Fallece reconocido fotógrafo alemán Peter Lindbergh

Peter Lindbergh fallece a sus 74 años

El reconocido fotógrafo alemán Peter Lindbergh, quien trabajó en las décadas de 1980 y 1990 con supermodelos como Cindy Crawford, Naomi Campbell, Kate Moss y Linda Evangelista, murió. Tenía 74 años.

El famoso fotógrafo ha trabajado con grandes personalidades como Naomi Campbell y Kate Moss

Un mensaje publicado el miércoles en la cuenta oficial de Instagram de Lindbergh por su esposa Petra, su exesposa, sus cuatro hijos y siete nietos dice: «Es con gran tristeza que anunciamos el fallecimiento de Peter Lindbergh… Deja un gran vacío».

La causa y circunstancias de la muerte, el martes, no se detallaron.

Lindbergh era conocido por su estilo cinematográfico y elegante. Nació en 1944 en Alemania, donde creció y dio sus primeros pasos como fotógrafo antes de mudarse a París en 1978 para seguir su carrera.

Más cercano al trabajo documental que a los hiperefectistas editoriales de moda, su estilo se caracterizaba por la utilización del blanco y negro como vehículo emocional, y por representar a la mujer de una manera profunda y sin artificios, en la que el maquillaje e incluso la ropa funcionaban sólo como sonido de fondo. “Ni siquiera preguntó qué outfit voy a fotografiar”, aseguraba.

Lindbergh

Sin comprometer en ningún momento este discurso visual, su obra se ha mantenido relevante a lo largo de más de 40 años de carrera. Jamás ha pasado de moda. Y la prueba es que nunca ha abandonado las portadas. La última que lleva su firma es la del número de septiembre de la edición británica de Vogue, en la que Meghan Markle, duquesa de Sussex, es editora invitada. Suya es también la que protagonizó Rosalía en Vogue España el pasado agosto.

Mantenerse en primera línea durante tanto tiempo resulta extraordinario en un sector, como el de la moda, que devora a la velocidad del rayo a sus mitos, especialmente, cuando son tan críticos con el sistema como lo fue Lindbergh.

“Para mí, la belleza reside en la valentía para ser quien eres. Pero nos bombardean con imágenes idiotas de mujeres idénticas que hacen a la gente infeliz […] Me harté de ese empeño en convencerlas de que deben parecer eternamente jóvenes”, argumentaba en una entrevista concedida en 2016 a la revista ICON. “Hay una industria obsesionada con retocarlo todo y llenarlo de mentiras. Es un crimen”, sentenciaba.

Su mirada se situaba en el extremo opuesto y, por ello, dotaba a sus imágenes de un valor atemporal que ha resistido y resiste, como muy pocos trabajos lo hacen, el paso del tiempo. El mejor ejemplo de ello es la icónica campaña que firmó para la fragancia Eternity de Calvin Klein en 1995. Protagonizada por Christy Turlington y Mark Vanderloo ayudó a definir la estética minimalista de toda una década y quedó grabada para siempre en el imaginario colectivo como un símbolo generacional. Un cuarto de siglo después la marca decidió volver a utilizarla en sus anuncios. “Parecía que la hubiésemos hecho ayer. Pero, si no la tocas ¿qué va a envejecer en esa foto? ¡Nada!”, confirmaba satisfecho a The Guardian el propio Lindbergh.

imagenNota AP / MONTERREY / EL PAIS