Monumentos históricos destruidos por la guerra

Obras monumentales de la civilización mundial, destruidas por la guerra

Por la guerra todo lo destruye. Detrás de la muerte, los conflictos bélicos reducen a escombros no solamente la naturaleza humana, sino toda su infraestructura edilicia, incluyendo el legado arquitectónico de civilizaciones milenarias. En el caso de guerras como la de Afganistán o Irak, y más ampliamente las que afectan al denominado Oriente Medio, existen monumentos históricos que se han perdido para siempre.

-Gran Mezquita de Samarra, Iraq: construida en el siglo IX, supo ser la mezquita más grande del mundo. Fue bombardeada en 2005, durante un ataque de la OTAN.

Por iniciativa del califa al-Mutawakkil se levanta allí la mayor mezquita nunca construida, una estructura rectangular de 444 x 376 m, con aspecto de fortaleza al exterior, jalonada por 44 torres semicirculares, y que contaba con un haram de 25 naves nada menos y riwaqs de cuatro, separadas todas ellas por pilares de ladrillo ochavados, con columnillas adosadas en las esquinas, que en total sumaban más de quinientos.

La mezquita quedaba rodeada por un amplísimo espacio abierto (ziyada), de más de medio kilómetro cuadrado, que la aislaba del tumulto urbano.

Pero lo verdaderamente singular de esta mezquita es su minarete helicoidal, exento al edificio. Construido como el resto del edificio en ladrillo cocido, se apoya en un pódium rectangular y está formado por una rampa exterior en espiral. Los círculos de la torre, cada vez menores, son equidistantes, de modo que la rampa se va haciendo cada vez más empinada a medida que se eleva. Dicha rampa, de dos metros de ancho, alcanza una altura de 55 metros que divide la torre en siete pisos de igual altura. Ocho nichos abiertos en arcos túmidos rematan la torre en altura.

Su forma atípica entre los alminares islámicos encuentra referencias en la tradición local, lo que por otro lado es una constante en la arquitectura musulmana. En parte podría recordar lejanamente la estructura de los antiguos zigurats mesopotámicos, si bien su verdadera referencia se encuentra en los recintos sagrados o témenos romanos de Damasco, en los que existían al parecer torres similares a esta que sirvieron precisamente para la oración al poco de llegar allí las primeras poblaciones islámicas.

-Los Budas de Bamiyán, Afganistán: fue considerado el legado más espectacular de la cultura budista. Las figuras de Buda más altas del mundo fueron destruidas  por los talibanes.

Con más de 1500 años de antigüedad, las dos estatuas, de 55 y 37 metros, se esculpieron directamente sobre la piedra excepto los detalles que fueron realizados en paja, barro y estuco.

Los cuerpos principales fueron esculpidos directamente en la roca arenisca, pero los detalles fueron modelados en barro mezclado con paja, bañado con estuco.

Este baño, prácticamente usado desde hace años, fue pintado para aumentar las expresiones de la cara, manos y cruces de las vestiduras. Las partes más bajas de las estatuas, los brazos, fueron construidas con barro y paja para sostener las armaduras de madera.

 Se cree que las partes superiores de sus caras fueron hechas con grandes máscaras de madera, o moldes.

Las filas de hoyos que se ven en la fotografía son los espacios restantes que dejaron las estacas de madera que servirían para estabilizar el estuco externo

Situadas en un acantilado de un kilómetro de largo en el valle de Bamiyan (Afganistán), era una de las zonas atravesadas por la Ruta de la Seda.

El sitio del Paisaje Cultural y los Vestigios Arqueológicos del Valle de Bamiyán se inscribió en la Lista del Patrimonio Mundial y en la Lista del Patrimonio en Peligro de la UNESCO.

-La antigua ciudad de Bosra, Siria: capital del imperio árabe romano, contó con un espectacular teatro romano del siglo II, que sucumbió al bombardeo con morteros.

Queda a 150 kilómetros de la capital de Damasco y es un espacio que ha sido declarado por la UNESCO, como Patrimonio de la Humanidad, en el año 1980. Lo que hace este lugar popular son sus sorprendentes rocas negras, que se encuentran en todo el territorio y son muy útiles para las construcciones desde hace ya cientos de años.

Además en este lugar se encuentran monumentos históricos, los cuales están muy bien conservados. Entre los demás atractivos más llamativos que se pueden mencionar, están:  Las ruinas bizantinas, Algunas mezquitas.  El Teatro Romano, Las ruinas nabateas, Años atrás esta ciudad era bastante comercial, en especial por su ubicación geográfica. Luego se transformó en la capital de la cultura nabatea con el nombre de Busrana, hacia el siglo II. En el Antiguo Testamento, se menciona como la ciudad que albergaba a los gigantes de Amalek y para el 106, pasó a ser de los romanos.

