Los matices de la infidelidad

Hay dos formas diferentes de observar la infidelidad, una desde la óptica del hombre y otra desde el ángulo de la mujer.

Estas diferencias nos ayudan a conocer mejor el mundo interno sobre las percepciones de cada uno, respecto a la infidelidad. Mas que hacer énfasis sobre las diferencias lo importante es conocer mejor la situación para saber en qué lugar nos encontramos al momento de resolver el impasse, para bien o para mal.

Hay dos tipos de infidelidad:

Cuando se desarrolla una relación amorosa: Los hombres son capaces de perdonar mas fácil la infidelidad emocional mas no la sexual. En la mujer ocurre totalmente lo contrario: Para ella es mas fácil perdonar las relaciones sexuales de infidelidad que las emocionales.

El vínculo emocional para una mujer es mucho mas fuerte, determina mas sus sentimientos, es el valor más alto en el amor. En el hombre es inverso, el valor mas alto es el sexo, es el símbolo supremo del amor.

– La mujer sabe que el hombre es aventurero y explorador sexual, pero cuando compromete afectivamente sus sentimientos con otra mujer, ahí todo es diferente, no perdona con facilidad, siente que hay un compromiso mas allá de una aventura esporádica. Decanta que su trono ha sido amenazado por otra mujer, no sólo en la parte afectiva – lo vital en ella – sino también en su estabilidad económica, si son casados.

– El hombre sabe que por más ligera que sea una mujer, tener sexo con otro hombre de alguna manera involucra sus sentimientos. La mujer no va a la cama por el placer mismo del deseo sexual, el hombre cree siempre que existe una motivación afectiva antes del sexo… De ahí que sea difícil para él perdonar esta clase de situación.

Infidelidad emocional:

Ser infiel emocionalmente significa que la persona quiere ausentarse temporalmente de la relación sin tener que abandonar a la pareja ni a la familia.

Al no tener ningún contacto físico el infiel piensa que lo que está haciendo no tiene consecuencias ya que no hay intercambios físicos.

El alejamiento de la pareja puede aumentar el deseo sexual, pero tener un amante a la distancia que esté siempre y cuando lo necesita puede volverse una adicción.

La emoción de intercambiar miradas cómplices y de releer los chats y los mails cuantas veces quiera es el combustible ideal para mantener una aventura que no parece riesgosa, además de la seguridad que brinda el secreto y del miedo de ser descubierto.

Cómo evitar la infidelidad en la pareja

– Mantegan una buena comunicación.

– Ambos luchen diariamente contra la costumbre y la rutina.

-Muestran a su pareja frecuentemente un carácter alegre y jovial aunque a veces cueste trabajo.

-Sé sincero contigo mismo y con los demás, es una buena estrategia para mantener una relación de pareja positiva.

– Dénse a la tarea de conocer íntimamente sus gustos, la personalidad y deseos de su pareja.

– Házle sentir a tu pareja lo importante que es para tí y exprésale tu amor día a día.

– Esfuérzate y dedícale una parte de tus energías y tiempo a tu pareja.

– Es importante buscar temas de interés entre ambos que no se limiten a la casa y la familia.

– Busquen momentos de intimidad.

-Es importante no olvidar ser detallista con la pareja.

– Es necesario que constantemente renueven los acuerdos de su relación.

– Revisen continuamente que es lo que quieren en su vida y como conseguirlo, por que la fidelidad también es un acto de convicción, esto quiere decir que para mantenerte tranquilo (a) en una relación, debes planear que tipo de relación quieres y propones.

– Desde luego el perdón es importante, saber perdonar no solo puede servir para salvar la relación, sino que además esta actitud habla de tí como una persona madura, sensible y muy valiosa.

¿Cómo se puede superar una infidelidad?

Es un trabajo conjunto, pero lo más importante es que la relación paralela termine y que exista un compromiso real, y un deseo legítimo de los dos en solucionar los problemas. Si no hay voluntad de concurrir en un mismo propósito lo mejor es dar por terminada la relación.

Para esta clase de situaciones es mejor el silencio y la reflexión, que un diálogo lleno de heridas y reclamos, desarrollando sentimientos de culpa en el otro.

Agencias foto LN confidencial