Jardín Zenea, lugar icónico Queretano

Jardín Zenea, importante plaza que concentra la vida histórica de Querétaro

Dicho lugar tuvo su origen a partir de 1874 y fue el resultado de la unificación de los espacios del atrio y la Plaza de San Francisco, o del Recreo. El Jardín Zenea es la fusión entre la antigua plaza de San Francisco y lo que fuera el antiguo atrio del templo. En esta plaza se daban cita los Caminos Reales de Zacatecas, hoy la calle Juárez; Celaya, la calle Madero; y la Ciudad de México representado en la calle 5 de Mayo.

La importancia histórica del jardín, radica en ser el parteaguas entre las trazas urbanas que le dieron con el tiempo la morfología a la ciudad, la traza regular española al oriente hasta la Alameda Hidalgo, y la irregular indígena al poniente hacia el Templo de la Santa Cruz de los Milagros.

El nombramiento del jardín debe a Benito Santos Zenea, gobernador de Querétaro de aquel tiempo. Su diseño decimonónico se dio con base en un círculo central donde se colocaría posteriormente la Fuente de la Diosa Hebe; fundida en Filadelfia, Estados Unidos y donada por don Cayetano Rubio. También tiene dos círculos colaterales de menor tamaño, que eran los tres centros de una traza ortogonal delimitada por espaciosas jardineras.

Al respecto, Romy Rojas comentó que a finales del siglo XIX tuvo una de sus primeras intervenciones con la construcción del kiosco, mismo que fue restaurado en el año 2006; el kiosco, la fuente y el mobiliario aducen al estilo Art Nouveau de origen francés y cuyo leitmotiv eran las formas orgánicas curvas que se integran con la gran vegetación de este espacio.

Destacan también los dos florones de mármol de Carrara, Italia, sobre basamentos de cantera rosa y verde en dos de las esquinas, que serán restaurados por especialistas de la escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro.

En los primeros años de la década de los ochenta, se renovaron completamente las jardineras y los pavimentos respetando su traza original, y se cambió el piso de mosaico de cemento de principios del siglo XX por un piso de cantera de La Cañada.

Es un espacio emblemático que fusiona la Historia urbana, social, comercial, cívica y religiosa de la ciudad de Querétaro, un lugar de convivencia y de cruce de caminos, que desde la época del Virreinato, representa el núcleo original de la traza urbana, y el punto neurálgico para la convivencia social y comercial, así como la recreación y la cultura queretana.

Agencias