Jorge Ramos, retenido tras entrevistar a Maduro

El Periodista Jorge Ramos denuncia que el material de la entrevista y los equipos fueron confiscados.

El periodista de Univisión Jorge Ramos estuvo retenido este lunes durante más de dos horas en el Palacio de Miraflores de Caracas después de que Nicolás Maduro interrumpiera una entrevista por considerar inapropiadas algunas de las preguntas. El periodista mexicano, uno de los más destacados de la cadena estadounidense y un referente en América, denunció que el personal de seguridad les confiscó todo el material grabado.

Según explicó Ramos en una conexión con Univisión, después de 17 minutos de grabación el mandatario se molestó. “No le gustaron las cosas que le estábamos preguntando sobre la falta de democracia en Venezuela, sobre la tortura, los presos políticos”. Pero cuando le enseñó un vídeo en el que se ven un grupo de jóvenes comiendo de un camión de basura, Maduro se levantó y se fue. El ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, se acercó entonces al equipo para decirles que la entrevista se terminaba y ya no estaba autorizada.

Este diario pidió una versión de lo ocurrido a Rodríguez, quien, a través de un mensaje aseguró: “No vino a hacer una entrevista. Vino a insultar y a grabar con cámaras escondidas zonas de seguridad del palacio. Dimos por terminada la entrevista y ya se fueron al hotel”. En su cuenta de Twitter, el titular de Comunicación escribió: “Por Miraflores han pasado centenas de periodistas que han recibido el trato decente que de forma habitual impartidos a quienes vienen a cumplir con el trabajo periodístico, y han publicado el resultado de ese trabajo. No nos prestamos a shows baratos”.

El personal de seguridad de Miraflores, denunció Ramos, requisó las cámaras y las grabaciones al equipo, integrado por otro mexicano, un venezolano y cuatro estadounidenses. Todos estuvieron retenidos entre las 19:00 y las 21:30 hora local, antes de ser escoltados hasta su hotel en la capital venezolana, que más tarde seguía vigilado por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Al poco de conocerse la noticia y tras el revuelo generado, el canciller de México, Marcelo Ebrard, aseguró que había trasladado al Gobierno de Venezuela la “preocupación y la protesta por lo ocurrido en el Palacio de Miraflores hoy a Jorge Ramos y su equipo”. Posteriormente, en un comunicado, aseguró que se ha “solicitado que se restituyan equipo y materiales a Jorge Ramos y a sus colaboradores. Nuestro país hacer un llamado al respeto de la libertad de expresión y refrenda su obligación en defensa de la seguridad de los ciudadanos en el exterior”.

También criticó la actitud de Maduro el senador estadounidense -Ramos tiene doble nacionalidad-, Marco Rubio, así como el Departamento de Estado, a quien Daniel Coronell, presidente de Univisión Noticias, agradeció “su oportuna reacción para garantizar la liberación de nuestros colegas arbitrariamente detenidos por el régimen de Nicolás Maduro”.