Jardín Zenea, ícono de la historia queretana

El Jardín Zenea es singular porque resume gran parte de la historia de Querétaro, al estar rodeado por unas de las más importantes y bellas construcciones.

En el Jardín Zenea se encontraban, los huertos, el panteón y de siete capillas del Convento de San Francisco, que en la actualidad alberga al Museo Regional.

En el siglo XVIII se le conoció como Plaza del Recreo o Plaza de Abajo, pero fue a partir de 1870 que el gobernador del estado, Benito Santos Zenea, le dio la forma, trazo y tamaño que ahora luce.

La fuente que existe en su centro, substituyó a una que originalmente fue dedicada al dios Neptuno y que se dice, fue utilizada en 1867 para fabricar cañones durante el sitio de la ciudad.

Don Cayetano Rubio en su propia fábrica, El Hércules, fundió la estatua de la diosa Hebes que hoy luce al centro de la fuente.

El elegante kiosko de estilo afrancesado corresponde a la época porfiriana, razón por la cual no se pudo construir al centro de la plaza. Esta plaza llevó el nombre del General Alvaro Obregón después de la Revolución, pero fue en épocas recientes que se le dio su nombre actual, Jardín Zenea, en honor al gobernador que la construyó .

En el año de 1928 asesinaron al militar Álvaro Obregón y cambiaron el nombre por el de Jardín Obregón. Después se le regresó su nombre original, aunque popularmente se le conoce como Jardín Zenea algunas personas continúan llamandolo de la anterior manera.

Éste es un punto de referencia para muchos queretanos, un lugar para ir a relajarte y convivir con los demás.

El lugar cuenta con fresnos, árboles frutales, arbustos y rosales, con bancas de hierro en las que puedes tener días relajantes en el centro de la ciudad en un ambiente natural y tranquilo.

Con el cambio a ideología liberal del gobierno con Julio M. Cervantes el cual dividió el jardín en tres partes lo que convirtió en el antiguo Mercado Escobedo en el sur, la parte central se le vendió al empresario español don Miguel Bueno que comenzó lo que hoy se conoce como el Gran Hotel y la parte norte se convirtió en el jardín.

En 1990 el Ayuntamiento remozó este céntrico lugar, retomando su trazo original, se cambió el piso por cantera de excelente calidad, candiles con focos blancos, se restauró el kiosco y se colocaron bancas de hierro.Se encuentra flanqueada por las avenidas Juárez, Corregidora, 16 de Septiembre y Madero.

En la época decembrina, es muy recomendable pasear con la familia y los menores para admirar el majestuoso y enorme nacimiento, que elabora el Ayuntamiento, para apreciar los pasajes del nacimiento del Niño Jesús.

Cómo llegar

Entre la calle Corregidora y Juárez. Frente al templo de San Francisco y la tienda departamental El Sol.

Agencias