Pandemia, alto riesgo en Querétaro.

Pandemia, alto riesgo en Querétaro. Me Lleva El Diablo, 11 de noviembre.

En el mundo hay 51 millones de contagios, un millón de muertos; en México se registra un millón de contagios y 100 mil fallecimientos y en Querétaro estado de alto riesgo, se tienen casi 17 mil contagios, con un promedio de 200 casos más diarios, y 1,404 fallecimientos, con una tasa de mortalidad al alza. Seguimos en pandemia, en pleno Buen Fin, que nos llevará a una Mal Fin.

Seguimos en pandemia y parce que no se entiende: nueve estados han tenido un acelerado incremento de contagios de Covid-19 en las últimas semanas. Entre ellos Querétaro. Dos han pasado a rojo, Durango y Chihuahua. ¿Y las otras siete?

¿Van a rojo? esas entidades – destaca Querétaro- tienen una tendencia ascendente y esa tendencia ascendente es mayor que la observada en picos previos, eso dice Salud. Trasciende que el tema de la pandemia ha dividido al gabinete estatal, hay confrontación interna en cómo se ha tratado el tema, sale muy raspado el titular de Salud.

En Querétaro, de forma precipitada, se aplicó el confinamiento total desde el 16 de marzo, una semana antes de lo que acordó el gobierno federal, y cuando la entidad solo tenia detectado un caso de contagio, al que parece que no se le dio seguimiento, no se mapeo el lugar, la comunidad, la colonia, etc., donde se detectó.

En Querétaro, cuando se decidió a nivel nacional la apertura en semáforo naranja, se determinó de manera precipitada, que era amarillo, dos o tres meses así, en semáforo naranja nacional, y en semáforo amarillo local.

Pudo más la presión de la industria automotriz y aeronáutica para regresar a la actividad, que cuidar la salud.

Actualmente, desde hace un mes, más o menos, estamos en semáforo naranja, más cerca del rojo que del amarillo, pero la dinámica social es de semáforo verde, salvo las escuelas, todos los demás sectores están a todo lo que da.

En la entidad noviembre pinta para ser el mes que más contagios se detecte, superando octubre que fue sorprendente.

Pero si usted sale a la calle o a algún restaurante o centro comercial o mercado u observa lo que sucede en casa de los vecinos con los cumpleaños y otros festejos, seguramente no lo notará, más allá de la gente usando cubrebocas, no toda la gente y no siempre, pero al menos en Querétaro es evidente la normalización de la vida con excepción de las escuelas. Estamos como en verano-otoño, pues.

Y súmele; la verdad es que el llamado Buen Fin, parece que nos va a llevar a Mal Fin: plazas comerciales saturadas, y más plazas saturadas. Bares y restaurantes a tope: en ellos puede encontrar desde los empresarios de todos los ramos, hasta los mismos funcionarios que son los responsables de aplicar las medidas sanitarias.

Y si uno sigue los números de la conferencia diaria, queda claro que seguimos en pandemia y no solo eso, sino que las últimas dos semanas no han sido nada buenas, y el número de hospitalizaciones va para arriba y estados que regresan al naranja, o naranja con alerta o rojo con angustia, entre ellos Querétaro, donde dicen que no hay por qué temer.
¿Qué nos espera en Querétaro, y en el país?

El resurgimiento del virus y los contagios en Querétaro y en México, seguir al del mundo, que ha vuelto a tomar medidas drásticas a la espera de un invierno complicadísimo. Más contagios, fallecimientos, pero eso sí: lo bailao y divertido nadie nos lo quita.

Esstán avisados.

 

alto riesgo