Cómo lograr memorizar más rápido

Hay algunas personas que cuentan con la habilidad innata de memorizar todo

Tener la capacidad de memorizar  es una facultad que también se puede trabajar entrenando y ejercitando la mente para conseguir grabar en ella la máxima información posible.

¿Quieres aprender a retener información a mayor velocidad? Entonces, no dejes de leer el siguiente artículo. En esta ocasión, te damos las claves y trucos que te ayudarán a saber cómo memorizar más rápido.

Ya sea por tu trabajo, para pasar un examen o, simplemente, para recordar cosas básicas del día a día (como la lista de la compra), estos ejercicios de memorización te permitirán trabajar tu mente para mejorar tal habilidad y descubrirás la potencia y el poder de esta maravillosa herramienta: la memoria. ¡Toma nota!

Para recordar textos o información, un buen truco es leer en voz alta el texto y, después repetirlo, también a viva voz. Ve añadiendo frases o información y repítela todo desde el inicio, y así sucesivamente.

De este modo, conseguirás activar la memoria con un orden específico, de manera que, al aprenderte las primeras frases, las demás vendrán por si solas.

Haz este ejercicio de repetición hasta que recuerdes por completo el párrafo, texto o información que necesites. Recuerda: repetir, repetir y repetir hasta estimular tu cerebro.

Prepara un resumen o una lista de todo aquello que deseas recordar, siguiendo el orden en que lo quieras recordar. Es importante que la secuencia o lista te sea fácil de memorizar, por eso puedes hacerla por orden alfabético, por ejemplo.

Después, deberás usar el método de la repetición, primero mirando la lista y, después, diciéndola sin mirar.

¿Te has dado cuenta lo fácil que es aprenderse de memoria una canción? Pues empieza a ponerle melodía a todo aquello que quieras memorizar. Este es un buen truco que te ayudará a que la información se retenga con mayor facilidad y velocidad en tu cabeza. Busca un ritmo distintivo, una melodía sencilla o una popular canción e introduce tú mismo la letra. ¡Recitarla será todo un placer y te ayudará a memorizar más rápido!

Creación de acrósticos o frases simples. Si debes recordar grandes informaciones o palabras complicadas, puedes crear palabras, frases simples o acrósticos para que te sea más fácil de recordar. Algunos, incluso, inventan canciones o relacionan las frases con otras palabras más sencillas.

El chunking es una técnica de memorización que se utiliza para agrupar conceptos o palabras bajo un mismo criterio. Por ejemplo, si estás estudiando los países, puedes dividirlos por continentes, o si quieres recordar los elementos de un motor, puedes agruparlos en sistemas menores.

Lo mismo sucede con los números, es mucho más fácil memorizar un teléfono si aprendes los números en grupo. Recuerda, el chunking es un buen método de memorización siempre que haya elementos que puedan partirse o dividirse con facilidad.

Encadenación de elementos. Este es otro truco con el que podrás memorizar elementos que, a priori, no tienen ninguna relación entre sí y no pueden categorizarse, como lo haríamos con la técnica del chunking.

Así, la técnica del encadenamiento significa unir todos los elementos en una misma oración, verás que por rara que sea, conseguirás memorizarla. La imagen de la frase aprendida será la imagen clave para tu cerebro, que la evocará y la recordará. Es ideal para recordar, por ejemplo, la lista de la compra.

Si en algo trabaja bien nuestra mente es en la asociación de conceptos, un talento que nos permite mejorar nuestra habilidad de memorizar. Si tienes un gran poder de imaginación, esta será la técnica ideal para ti.

Con la técnica asociativa, conseguirás organizar la memoria creando imágenes que evocan conceptos y que crearán un mapa mental, el cual será el recordado. ¡Imaginación al poder!

Involucra a todo tu cuerpo en la memorización de conceptos porque los músculos también tienen memoria. Piensa que si repites muchas veces el mismo concepto, la boca recordará dicho movimiento, igual que si realizas frecuentemente un movimiento determinado, tu cerebro lo retendrá en la memoria, dado que se habrá acostumbrado a hacerlo.

Por último, debes relajarte y no agobiarte si no recuerdas las cosas. Como en cualquier ámbito, memorizar requiere de práctica, repetición y paciencia. Piensa que tu cerebro es un músculo que necesita una buena dosis de trabajo. Si practicas alguno de estos ejercicios a diario, tu poder de recordar aumentará poco a poco.

También puedes jugar a juegos que agilicen tu cerebro como el sudoku o que ayuden u obliguen a tu cabeza a recordar, como el juego de las parejas. ¡Pruébalo!

Un Cómo Carla Martínez D