¿Qué hacer si tu hijo no acepta la comida?

¿A tu hijo le cuesta trabajo probar comida? ¿Le haces el avioncito y no pasa nada?

En muchas familias la hora de la comida es una auténtica pesadilla y se convierte en una guerra campal entre padres e hijos. ¿Qué hacer si el niño no quiere probar bocado?  Echa un vistazo y toma nota de algunos consejos sobre qué hacer si tu hijo no quiere alimentarse.

Si el niño rechaza la comida puede deberse a varias razones. Primero que vea la hora de la comida como una pelea con su madre y esto haga que rechace los alimentos. También las raciones pueden ser más grandes de las que necesita el pequeño, o que quiera llamar la atención y esa sea la manera de demostrarlo.

Los padres deben prestar atención a estos puntos, por lo que se debe reflexionar y conocer las causas de que el niño sienta inapetencia. Hay casos en los que algunos de los padres son autoritarios y causan un ambiente de tensión a la hora de la comida, por lo que el niño puede dejar de tener apetito.

La hora de la comida debe ser un momento para relacionarse con el niño por lo que se debe crear un momento agradable. Se debe tener en cuenta que los niños pequeños son muy activos, por lo que los padres deben motivarlos adecuadamente.

Es de suma importancia fijar un horario para las comidas, así se crea un hábito y el niño sabrá cuál es su hora para comer. El niño debe hacer cuatro o cinco comidas diarias, y se debe evitar que pique entre horas. Además, el lugar adecuado para comer es la mesa, se le debe enseñar al niño que hasta que no termine de comer no se puede levantar sin necesidad.

Un menú variado es clave para que el niño quiera comer. Desde que el bebé comience a comer hay que cultivarle buenos hábitos alimenticios y poco a poco introducirle todo tipo de alimentos. Si el niño dice “no”, se debe intentar de nuevo hasta que se acostumbre a los nuevos sabores.

Un error muy grave es prepararle solo las comidas que le gusten, si el niño no quiere comer no hay que prepararle otro plato. Tampoco se le deben transmitir nuestros gustos a los niños, se les debe dar de comer todo, aunque a nosotros no nos guste.

El niño debe tener claro que la hora de la comida es para comer, no para jugar o ver la televisión. El niño debe disfrutar del momento, y que relacione esta hora con un momento feliz para socializar con sus padres.

Coloca la cantidad adecuada en el plato para que el niño se la coma sin problemas. Si pide más comida, debe terminar todo lo que tiene en el plato. Tampoco se puede poner muchas reglas a la hora de comer, primero se debe comer, para poco a poco seguir con las siguientes normas como no meter las manos en el plato, sentarse adecuadamente, aprender a manejar la cuchara, no hablar con la boca llena y recoger su plato.

Agencias foto especial