones mas, propias del ser humano, pero casi nunca nuestros tutores se detienen en hacernos saber lo importante que es aprender a abrazarnos, a besarnos, a tocarnos, expresar los sentimientos a través de los labios.

Todo este despliegue para dejar ver nuestros afectos, lo dejamos reservados para momentos oreados de formalismos, propio de los convencionalismos sociales. Desde muy pequeños, tácitamente nos trazan un manual de comportamiento para el uso del tacto: Sin duda alguna es una coerción, una camisa de fuerza que se nos impone de manera deliberada.

Muchas veces en esos días opacos, lúgubres cuando nuestro estado de ánimos no es el mejor, no hay cosa mas reconfortarte que recibir un fuerte abrazo, o ser partícipes de un beso profundo, el sentir una mano amiga que con afecto nos trasmite su energía de apoyo.

Obvio que, para poder recibir primero debemos aprender a dar, sin cumplir esta premisa es imposible crear una cultura de afectos entre las personas.

Estudios clínicos del orden científico han demostrado la alta resistencia a las enfermedades, cuando se reciben expresiones de afecto a través del tacto, los besos y abrazos. La parte anímica se mejora ostensiblemente, influyendo de manera notoria en el comportamiento de las defensas a nivel del sistema inmunológico.

Toda esta exposición que hacemos es con el solo interés en demostrar lo importante que es saber expresar nuestros afectos por medio de los besos apasionados el tacto y las caricias, lo valioso que es ofrecer nuestros sentimientos a través las miradas.

Así entonces no basta decir te quiero, te amo, me haces falta, etc., sino también saber entregar esa energía vital que llevamos dentro de nosotros para entregarla al otro sin condición alguna.

Muchas veces vale mas expresar, entregar, ofrecer un beso sincero colmado de afecto y pasión, en un momento justo, que cualquier otro detalle material que podamos recibir.

No podemos negar que, muchos problemas de pareja se solucionan más fácil cuando ofrecemos la posibilidad de tocarnos, de sentirnos sin necesidad de hablar, el lenguaje muchas veces nos lleva a crear más confusión en las posibles diferencias en una relación de pareja.

Esa química sensitiva que dejamos ver al besarnos, es mucho mas fuerte y sincera que las mismas palabras. El beso es un medio conductor para dejar ver los grados de aceptación que sentimos por esa persona, esa afinidad que sentimos al besarnos mutuamente, crean lazos en el inconsciente que impide separarnos de esa persona.

Los sentimientos expresados a través del beso, el tacto, las acaricias, los masajes, nos hacen sentir mas seguros en el plano afectivo.

Por eso es muy importante evaluar la sensación que sentimos cuando conocemos una persona, con sólo darle la mano podemos recoger y medir la calidad de su nivel de energía.

Sin necesidad de hablar es posible sentir la compatibilidad de ambos en los campos de la afinidad sensitiva (química), el beso revela, en gran parte, la compatibilidad para poder avanzar mejor en el proceso de conocimiento de ambos.

Los temores muchas veces nos impiden dejar brotar esas sensaciones que sentimos, preferimos frenar nuestros actos que dejar ver la esencia vital de nuestro ser: Tocar, besar, palpar, acariciar, abrazar, rozar, etc.

Nos da pavor comunicarnos a través del tacto, casi siempre ejercemos una actitud de barrera al tocarnos, lo tomamos como un gesto complementario el besar, siendo éste un acto de unión en su máxima expresión

Vale anotar en esta oportunidad que, entre mas posibilidad nos brindemos de permitir involucrar todos nuestros sentidos al momento de besar a una persona, evaluaremos el potencial y la posibilidad de ser una gran pareja, será mucho más fácil conocer y verificar el grado de pasión y la compatibilidad de ambos.

La razón se puede equivocar, en más de una ocasión nos dejamos influenciar de agentes externos, situación que no ocurre con la percepción de los sentidos, entre ellos el tacto.

En el amor todo se vale: Una mirada, oler nuestros cuerpos, tocar nuestra piel, escuchar el susurro de la voz, son elementos que sirven para involucrarnos mejor, partiendo de un beso erótico con nuestra pareja.

La compatibilidad y afinidad que sentimos cuando ellos asoman sus sentimientos, hacen mejor el camino para dejarnos enamorar sin temor alguno y continuar con la pasión encendida.

En los planos de una relación de pareja, en la intimidad, cobra mayor relevancia expresar nuestros sentimientos por medio del beso, cubrir de caricias, bordar los mejores abrazos sin duda es una puerta de entrada inigualable para despojarnos de los miedos y tensiones que muchas veces cultivamos en nuestra mente, mismos que nos llevan a impedir mostrarnos como somos, seres sensibles, llenos de sentimientos ocultos.

El beso es el mejor camino para explorar nuestras zonas erógenas, es la mejor estrategia para descubrir sensaciones nuevas, hace más rica y placentera nuestra relación sexual en pareja.

No dude en experimentar todo tipo de besos, como los explícitos, es decir en los que hay un intercambio de saliva y la mujer tiene la boca abierta para poder jugar con las lenguas.

Arriésguese con un beso inesperado cuando él no lo espera, es una estupenda forma de encender la mecha sexual. Ya se sabe que los besos en las «zonas calientes» del cuerpo son infalibles para aumentar el deseo y el placer sexual.

Pruebe con un buen beso húmedo, con caricias, con la cabeza inclinada un poco hacia atrás, mientras que el otro la sujeta con sus manos, es otro de los besos que excitan a los hombres.

Los besos que se vuelven calientes son los que empiezan de diferentes formas. Por ejemplo, se puede empezar a besar sin pensar en el tiempo haciendo un momento largo y precioso, o dar pequeños besos junto con caricias y complicidad… poco a poco irá aumentando el calor del momento.

También puede besar sin besar, con los besos que no se dan pero excitan muchísimo. Los labios únicamente se rozan para levantar la pasión y las ganas de besar apasionadamente.

No se olvide del clásico beso francés, estos besos excitan muchísimo puesto que consiste en besarlo para calentar el ambiente. Para ello, no se debe tener prisa e introducir la lengua despacio, sensualmente y jugar con ella en su boca.

Los besos son muy picantes que son besos impulsivos, fuertes, calientes. Estos besos se dan directamente en los labios, se juega con las lenguas, se dan mordisquitos…

Que tal si experimenta a besar con rodeos, son los besos que no se centran únicamente en la boca, sino que exploran cualquier parte de su cuerpo… De este modo empieza el juego previo casi sin que se de cuenta y poniéndolo a cien. Se empieza por besar las orejas, después el cuello y luego ir bajando por el torso, el ombligo…

No existe el momento preciso del beso, existe el preciso sentimiento con el que te beso, disfruten la sexualidad.

Eréndira Córdoba