Dime cómo te bañas y te diré cómo eres

Un investigador descubrió que la forma en que te bañas indica algunos rasgos de la personalidad.

Todos nos duchamos, algunos mas, otros menos, pero cuando lo haces… ¿a que parte del cuerpo te bañas primero?

El pelo: Personalidad artística. Persona soñadora y con mucha imaginación. Pero eso no te impide lograr más de lo que la mayoría de la gente sueña. La dedicación no es tu fuerte, pero si algo te interesa, no dudas en luchar y trabajar duro para conseguirlo.

El dinero no te interesa; prefieres ahondar en tu interior, privilegiar las relaciones humanas y el espíritu. Tienes muchas amistades, generalmente intelectuales y artistas. Tu fuerte es el talento, no dejes de explotarlo.

Pecho: Personalidad práctica. Persona práctica y muy segura de si misma. Sólo te sientes satisfecha cuando concretas tus proyectos y te molesta mucho que te distraigan mientras intentas concentrarte en tus tareas.

Muy impaciente con quienes no piensan como tu, no toleras que te contradigan. Tienes una mirada realista sobre los sucesos de la vida diaria y no dejas que tus sentimientos se entrometan en ella.

Cara: Personalidad egoísta. Persona muy concentrada en realizarse a nivel monetario, capaz de hacer cualquier cosa con tal de ganar dinero. Para ti la honestidad no es lo más importante.

Crees que tus amigos sólo están para atender tus necesidades. A la mayoría de la gente, le cuesta mucho comprenderte, pero eso no te importa. Muy centrada en si misma, en tus intereses y en tus propósitos. Generalmente pretendes recibir de los otros más de lo que estás dispuesto a ofrecer, incluso en el terreno sentimental.

Axila: Personalidad segura de si misma. Persona muy trabajadora y segura de si misma. Generalmente muy popular y siempre dispuesta a ayudar a las demás. Transmites seguridad y comprensión a los que te rodean.

Te reciben como una persona cálida y humana. Pero cuidado! Tiendes a confiar mucho en las personas, lo cual puede ocasionarte grande desengaños.

Zonas íntimas: Personalidad tímida. Persona tímida y reservada. Podría decirse que careces de confianza en ti misma. No tienes muchos amigos, y los demás te ven como alguien poco atractivo y algo aburrido. Sin embargo, estás dispuesta a compartir tus emociones con un grupo muy selecto de personas y te importa muy poco lo que diga la mayoría.

Haces muy bien, tan sólo te falta confiar más en ti y animarte a concretar esos sueños que tanto temes realizar. Aunque la perseverancia no sea tu fuerte, y tiendes a darte por vencida al primer obstáculo, todavía estás a tiempo de hacer un giro en la vida y demostrarle a los demás todo lo que tienes para ofrecer.

Hombros: Personalidad perdedora. Persona temerosa por naturaleza, fallas en todo lo que te propones. No le gustas a la gente, y tiendes a pasar la mayor parte del tiempo en soledad. Tu tipo de personalidad encaja con jugadores y deportistas solitarios. Sientes al mundo un infierno. Para ti el dinero y el poder son cosas muy importantes.

Pero la suerte siempre te abandona. Te resultará difícil conseguir a un compañero en la vida. Pero no todo está perdido, sólo precisas levantar urgentemente tu autoestima y aprender a vender tus potenciales.

Otras partes: Personalidad común. Persona de tipo promedio. Sin embargo, posees ciertos tipos de cualidades que la mayoría de la gente no la ve. Eres una persona agradable, pero precisas urgentemente levantar tu autoestima y aprender a vender tus potenciales.

Algo de aventura, no te vendría nada mal. La solución está en no sólo ocultar tus debilidades, si no también en potenciar tus fortalezas. Sueñas despierto muchas veces y tienes grandes fantasías, pero no posees la fuerza suficiente para concretarlas y esto también incide en el terreno sentimental.

Agencias