Consejos para conciliar el sueño

¿Cómo conciliar el sueño?

Si a los 20 minutos de acostarnos no hemos conseguido conciliar el sueño nos iremos a otra habitación y realizaremos alguna actividad monótona hasta que vuelva la somnolencia.

¿Cómo concilar el sueño? Muchas personas sufren de insomnio. Para ayudarnos a vencerlo proponemos una serie de consejos para conciliarlo”

¿Has tenido alguna vez algún problema para dormir?

El insomnio es un problema que puede afectarnos en cualquier momento de nuestras vidas, sobre todo cuando atravesamos situaciones o circunstancias estresantes y acontecimientos difíciles o traumáticos. En estas situaciones por lo tanto, es cuando quizás más necesitemos a nuestro compañero, el sueño, para que nos permita relajarnos.

Por ello, vamos a daros una serie de consejos, que poniéndolos en práctica los ayudarán a conciliarlo en buena medida. No obstante, cuando el proceso se vuelva crónico, lo más conveniente es acudir a un especialista.

El concepto de la higiene del sueño

Lo primero, es mantener una buena higiene del sueño.  Pero, ¿qué es eso? Nos referimos a todos esos hábitos de conducta que nos facilitan el comienzo o el mantenimiento del descanso. Como por ejemplo:

  • No consumir bebidas que contengan cafeína u otros excitantes al menos 6 horas antes de acostarnos.
  • No beber alcohol desde primeras horas de la tarde.
  • No fumar al menos dos horas antes de ir a la cama.
  • Intentar hacer ejercicio físico moderado de manera regular.
  • Realizar una cena ligera. (Al menos tienen que transcurrir dos horas antes de acostarse).
  • Acondicionar el dormitorio para que predisponga al sueño: elimina ruidos, poca luz, temperatura agradable, cama confortable…
  • Realizar actividades de desaceleración que relajen, y no exijan una importante actividad intelectual o tensión como ver la televisión, leer…

6 consejos para retomar el sueño

Si lo que tenemos es dificultad a la hora de conciliar el sueño, lo recomendable además, es controlar los estímulos de nuestro alrededor, ya que normalmente hemos asociado la situación “intentar dormir” a la ansiedad por no poder conciliar el sueño, manteniendo a veces una constante autovigilancia hacia nuestras sensaciones y nuestro cuerpo intentando forzar la aparición del sueño. Para ello:

  • Intentar acostarse aproximadamente a la misma hora que solíamos hacer antes de empezar a tener problemas.
  • Meterse en la cama, apagar la luz, e intentar dormir pensando en una imagen agradable.
  • Si a los 20-30 min. no nos hemos dormido, podemos levantarnos e irnos a otra habitación, sentándonos cómodamente y realizaremos alguna actividad monótona o aburrida como leer un libro poco interesante o ver un programa aburrido en la tele… hasta notar signos de somnolencia, que es cuando volveremos a la cama.
  • Levantarnos a la hora prevista, aunque hayamos dormido poco, para no desplazar nuestro horario de sueño.
  • No es conveniente cuando tenemos estos problemas dormir durante el día, ni consumir bebidas excitantes.
  • Utilizar el dormitorio solo para dormir.

Finalmente, debes insistir en repetir las pautas durante tantos días como sean necesarios para normalizar tu patrón de descanso, y sobre todo tener paciencia. Eso sí, lo más importante de todo, es aliviar o solucionar nuestros problemas.

¡Suerte! Dulces sueños

Mejor con salud