Consejos para evitar las peleas entre hermanos

Pautas para evitar las peleas entre hermanos.

Cuando se tienen hermanos es normal que existan algunas peleas de vez en cuando. Es hora de aprender a compartir juegos, ropa, libros, la atención de los padres y, en definitiva, espacio. A veces son normales las peleas, pero solo hasta un determinado extremo, por lo que llegado su momento es mejor ponerles fin.

Darle la razón a uno de los dos

Ponerse siempre de parte de uno de los dos. En ocasiones, los padres caen en el error de pensar que la culpa de la disputa es de uno de los dos. Error. Una pelea se frena si uno de los dos no quiere problemas. Eso hay que tenerlo en cuenta. Así que a la hora de imponer el castigo, mejor que sea igualado, así ninguno se confiará.

Evitar las etiquetas

Los niños funcionan mal con las etiquetas y puede minar su autoestima a la hora de comportarse en casa y fuera de ella. Los padres han de evitar en la medida de lo posible etiquetar a los niños con «éste es el bueno» y «aquel es un trasto». Trátalos por igual.

Cultivar la observación

Antes de interceder en cualquier disputa, es mejor observar cómo se desarrollan los hechos e intervenir justo cuando empiezan los gritos, los insultos o cuando comiencen a pegarse. Es mejor no intentar comprender qué ha sucedido, sino aleccionarles de que deben pelearse.

Y una vez se les ha separado llega la hora del castigo. Como sabréis, en la mayoría de ocasiones, los niños buscan llamar la atención de los padres. Pues bien, hay que enseñarles que sus actos tienen consecuencias y que con las peleas no se va a hacer una excepción. Quíteles algún juguete o actividad por la que sientan especial preferencia. Solo así comenzarán a aprender que han de mejorar su comportamiento.

Enseñarles con juegos

¿Recuerdas cómo aprendiste a atarte las cordoneras de los zapatos? Jugando. Pues también se puede aprender a llevarse bien con nuestros semejantes mediante juegos. Los padres han de inventar algún tipo de juego para enseñar a sus hijos a compartir y a llevarse bien entre sí y es recomendable que se les premie por ello. Así se lo pensarán dos veces la próxima vez que quieran pelearse entre ellos.

Consejos para los hijos

  • Pídale que se tome tiempo para pensar en lo que sucedió y para aclarar tus sentimientos
  • Que practique una disculpa, pensando en las palabras que quiere usar y recurra a la sinceridad de sus emociones sin herir al otro
  • Comentarle que al ser tu hermano lo conoce de siempre, que sabe mucho de él, por eso que no use su enojo como una arma ya que puedes aumentar la molestia, ser prudente
  • Elige un momento adecuado, no lo hagas impulsivamente en el medio de una reunión o en un espacio donde ambos no se puedan sentar tranquilamente a conversar, la disculpa puede tomar su tiempo y debe hacerse con serenidad
  • invitarlo a que no use intermediarios, si tiene que decirle algo a su hermano nadie mejor que él mismo para hacerlo.

Un Cómo Rocio González