Recomendaciones de seguridad al usar cajeros automáticos

Métodos de seguridad en cajeros automáticos

Los sistemas bancarios y de seguridad están siempre atentos a los métodos que usan los ladrones para robar en cajeros automáticos. Repasemos algunas de las medidas más usadas para prevenir robos y fraudes. Y sobretodo, para que no uses un suéter para taparte.

Seguridad en los cajeros automáticos

El cajero automático, junto con las tarjetas de crédito y de débito, son ciertamente una solución para el estilo de vida moderno. Es una mecánica simple: en lugar de cargar con billetes en tus bolsillos, acudes al cajero, insertas tu tarjeta, y retiras el monto necesario, de acuerdo a tu disponibilidad. A cualquier hora, en cualquier ciudad, puedes hacer extracciones (o depósitos y otros movimientos) de manera práctica, conveniente y segura.

Claro, también los malhechores están al tanto de ese pote de oro al final de su arco iris. Así, los asaltos a la salida de los cajeros, e incluso secuestros que llevan a la víctima a uno y otro cajero automático para obtener sus fondos, amenazan con instalarse en nuestras vidas.

Pero las empresas y entidades bancarias han diseñado diversos métodos de seguridad para prevenir estas situaciones, como veremos a continuación.

  • No utilizar cajeros poco iluminados, concurridos o ubicados en lugares aislados, sobre todo a deshoras; abstenerse de usarlos cuando alrededor o dentro de la cabina se nota la presencia de individuos sospechosos.
  • De preferencia llega al cajero con la tarjeta en la mano para evitar tiempo y distracciones para sacarla y realizar la operación, pues ello implica mayor riesgo.
  • Revisa el aspecto del cajero a efecto de detectar posibles alteraciones o partes sobrepuestas que normalmente no las has visto en otros.
  • Desconfía de cajeros en los que aparezcan letreros o comunicados, ya que las instituciones nunca solicitan información confidencial a través de esos letreros.
  • Nunca aceptes ayuda de alguna persona si es que el cajero presenta fallas.
  • Cancela la operación antes de retirarte; no permitir que nadie te distraiga mientras realizas tus transacciones.

UN NUEVO TIPO DE ESTAFA

La Condusef destacó que se ha presentado un nuevo tipo de estafa al hacer uso de los dispositivos de efectivo, ya que una persona ingresa al cajero y les hace creer que no se puede leer la banda magnética de la tarjeta, de manera “servicial” se ofrecen a limpiar el plástico y en ese momento hacen el cambio de la tarjeta.

Afirmó que con la tarjeta sustraída proceden a realizar de inmediato compras de productos en los comercios cercanos, antes de que la tarjeta sea reportada y bloqueada, tratando de sacar el máximo provecho.

En adición a esta práctica, existen otras muchas como: tratar de conocer el NIP cuando lo tecleas en el cajero a través de cámaras ocultas, binoculares o aprovechando que la gente no cubre el teclado al digitar su número confidencial.

Asimismo, se pueden colocar distractores, como mensajes o letreros fijados en los cajeros para que no se noten las modificaciones físicas a dichos dispositivos o para hacer que el usuario busque otro cajero cercano, ya alterado.

Además de adicionar elementos que atrapan la tarjeta del cliente, para que el delincuente la pueda retirar una vez que el usuario se ha retirado del cajero.

Como usuario recurrente de los cajeros, es recomendable que aquellos que detecten este tipo de situaciones en algún dispositivo, en beneficio de la comunidad, lo reporten a su banco, a fin de que tomen las medidas pertinentes.

También es importante conocer que algunos bancos ofrecen a sus clientes un seguro que los protege en caso de robo o asalto en el cajero o por pérdida de la tarjeta y que siempre guardes los comprobantes que te da el dispositivo, ya que con ello podrás verificar tus movimientos en el estado de cuenta.

Métodos de seguridad en las tarjetas

Para prevenir el uso de tarjetas robadas, muchas entidades decidieron añadir una fotografía del propietario, además de sus datos personales (verificables en la presentación de identificaciones) y de contraseñas de seguridad.

Pero hay otros métodos de seguridad aplicados. Por ejemplo, hoy las tarjetas poseen chips de seguridad en la banda magnética, evitando su copia o falsificación, aunque estos chips son vulnerables a las infecciones (virus) con las que los malhechores infectan a las terminales de cajeros automáticos.

Métodos de seguridad en el cajero

En las terminales hay otros métodos de seguridad. Uno de ellos (disponible en algunas redes) consiste en introducir la clave personal a la inversa (por ejemplo, si tu clave es «1234», introduces «4321»). Esto libera el uso de la tarjeta (no lo obstaculiza) pero alerta a las entidades de seguridad bancaria y policial.

La biometría

En algunos países utilizan la biometría es la lectura y decodificación del iris, de la palma de la mano o de la huella digital del propietario de la tarjeta, usado como método de liberación de su uso. Esta tecnología está en ampliación en sus posibilidades, de hecho, algunas redes de avanzada analizan la estatura, el rostro, e incluso miden la presión arterial de los usuarios para determinar la situación del uso, alertando a la seguridad si hubiera una irregularidad o estrés significativo.

El cajero, un búnker de seguridad

Dependiendo de las legislaciones de la zona de residencia, se establece que las terminales de cajeros automáticos han de quedar individualizadas del entorno dentro de un cajón contenedor metálico, de vidrio o acrílico antibalas, con una puerta de apertura sólo previa introducción de una tarjeta habilitada.

Así, en casos de emergencias y peligros, uno de los sitios seguros donde puedes refugiarte en la calle es dentro de los cajeros automáticos. Desliza tu tarjeta por la ranura e ingresa, cerrando la puerta tras de ti y colocándote detrás de los laterales de una terminal de consulta o de servicio. La puerta, en un cajero en funcionamiento, no podrá abrirse, y la caja te mantendrá protegido.

Agencias y el Financiero