Un pueblo completo, cuyas viviendas fueron construidas entre los siglos XVIII y XX, se ha establecido entre las ruinas de Bosra. Los monumentos de piedra volcánica, escalonados sobre dos milenios de historia, evocan los períodos helenístico, nabateo, romano, bizantino e islámico.

-La Gran Mezquita de Alepo, Siria: erigida en el año 715, supo ser una de las más grandes del mundo, hasta que fue reducida a escombros durante la guerra civil siria, en 2013.

Gran Mezquita de Alepo, o la Mezquita Omeya de Alepo es la más grande y una de las mezquitas más antiguas de la ciudad de Alepo, Siria. Se encuentra ubicado en el distrito de al-Jalloum de la antigua ciudad de Alepo, Patrimonio de la Humanidad, cerca de la entrada al-Madina Souq

El sitio de la Gran Mezquita fue una vez el ágora de la época helenística, que más tarde se convirtió en el jardín de la Catedral de Santa Helena durante la era cristiana de la dominación romana en Siria.

La mezquita es supuestamente alberga los restos de Zacarías, padre de Juan el Bautista. Fue construido a principios del siglo VIII.

La gran mezquita está construida en torno a un amplio patio que conecta a las diferentes áreas de la mezquita, situados detrás de la galería porticada. El patio es muy conocido por su alternancia de suelo de piedra blanco y negro que forma arreglos geométricos intrincados. Dos abluciones fuentes, ambos de los cuales son techada. El patio también cuenta con un estrado oración abierta y un reloj de sol.

-Nimrud, Iraq: una de las ciudades más antiguas de la región, hogar de monumentales estatuas y joyas, fue saqueada por la guerra, tras los ataques de la invasión de 2003.

La ciudad fue fundada por el rey Salmanasar I en el siglo XIII a. C. como un pequeño centro administrativo sin gran importancia, hasta que el rey Asurnasirpal II decidió construir allí su nueva capital. La nueva ciudad se encuentra en la orilla este del Tigris, con lo que quedaba protegida de los ataques de los arameos procedentes del oeste, y al norte del Pequeño Zab, que la protegía por el sur.

Para la construcción de la ciudad se utilizaron a millares de trabajadores que tuvieron que nivelar una extensión de 360 hectáreas, construir una muralla de 7,5 km de largo y una altura de unos 15 metros, y un canal (al que se llamó «portador de la abundancia») procedente del río Zab, para irrigar la llanura de los alrededores.

Según una célebre inscripción del rey hallada en las ruinas de la ciudad en 1951 conocida como la «estela del banquete», cuando finalizó la construcción en el año 879 a. C., se celebró un banquete que duró diez días y al que asistieron 47 000 invitados, 16 000 habitantes, 5000 invitados extranjeros, y 1500 dignatarios del estado.

Se mantuvo como una de las principales ciudades asirias hasta el año 612 a. C. en que fue completamente destruida cuando Asiria sucumbió a la invasión de babilonios y medos.

-Tumba de Jonás, Iraq: centro de peregrinaje para cristianos y musulmanes, la tumba del profeta fue destruida por el ISIS, en 2014.

Reconocido como un profeta por judíos y cristianos, la figura bíblica de Jonás es famosa por haber sobrevivido durante tres días en el vientre de un gran pez en lo profundo del mar, después de rehusarse a predicar en Nínive. La vieja tradición que indica la ubicación de su tumba en la ciudad de Mosul, territorio actual de Irak.

Llamado “Younis” en árabe, la tumba de Jonás era un lugar que atraía a los visitantes y se encontraba en una mezquita que lleva su nombre.

El área alrededor de Mosul, alberga 1.791 sitios arqueológicos registrados, incluyendo las ruinas de las cuatro capitales del imperio asirio. La ciudad fue escenario de varias batallas bíblicas que habla el Antiguo Testamento y, según la tradición judía y cristiana, fue fundada por el bisnieto de Noé, Nimrod.

-Palmira, Siria: una ciudad maravillosa, declarada Patrimonio Mundial, que albergó la más vanguardista de las arquitecturas de su época, fue devastada por la guerra.

Fundada en torno al año 5.000 A.C.. Su nombre significa “lugar de las palmeras”. Alcanzó su mayor gloria durante el siglo III d.d.C. al ser colonia romana y ciudad de paso de las caravanas de la Ruta de la Seda.

El edificio principal de la ciudad de Palmira era el templo dedicado al dios Baal, o dios del sol. Formado por un edificio cuadrado con ventanas y rodeado todo ello por un gran muro y una galería de columnas a modo de soportal.

Palmira responde al típico modelo urbanístico de ciudad antigua, con la originalidad de contar con una Gran Avenida de Columnas de la que parten el resto de calles y monumentos destacados.

La ciudad de Palmira se encuentra situada en un antiguo oasis en mitad del desierto, en el actual estado de Siria. Se encuentra a 250 kilómetros de Damasco.

Agencias, Emequis, Histori, Wikipedia, Crónica de Noa, Euronews