Pedro Kumamoto quiere fundar un partido

El popular excandidato al Senado Pedro Kumamoto busca el apoyo de 16.000 militantes para convertirse en formación política en el Estado de Jalisco.

“Nos vemos en las urnas en tres años”, dijo a sus seguidores Pedro Kumamoto un día después de las elecciones del 1 de julio de 2018. Acababa de perder la posibilidad de convertirse en el primer senador independiente de México. Wikipolítica, el grupo ciudadano con el que se lanzó a la campaña electoral, no había logrado posicionar a ninguno de los 13 candidatos que propuso para ocupar algún cargo de representación en el Estado de Jalisco  Tras siete meses de reflexión, la plataforma ha anunciado que buscará registrarse como partido político en la región. Para conseguirlo Futuro, como han llamado a la formación, deberá sumar 16.000 militantes y explicar el súbito giro de la organización que promovió las candidaturas independientes.

Tras la derrota en las últimas elecciones, cuenta Kumamoto a EL PAÍS, los miembros de Wikipolítica comenzaron un análisis sobre lo que había fallado. Estaba por un lado la natural inequidad de presentarse ante las urnas partiendo de la nada y con una financiación muy limitada, así como el inusual efecto que Andrés Manuel López Obrador produjo con su nuevo partido, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), al arrasar en cientos de rincones de México. Los candidatos de Wikipolítica consiguieron un millón de votos —algo impensable para los aspirantes sin partido— y se convirtieron en la tercera fuerza política más votada de Jalisco. Aún así, se fueron a casa con las manos vacías. “Esos votos no están teniendo una representación en el Congreso de manera constante”, apunta el político jalisciense.

Los reflectores han estado desde 2015 sobre Kumamoto, un gestor cultural de 29 años, que comenzó una ascendente carrera política al ganar un asiento en el Congreso de Jalisco sin partido y con una financiación mínima. Su figura, la de un joven legislador progresista que consulta a los ciudadanos sobre sus decisiones, popularizó las candidaturas independientes en diversos lugares de México. Su carisma y cercanía a la gente eclipsó incluso a Wikipolítica, al punto de que los ciudadanos reconocían al candidato sin saber algo sobre la organización que lo respaldó. “La candidatura independiente es individualista y se habla poco de las plataformas que las impulsan”, dice. Kumamoto señala que con la fundación de Futuro crece la oportunidad para que existan diversos liderazgos y surjan nuevos perfiles dispuestos a concursar por un cargo público.

Las campañas de Wikipolítica se distinguieron por llevar a las calles las propuestas y movilizar a cientos de jóvenes con un mensaje renovado sobre cómo recuperar la política de las manos de una clase muy reducida. El discurso, en algunos momentos, llegó a confrontar la operación de las formaciones políticas como estructuras clientelares.

Cómo hará Futuro para ser un partido político sin reproducir sus vicios? “A pesar de que queremos ser un partido político, no queremos ser como los partidos políticos. Queremos ser un partido honesto, que no compre firmas, ni votos. Un lugar donde se reduzcan los privilegios de la clase política y se promueva la agenda de la gente”, responde Kumamoto.

La transición de Wikipolítica a partido político llevará casi todo el 2019: además de sus militantes, la organización deberá establecer 82 asambleas en diferentes puntos de Jalisco. En esa región 17 grupos tienen la misma aspiración de construir una formación política. A nivel nacional, el interés por fundar un partido político ha aumentado considerablemente: en 2012, 45 organizaciones pidieron su registro al Instituto Nacional Electoral (INE); en 2019, lo han hecho 106. Si Futuro consigue el registro el próximo año, Kumamoto se encontrará en 2021 frente a las urnas.