Cortometraje aterroriza en las redes sociales.

¿Y si los dispositivos en casa escucharan voces que no existen?, Un cortometraje realizado en torno al Echo de Amazon aterroriza en las redes sociales.

Ha sido este altavoz-asistente quien ha inquietado en internet el pasado Halloween y todo gracias a un cortometraje.

Fue Amazon quien abrió fuego inicialmente con su altavoz interactivo Echo -que posteriormente evolucionaría hacia el Echo Show-, luego vino Google Home y por fin Apple entró en este segmento con el Home Pod, un dispositivo que todavía no puede adquirirse.

Estos dispositivos, que por norma general se colocan en los salones de los hogares, cuentan con una peculiaridad especial: se encuentran en escucha activa permanente, una característica que ha despertado no pocas inquietudes en lo que respecta a la privacidad de sus usuarios.

Si bien es cierto que únicamente responden cuando se invoca un comando que los despierta, la realidad es que su tecnología está en escucha permanente.

El Echo de Amazon es el rey indiscutible en Estados Unidos, y se ha convertido en uno de los productos más populares de la firma de Bezos en los últimos meses.

Ha sido este altavoz-asistente quien ha inquietado en internet el pasado Halloween y todo gracias a un corto.

El director de cine Julian Terry ha grabado una secuencia de apenas dos minutos de duración y la ha alojado en su canal de YouTube con el objeto de promocionar su trabajo.

Se trata de un corto que tiene un peculiar e inesperado protagonista: el Echo.

“Contamos con máquinas que ven y oyen mejor que nosotros y pensé que sería una buena idea recrear una situación en la que una máquina nos advirtiera de una situación peligrosa”.

La secuencia, titulada Whisper (susurro) nos muestra a una joven durmiendo en su habitación cuando de pronto se oye de fondo un aterrador susurro que parece llegar del más allá; la joven permanece ajena a él, no así su Echo, que responde con un “Lo siento, no te he entendido bien ¿puedes repetirlo, por favor?”.

Esta locución sí despierta a la joven que enciende momentáneamente la luz para después apagarla deduciendo que se ha tratado de un error del dispositivo. Pero es a partir de este punto donde las cosas se tuercen inesperadamente para la protagonista y con un final… es mejor verlo.

“Contamos con máquinas que ven y oyen mejor que nosotros y pensé que sería una buena idea recrear una situación en la que una máquina nos advirtiera de una situación peligrosa”, explica a EL PAÍS Terry, “Creo que el verdadero terror consiste en un monstruo que no puede ser visto ni oído”, añade.

Salvo por el Echo, claro está. ¿Se podría dar esta escena en la vida real? “¡Estoy casi seguro de que no!”, aclara el director, y es que los sistemas de escucha son lo suficientemente avanzados para distinguir voces humanas de ruidos extraños; no obstante y en su momento, algunos propietarios del altavoz protestaron al escucharle emitir sonidos extraños…

Por El País