Lo que no sabías del caparazón de la tortuga

El caparazón de la tortuga es, sin duda, la parte de su anatomía más característica.

Hasta ahora se desconocía cuál había sido la razón de la existencia del caparazón de la tortuga. Es decir, por qué estos animales la habían creado, en qué momento de su evolución y por qué motivo.

Gracias a una reciente investigación podemos responder a estas preguntas. Si bien se tenía claro que el caparazón cumplía una función protectora, se desconocía frente a qué protegía, concretamente. De acuerdo con este nuevo estudio no son útiles a modo de defensa, como consecuencia de su lentitud, para tener siempre cómo esconderse.

Una ayuda para excavar bajo tierra

La razón, de acuerdo con este estudio publicado en Current Biology es poder excavar el suelo más fácilmente. En concreto, el estudio se basó en el hallazgo de varios fósiles de Eunotosaurus Africanus, tortugas con una antigüedad de unos 260 millones de años.

Al ser unas de las tortugas más antiguas que existen aportan información muy valiosa al respecto y los investigadores que participaron en el estudio no tienen dudas al respecto. Así lo explica Tyler Lyson, reputado paleontólogo líder de la investigación:

Parece obvio pensar que las tortugas desarrollaron el caparazón con el fin de protegerse, pero ocurre igual que con las plumas de los pájaros: inicialmente no eran para volar. En el caso de las tortugas, se debe a la necesidad de excavar bajo tierra con el fin de escapar de las duras condiciones de Sudáfrica.

Lógicamente, no se trata de una “verdad verdadera”, parafraseando el popular eslogan comercial. En modo alguno es irrefutable, por supuesto, ya que estamos hablando de la proposición de una teoría, eso sí, basada en una serie de pruebas que la dotan de una credibilidad importante a nivel científico.

Ahora, como es bien sabido, la propuesta cuajará o no entre la comunidad científica y finalmente habrá más o menos consenso con respecto a ella. O, por qué no, poniendo una nota de humor a la cuestión, busquemos otro origen de este escudo.

Además, sin necesidad de aportar pruebas paleontológicas. Y es que, sin ir más lejos, en el mundo de las Tortugas Ninja luchar contra los Kraang bien merece un buen escudo. Otra teoría, y en esta ocasión también es realmente difícil de rebatir…

Leyenda Zapoteca de la Tortuga

Cuando bajaron las aguas del diluvio, era un lodazal el valle de Oaxaca. Un puñado de barro cobró vida y caminó. Muy despacito, caminó la tortuga. Iba con el cuello estirado y los ojos muy abiertos, descubriendo el mundo que el sol hacía renacer.

En un lugar que apestaba, la tortuga vio al zopilote devorando cadáveres. -Llévame al cielo- le rogó-. Quiero conocer a dios.

Mucho se hizo pedir el zopilote. Estaban sabrosos los muertos. La cabeza de la tortuga asomaba para suplicar y volvía a meterse bajo el caparazón, porque no soportaba el hedor.

-Tú, que tienes alas, llévame- mendigaba. Harto de la pedigueña, el zopilote abrió sus enormes alas negras y emprendió vuelo con la tortuga a la espalda. Iban atravesando nubes y la tortuga, escondida la cabeza, se quejaba:

-Qué feo hueles! El zopilote se hacia el sordo. -Qué olor a podrido- repetía la tortuga.

Y así hasta que el pajarraco perdió su última paciencia, se inclinó bruscamente y la arrojó a tierra. Dios bajó del cielo y juntó los pedacitos. En el caparazón se le ven los remiendos.

BAM

Datos curiosos sobre las tortugas:

  • Las tortugas son símbolo de la tranquilidad y la paciencia.
  • Las tortugas no lloran; cuando éstas nadan hacia el mar, sacan la sal que absorben del agua marina a través de sus ojos y por eso parecen que están llorando.
  • Las tortugas laúd son las más grandes y pesadas del mundo pueden medir 1.8 metros y pesar más de 750 kilogramos.
  • Las tortugas son muy longevas, esto significa que viven muchos años, las de las Islas Galápagos pueden vivir más de 100 años.
  • Los sentidos más  desarrollados de las tortugas son el tacto y el olfato; su sentido más débil es el oído.