Por qué hay cosas que nunca olvidamos

Cosas que nunca olvidamos y siempre recordamos

Siempre hay una primera vez para todo. Algunas experiencias caen en el cajón de lo que nunca olvidamos. A veces nos asusta lo que no conocemos, pero cada vez que vencemos el miedo y hacemos ese algo por primera vez descubrimos lo emocionante que puede ser o, incluso, aprendemos cosas nuevas.

¿Recuerdas tu primera afeitada?

Para los muchachos suele ser divertido ver su vello facial crecer y luego afeitarse pues se sienten masculinos y cercanos a la adultez. Sin embargo, las muchachas se preocupan por no tener ni un vello a la vista en varias áreas: piernas, axilas, bikini e incluso las cejas.

Recomendación: Eliminar el vello es una práctica natural e higiénica. Ten cuidado si sufres de irritación o si te cortas pues la cuchilla de la afeitadora es muy filosa; utiliza crema para afeitar y crema hidratante para después de afeitar. También puedes depilarte con cremas depilatorias o cera. Si no estás seguro o segura de como afeitarte pídele a alguien con experiencia que te oriente. 

¿Recuerdas tu primer periodo?

El día en que las adolescentes se “convierten en señoritas” no suele ser tan emocionante para ellas como tal vez lo es para la familia. Podemos llegar a sentirnos avergonzadas, y  también puede ser muy doloroso.  Ver nuestra ropa interior manchada y no estar seguras de lo que es, puede asustarnos; siempre hemos escuchado sobre lo que es la menstruación, pero es muy diferente vivirlo por primera vez.

Recomendación: ¡Tranquila! Es un proceso normal que experimentan todas las adolescentes. Dile a tu mamá o alguien de confianza lo que estás pasando para que te orienten, sobretodo, aprende, lee y conoce más sobre los nuevos cambios que experimentará tu cuerpo.

¿Recuerdas tu primer beso?

“¿Lo estoy haciendo bien?”, “Mi corazón está latiendo muy rápido de los nervios”, “Ojalá que no me vean” o “Es el mejor o peor día de mi vida”, quizá fueron nuestros pensamientos cuando unimos los labios con otra persona por primera vez. Es fabuloso y romántico que la persona que nos gusta sea quien nos bese. Por otro lado, la experiencia puede no ser tan buena si ella/él no sabe besar tan bien o si tiene mal aliento…

Recomendación: Asegúrate de que la persona con quien tienes este tipo de contacto es de confianza. Si no te gusta cómo te sientes durante el beso, detente ¡no hagas algo que no quieres hacer! De lo contrario, disfruta el momento.  

¿Recuerdas tu primer novio(a)?

Pensar en nuestro primer novio o novia suele traernos muchos recuerdos (si es que ya no estamos con esa persona). En ese momento sentimos que estamos tan enamorados(as) que ya no existirá nadie más que esa persona en el planeta. Nos sentimos queridos(as), soñamos despiertos(as), contamos los días y horas para verlo(a) e incluso hacemos dibujitos de corazones con el nombre de nuestra pareja en el cuaderno.

Recomendación: Siempre que sea un noviazgo saludable, que haya respeto mutuo y estén juntos porque así lo quieren, será una relación estable. De lo contrario, es mejor estar solo(a) que mal acompañado(a).

Comparte con nuestros lectores algunas experiencias que nunca olvidarás.

Por alguien. Foto Human Ware 360