Datos impactantes sobre la contaminación lumínica

La contaminación lumínica del cielo por la luz artificial es un problema global, que afecta la biodiversidad, el paisaje del cielo nocturno y también la salud de las personas.

La contaminación lumínica es el resplandor que se produce a causa de una excesiva emisión de luz proyectada sobre gases y partículas suspendidas en el aire. Esta luz artificial y desmesurada se desvía en varias direcciones sin sentido, en diferentes intensidades, sin horarios adecuados y en rangos espectrales innecesarios.

Este tipo de contaminación perjudica al bienestar y a la salud de los habitantes de comunidades afectadas por un exceso de luz, a varias especies animales que corren el peligro de desaparecer por cambios en su hábitat.

Aquí te dejamos los datos más impactantes sobre contaminación lumínica realizados por el nuevo atlas mundial que muestra los países donde es más difícil ver las estrellas.

1 | Más del 83% del mundo y más del 99% de los EE.UU. y Europa viven bajo cielos con contaminación lumínica. Miles de personas se verían obligadas a recorrer distancias de más de 1.000 kilómetros para poder ver las estrellas.

2 | La Vía Láctea, no es más que un recuerdo borroso para un tercio de la humanidad, incluyendo el 60% de los europeos.

3 | El país con mayor contaminación lumínica es Singapur, donde toda la población vive bajo un cielo tan brillante que el ojo no puede adaptarse totalmente a la visión nocturna.

4 | Los habitantes de San Marino, Kuwait, Qatar y Malta ya no se puede ver la Vía Láctea.

5 | Chile tiene el segundo más brillante en Latinoamérica.

6 | El 99% de las personas que viven en Emiratos Árabes Unidos son incapaces de ver la Vía Láctea, al igual que el 98% Israel y el 97% de Egipto.

7 | Además, las mayores extensiones de la tierra sin visibilidad de la Vía Láctea incluyen Bélgica, Holanda, Alemania. En Inglaterra, y las regiones circundantes de Beijing, Hong Kong y Taiwán no es posible ver la luz natural de un cielo estrellado.

8 | En Europa Occidental, solamente pequeñas áreas del cielo nocturno se mantienen relativamente limpias, principalmente en Escocia, Suecia y Noruega.

9 | Si usted vive en Neuchatel, Suiza tendría que viajar 845 millas hasta el noroeste de Ucrania o Argelia, para encontrar cielos nocturnos.

10 | Los países con la menor cantidad de personas afectadas por la contaminación lumínica son Groenlandia, República Centroafricana, la isla pacífica de Niue, Somalia, Mauritania y Madagascar.

Consecuencias de la contaminación por luz

La luz dispersa hacia el cielo o sky glow: fenómeno que se produce cuando la luz interactúa con las partículas del aire y se desvía en todas direcciones. Este halo de luz deja sin visibilidad los cielos de muchas ciudades, siendo una de las graves consecuencias que advierten muchos astrónomos profesionales y amateurs.

Derroche innecesario de electricidad: esta fuente de energía se basa en la quema de combustibles fósiles que envían dióxido de carbono al aire (CO2), causa principal del cambio climático y de que muchas comunidades vulnerables del planeta sufran sus terribles consecuencias.

La contaminación lumínica rompe el equilibrio del ecosistema: porque ha provocado la desaparición de algunas especies animales, como la luciérnaga. La desmesurada iluminación atrae a mosquitos hacia zonas urbanas y, desorienta y modifica los hábitos de muchas aves.

La luz de las farolas de la calle puede alterar el sueño de muchas personas: porque iluminan, durante toda la noche, el interior de las viviendas. Esta intrusión lumínica dentro de las casas es muy molesta ya que no permite la realización de una vida normal y saludable.

La iluminación nocturna impide que se destruyan ciertas partículas contaminantes: un ejemplo es el dióxido de nitrógeno que se desintegra mediante una reacción química dependiente de forma directa de la oscuridad.

El exceso de luz provoca deslumbramientos tanto a peatones como a conductores, pudiendo provocar accidentes de tráfico o fatiga.

Al contrario de otros tipos de contaminación, la provocada por la excesiva luz tiene solución y está en nuestras manos.

Algunas soluciones para disminuir la contaminación por luz está en las actividades que realizamos a diario:

  • Disminuir la cantidad de luces encendidas en nuestro hogar, a partir de medianoche.
  • Reducir a la mitad la potencia de las bombillas de luz de todos los hogares y de los sitios públicos.
  • Contratar la tarifa de luz más beneficiosa, reducir la potencia acordada y cambiar las bombillas de la casa, por las de bajo consumo.
  • Orientar las lámparas hacia el lugar que se quiere iluminar y utilizar la potencia necesaria.
  • Apagado del alumbrado de edificios y sitios públicos en horarios innecesarios.

Agencias