¿Conoces la tradición del Niño Perdido?

Continuarán con tradición del Niño Perdido en Tuxpan

Mas de 200 kilos de velitas fueron repartidas desde la dirección de Turismo para que la ciudadanía continúe con la tradición alusiva al día del Niño Perdido.

La titular del área municipal, Laura Chao Costa, recordó que el ayuntamiento efectuará el tradicional paseo de carritos, el cual tendrá lugar el 7 de diciembre a las 7 de la noche.

“Es un rollito de 7 velitas, porque así lo marca la tradición, y bueno motivar a la gente para que antes de salir de sus casas a pasear al centro o a salir a las colonias a ver cómo están iluminadas, prendan sus velitas para seguir conservando esta tradición”.

La tradición hace alusión a un pasaje bíblico de la infancia de Jesús, y es celebrado por la comunidad católica, en su mayoría.

La celebración es una conmemoración al pasaje bíblico cuando el Niño Jesús se extravía en Jerusalén y sus padres lo encuentran tres días después en el Templo de Salomón, donde estaba platicando con los sabios.

Es por esto que cada 7 de diciembre, a las 7 de la noche, en Tuxpan suena un silbato que se escucha en todo el pueblo y en honor a este acontecimiento, se encienden velas colocadas por la gente del pueblo, que iluminan las calles. Las velas se encienden para recordar este pasaje e iluminar el camino de Jesús y ayudarle a regresar a casa.

“Se está acercando la fecha, acuérdense de prender sus velas, ya que es una tradición de los tuxpeños que debemos seguir y que demos seguir enseñándoles a nuestros hijos, porque esto es una tradición de Tuxpan”.

Esta tradición tuxpeña, puede encontrarse hasta el siglo XVIII, como parte de las tareas de evangelización que llevó a cabo el fraile Junípero de Serra, basándose en el pasaje mencionado por San Lucas.

El día del Niño perdido es generalmente celebrado en el norte del estado de Veracruz, principalmente en los municipios de Tuxpan, Cerro Azul y Poza Rica e incluso ha llegado en algunas zonas de la capital del país, donde se celebra en uno de los barrios más céntricos, gracias a los habitantes con origen en alguno de los municipios del norte de Veracruz y que no han querido olvidar la tradición.

En Xalapa, el iluminado de las calles se hace en el barrio del Dique, desde la calle Venustiano Carranza hasta el Parque Juárez, en el centro de la ciudad, por lo que se reconoce el ánimo de preservar la tradición.

Una hermosa tradición en donde todo el pueblo veracruzano se reúne para encender una vela y darle un camino al Niño Jesús para que encuentre su rumbo, una tradición que no se puede perder por que reúne al gran pueblo veracruzano con un solo fin.

Cabe recordar que Tuxpan es considerada la ciudad que ilumina al mundo, pues esta celebración que año con año se realiza, consiste en encender 7 velas.

MLQ