El cometa Borisov pasará cerca de la Tierra

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Yale fotografió al cometa Borisov, el cual se precipita hacia nuestro Sistema Solar desde el espacio profundo.

Se espera que el cometa Borisov haga su aproximación más cercana al Sol el 8 de diciembre, llegando a aproximadamente 293 millones de millas (293 millones de kilómetros) de nuestra estrella.

La imagen detallada de 2I / Borisov se obtuvo el 24 de noviembre de 2019, utilizando el espectrómetro de imágenes de baja resolución (LRIS) –– instrumento de espectroscopía y de imágenes de longitud de onda visible –– colocado en el telescopio Keck I, en el Observatorio Keck de Hawái.

También conocido como C / 2019 Q4, el cometa se formó en un sistema planetario más allá del nuestro y fue expulsado al espacio interestelar como consecuencia de una colisión cercana con un planeta en su sistema original.

El cometa Borisov ha adquirido una apariencia «fantasmal» después de que comenzó a reaccionar al calor del Sol, por lo que continúa evaporándose mientras navega cerca de la Tierra, liberando gas y polvo fino en su cola.

Actualmente, la cola del cometa tiene casi 100 mil millas (161,000 km) de largo, que es 14 veces el tamaño de la Tierra, mientras que su núcleo sólido tiene solo una milla (1.6 km) de ancho.

“Es humilde darse cuenta de cuán pequeña es la Tierra al lado de este visitante de otro sistema solar”, explicó el profesor de astronomía de Yale, Pieter van Dokkum, en un comunicado oficial.

Finalmente, a mediados de 2020, regresará al espacio interestelar donde se desplazará durante millones de años antes de que algún día se acerque a otro sistema estelar.

Hasta la fecha, los astrónomos han detectado varias moléculas clave en el cuerpo celeste, que incluyen: gas cianuro, carbono diatómico y agua.

Borisov es la punta del iceberg

“Los astrónomos están aprovechando la visita de Borisov, utilizando telescopios como Keck para obtener información sobre los bloques de construcción de planetas en sistemas distintos al nuestro”, dijo el profesor de astronomía de Yale, Greg Laughlin.

Los aficionados también podrían observar a Borisov en las próximas semanas, aunque probablemente necesitarán un equipo bastante sofisticado para hacerlo.

Para la comunidad internacional de astrónomos los cometas Oumuamua y Borisov son probablemente la punta del iceberg interestelar. Ellos piensan que existen muchos otros visitantes navegando el nuestro sistema solar sin ser detectados.

Por Muy Interesante y Fayer Wayer foto © por Muy Interesante