¿Tu hijo está listo para su primer teléfono?

¿Te has preguntado si tu hijo está listo para su primer teléfono?

Los teléfonos celulares encabezarán las listas de deseos de muchos niños para los regalos de Navidad. Los padres deben considerar algunos rasgos importantes en su hijo para decidir si está listo para el mundo móvil.

Los teléfonos celulares encabezarán las listas de deseos de muchos niños para los regalos de Navidad. Los padres deben considerar algunos rasgos importantes en sus hijos para decidir si están listos para el mundo móvil.

Si tiene un hijo adolescente en su casa, seguramente le está pidiendo un teléfono para navidad. O es posible que haya podido postergarlo y tener en este momento a un adolescente bajo su techo sin un dispositivo móvil.

No dudo de que un teléfono encabeza también su lista de regalos. Ni siquiera se salvará de esto si sus hijos todavía están en la primaria. En su 2016 Digital Trends Study, la firma investigadora Influence Central descubrió que 10 años es la edad promedio a la que un niño recibe actualmente su primer teléfono.

Comparando, el regalo de navidad más popular cuando yo tenía 10 años era una muñeca de Cabbage Patch Kid. Sin embargo, que los padres den un teléfono a su hijo, indudablemente, tiene ventajas.

La comunicación inmediata en todo momento, en todas partes, tranquiliza los ánimos. Y las posibilidades de localización en la mayoría de los dispositivos facilitan a mamás y papás seguir el rastro de sus hijos adolescentes.

Muchos chicos podrían ver una gran ventaja en técnicas de aprendizaje pudiendo acceder a aplicaciones y sitios web educativos. Otros chicos pueden beneficiarse con el aspecto social que aporta un teléfono.

En este momento, la única manera en que los adolescentes saben lo que está pasando en el mundo de sus amigos es a través de los mensajes de texto y los medios sociales. Tomar el teléfono y llamar a uno de sus amigos es algo tan ajeno a los adolescentes actuales como la cinta de casete.

A esta altura, los padres también deberían ser conscientes de los numerosos aspectos negativos que podrían derivar de que los niños accedan al mundo con la punta de sus dedos. Es indudable que los aparatos pueden ser una distracción de cosas importantes como los quehaceres y la tarea.

Además, siempre existe la posibilidad de que un teléfono inteligente exponga a los chicos al sexting, al acoso online y a predadores sexuales. ¿Cómo puede saber, entonces, si su hijo está listo para un dispositivo que probablemente cuesta varios cientos de dólares y le pone el mundo -lo bueno y lo malo- en el bolsillo? No existe una edad mágica a partir de la cual un niño cuenta con el nivel de responsabilidad o madurez necesario para tener un teléfono.

Como sucede en la mayoría de los temas vinculados a la crianza, las mamás y los papás deben evaluar si está listo para el teléfono caso por caso.

Pero hay una lista de consideraciones para todos los que piensan en ayudar a su hijo a dar este gran paso digital.

Independencia El principal factor para decidir cuándo comprarles un teléfono a mis hijos mayores fue si estaban o no en algún lugar conmigo o con mi marido. Y en el caso de mis mellizos, sus horarios básicamente los hacían ir de casa a la escuela y de vuelta a casa cuando los llevábamos a las actividades de la tarde.

Recién cuando tuvieron unos 12 años comenzaron a quedarse después de clase para las actividades extracurriculares. En ese momento, necesitaron una manera de contactarme por varias razones, pero principalmente para saber cuándo terminaba la práctica y así poder pasar a recogerlos.

Después de tener en cuenta la lista que aparece más bajo, les compramos iPhones a mis mellizos cuando tenían alrededor de 12 años y medio. Mi hijo de 10 años todavía no tiene teléfono celular.

Responsabilidad Piense cómo se ocupan sus hijos de sus posesiones actuales. ¿Pierden habitualmente cosas como mochilas y aparatos bucales? ¿Son capaces de saber dónde dejaron su lonchera favorita? Si la respuesta a estas preguntas es no, tal vez su hijo no esté listo para hacerse responsable de un teléfono de alto costo.

Pero, podría empezar comprándole una opción de teléfono básico más barato como introducción a la vida móvil.

Autocontrol Observe si sus hijos pueden dejar de lado distracciones actuales para hacer las cosas. ¿Se acuestan a la hora de irse a la cama o se quedan leyendo hasta muy tarde de noche? ¿Hacen su tarea puntualmente o se distraen con la televisión?

Estas preguntas son un buen indicador de cómo podrían actuar con un teléfono celular -la distracción suprema. Respeto Observe si sus hijos prestan atención a sus profesores en la escuela o en la iglesia. ¿Su hijo respeta normas como No comer goma de mascar en clase? Si no lo hace, le conviene esperar un poco.

Los chicos deben ser capaces de respetar reglas simples antes de enfrentar la mayor tentación que existe, mirar el teléfono en lugar de prestar atención a personas y cosas que deberían ser más importantes.

Obviamente, los padres siempre pueden decidir que, aun sin ser perfectos en estas consideraciones, los chicos están haciendo progresos y por lo tanto están listos para una oportunidad.

Y las mamás y los papás deben recordar que siempre pueden comprar el teléfono, pero entonces, hagan un contrato con sus hijos en cuanto al uso y fijen limitaciones para mantenerlos a salvo.

 Amy Iverson