Los secretos de la diosa Hebe en Jardín Zenea

La Fuente de la diosa Hebe en el jardín Zenea de la ciudad de Querétaro,excelente postal

Ubicado frente al templo de San Francisco, este jardín fue parte del atrio del convento franciscano. Data de 1874 y se llamó así en honor de su benefactor, don Benito Santos Zenea, gobernador de Querétaro en aquella época. Aquí se encuentran un kiosco de finales del siglo XIX y una fuente de metal con la escultura de la diosa Hebe.

Podemos localizar muchas fuentes, como la que se encuentra en el centro del jardín Zenea, en pleno centro de la ciudad. Esta fuente está rematada por Hebe, la Diosa de la juventud, quien desde lo alto deja caer el agua por un ánfora hacia unos cisnes que, a su vez, la brotan por entre sus picos hacia la base. Todo el conjunto está hecho de hierro forjado.

La Fuente de la diosa Hebe en el jardín Zenea de la ciudad de Querétaro, fue una donación que hiciera la familia Rubio, propietarios de El Hércules, fábrica de hilados y tejidos.

Su significado es juventud, aunado a la alegría duradera de la vida es lo que representa. Acompañante en las fiestas de las Cárites (divinidades que otorgaban a los mortales la alegría, la belleza y la gracia), de Harmonía, de las Horas y Afrodita, bailaban y danzaban con la música y cantos de Apolo y las musas.

Su morada el palacio del Olimpo, sus padres Zeus y Hera, su pareja Heracles que al casarse con Hebe adquirió así la juventud eterna.

En la mitología griega, Hebe (en griego antiguo Ἥβη Hêbê) era la personificación de la juventud, descrita como hija de Zeus y Hera. Según la Ilíada, Hebe era la ayudante de los dioses: llenaba sus copas con néctar, ayuda a Hera a enganchar los caballos a su carro y bañaba y vestía a su hermano Ares.

Según la Odisea, se casó con Heracles tras la apoteosis de éste, siendo sustituida en sus labores por el joven príncipe troyano Ganimedes. Sin embargo, tradiciones posteriores contaban que había sido madre con él de dos hijos, Alexiares y Aniceto.

Era una divinidad con el poder de rejuvenecer a los ancianos, como hizo en una ocasión con Yolao por un día cuando éste iba a luchar con Euristeo, o de envejecer a los niños, como hizo con los hijos de Alcmeón, para que pudiesen vengar su muerte en manos de los hermanos de su primera esposa: Arsíone.

En su sitio estaba la fuente al dios Neptuno, pero en 1871 se fundió la estatua en la fábrica el Hércules propietaria de don Carlos María Rubio.