¿Por qué callarnos nos pone tan mal?

¿Qué sucede cuando preferimos callarnos?

Hay una máxima en la comunicación que establece que “es imposible callarnos ”. Por mucho que nos quedemos callados, siempre estamos diciendo algo.

El silencio habla, nuestra vergüenza habla, nuestros gestos corporales y rostro habla… y a veces no dice lo que realmente sentimos. ¿Por qué callar? ¿Por qué no decir lo que sentimos y creemos?

Una manifestación muy común de cuando decimos algo sin haberlo dicho con palabras son las enfermedades, físicas o emocionales. Entre las emocionales, la más frecuente es la depresión,  un estado de desinterés por todo lo que hacíamos, una ausencia de proyectos,  una falta de sentido:

¿Para qué vivir? Uno de los signos que se vinculan con el estereotipo es “la cama y el abrigo”, sin embargo; no todas las mujeres que padecen de depresión se tiran en la cama y se tapan hasta los ojos; ni comen en exceso chocolates o miran películas y lloran. Cada cuerpo y cada mente es un mundo.

Hay quienes padecen depresión y se encuentran muy activas; se quejan de la falta de energía, o dolores de cabeza o espalda, pero siguen de pie; otras en cambio se lanzan al refugio de las sábanas y lloran. Sea como sea la manifestación de esta “carencia de alegría interna”, lo que es evidente que nuestro ser está a los gritos diciéndole al mundo un mensaje.

Y estar abiertas a escuchar lo que nuestro ser está diciendo, será  la diferencia entre salir o quedarnos en el mismo estado. Síntomas que pueden revelar depresión:

  • Cansancio crónico
  • Tristeza
  • Distorsión de la realidad
  • Alteraciones en el sueño: exceso o falta
  • Falta o exceso de apetito
  • Desinterés general
  • Descuido personal
  • Angustia Irritabilidad
  • Tendencia al aislamiento

Estas son sólo algunas de los síntomas con las que solemos exteriorizar nuestro malestar emocional. ¿Por qué callarnos nos pone tan mal? El exceso de estrés depende de cada persona; de las expectativas, la tolerancia a la frustración, y la capacidad de actuar con honestidad emocional.

Si estás con problemas de pareja o en el trabajo y sueles callarte lo que sientes, si no sueles conectarte con tus emociones, o no te haces cargo de lo que sientes; es posible que con el tiempo, todas esas emociones tóxicas guardadas debajo de la alfombra, exploten.

Como te lo decía anteriormente, van a decir lo que tú quieres callar, y buscarán cualquier medio. Las emociones son para ser vividas, no reprimidas. No se pueden guardar por un tiempo prolongado, ellas siempre estarán dispuestas a encontrar una forma de decir ¡BASTA!

La sociedad como fuente de represión:

Socialmente se nos ha indicado que determinadas emociones se ven más bonitas si se reprimen. Una mujer montada en cólera, o sintiendo ira es poco femenina; es mejor estar triste.

No confrontar en público si tu pareja “comete un atropello”; disimular el llanto porque la sensiblería es muestra de debilidad; y evitar mostrar las heridas porque es vulnerabilidad.

Las mujeres de alguna u otra forma, somos seres que deberíamos estar y ser bonitas y alegres todos los días independientemente de lo que nos suceda.

Pero esto es una pretensión absurda, aunque en rigor de verdad, existen muchas mujeres que sí practican esta demencia cultural. No pretendo que estemos a los gritos y como locas por la calle o en público; pero sí  que internalicemos, que nosotras al igual que los hombres tenemos emociones, y debemos decirlas en el momento que nos ocurran.

Ventajas de decir lo que nos sucede

Si te atreves a decir lo que te está sucediendo, encontrarás mucha paz al final del discurso; sentirás más armonía, no tendrás necesidad de ser una bomba de tiempo, y te aumentarás tu confianza personal.

  • Reducirás el estrés
  • Sentirás mayor energía
  • Estarás abierta a la creatividad
  • Te enfermarás menos
  • Aprenderás a escuchar tu voz interna
  • Tu rostro lucirá más pleno y armonioso
  • Tus movimientos tendrán más fluidez
  • Dejarás de comer, fumar, o tomar en exceso
  • Descansarás
  • Vivirás con pasión

Agencias y Mujer bella