La verdad tras la batalla en el Castillo de Chapultepec

 

Seis jóvenes defendieron el Castillo de Chapultepec; ¿Realmente alguien se lanzó con la bandera mexicana?

La historia sobre los Niños Héroes del Castillo de Chapultepec está llena de varios mitos alrededor de lo que sucedió ese 13 de septiembre de 1847.

Esto ocurrió durante la guerra suscitada entre México y Estados Unidos durante los años 1846 a 1848. El 12 de septiembre de 1847, el norte de nuestro país ya estaba ocupado por la milicia estadounidense, en tanto que un grupo se movilizaba desde Veracruz hasta la capital del país.

Antes del Colegio Militar, el antiguo Convento de Churubusco y Molino del Rey cayeron ante el ejército norteamericano.

Cincuenta cadetes de dicha institución, por ser menores de edad, se les dio la instrucción de no combatir ante el avance de los invasores. El general Nicolás Bravo estuvo a cargo de la defensa del Castillo con 250 hombres en la punta del cerro, y otros 600 en las laderas, según el blog UNAM Global.

Sin embargo, de acuerdo con el historiador José Manuel Villalpando, del programa “La Historia que quiero vivir” de Radio Fórmula, las fuerzas mexicanas en Chapultepec debieron enfrentarse a 7 mil efectivos estadounidenses, con lo cual, el ejército mexicano estaba reducido en número.

Cabe resaltar que aunque sí existieron los “Niños Héroes”, no todos ellos eran niños, ya que algunos rondaban los 20 años.

Juan Escutia tenía 20 años, Juan de la Barrera, 19; Agustín Melgar y Fernando Montes de Oca tenían 18 años, Vicente Suárez, 14 años y Francisco Márquez era el más joven, con 12 años y 11 meses de edad, afirma Villalpando en su libro “Los Niños Héroes”.

¿Escutia sí se aventó con la bandera?

Otro suceso sobre el cual existe gran debate es sobre que supuestamente Juan Escutia, al ver que el ejército de EU está por ganar, toma la bandera mexicana y se lanza al vacío, con el fin de impedir que caiga en manos mexicanas.

J.D. Eisenhower, historiador mexicano, aseguró que seis de los cadetes del Colegio Militar prefirieron morir y uno de ellos “con la bandera mexicana en los brazos, perdió la vida al arrojarse del muro”.

Sin embargo, Villalpando destaca que Juan Escutia formaba parte del Batallón de San Blas, el cual defendía el Cerro de Chapultepec. Agrega que los militares encontraron el cadáver de Escutia junto al de Francisco Márquez, quienes defendían el castillo.

Villapando asegura que era “una tontería” lanzarse con la bandera, ya que los invasores la obtendrían de cualquier forma. Además, es imposible físicamente, ya que, en caso de que ocurriera, el asta bandera está al centro del edificio, y al lanzarse, alguien caería al patio, y no a la base del cerro de Chapultepec, por lo cual es “materialmente imposible” que Escutia se haya arrojado.

El hombre que se envolvió en la bandera mexicana

Bien dice el historiador mexicano Alejandro Rosas que los verdaderos héroes no se encuentran en la historia oficial. Uno de ellos fue Margarito Zuazo al que le arrebataron su hazaña de envolverse en la bandera mexicana desde Molino del Rey al Castillo de Chapultepec y es a Juan Escutia a quien ahora recordamos por dicho acto.

Según los registros que se tienen de esa batalla en el Castillo de Chapultepec el 13 de septiembre de 1847 no existía nadie con el nombre de Juan Escutia, sin embargo algunos compañeros cadetes tampoco podían recordar bien todos los nombres y rasgos de los demás miembros, considerando que eran por lo menos 100 de llos y 800 soldados.

Ni siquiera estaba esclarecido si su nombre era Juan, aunque el apellido por el que lo conocieron sí era Escutia.

Posteriormente se pudo comprobar que su nombre completo era Juan Bautista Pascacio Escutia Martínez, nació en la ciudad de Tepic, cuando formaba parte del estado de Jalisco el 25 de febrero de 1827 y probablemente peleaba en el Batallón de San Blas, el cual se unió a la lucha de los cadetes y soldados en Chapultepec.

Se envolvió en la bandera para salvarla de enemigos

Esto sí pasó, pero no fue Juan Escutia. Se trató el capitán Margarito Zuazo del batallón Mina. Fue uno de los últimos oficiales en batallar en Molino del Rey por lo menos 5 días antes de la batalla del Castillo de Chapultepec ese mismo año.

Los estadounidenses avanzaron sobre la posición mexicana creyendo que en ella se encontraba una fundición de cañones y una fábrica de pólvora.

Zuazo vio caer a sus jefes el general Antonio de León y el coronel Lucas Balderas, pero él pudo sortear las balas, la metralla de cañones y las afiladas bayonetas y llegó al edificio principal de Molino del Rey.

El político Guillermo Prieto escribió, según el historiador Alejandro Rosas que en esa parte se quitó la chaqueta y la camisa y se enredó contra su cuerpo la bandera.

Pero no corrió con más suerte pues las bayonetas estadounidenses lo atravesaron y aunque se aferró a la bandera, que hoy el Castillo de Chapultepec guarda, no se aventó con ella.

Con información de Reporte Índigo Radio Fórmula Foto: Especial Por Grupo Zócalo