¿Qué esperar de la Madrina de nuestros hijos?

¿Qué esperar de la Madrina de nuestros hijos?

Independientemente de nuestra religión, elegir a la madrina de nuestros hijos es algo súper importante en la vida de una familia. Es decidir por anticipado quienes quedarían a cargo de nuestros hijos y serían sus guías en el caso de que faltáramos en sus vidas.

Lo más común es que elijamos a familiares para cumplir con esta misión tan importante pero eso no siempre es una garantía. Les tengo que confesar que mi madrina no estuvo presente en mi vida. Como se divorció de mi tío cuando yo era muy pequeña perdimos contacto, o ella simplemente no tenía interés…

[su_image_carousel source=»media: 77740,77428,75600″ limit=»10″ controls_style=»light» crop=»none» align=»center» arrows=»no» dots=»no» link=»custom» speed=»fast» image_size=»full»]

Cuando elegimos a las madrinas de Lucas y Júlia fuimos súper criteriosos. Tuvimos muchas conversaciones sobre valores, espiritualidad, nivel de confianza y amistad. Estoy segura que elegimos muy bien. A pesar de la distancia, Pollyana y Carol (las madrinas) que viven en Brasil, están súper presentes.

Aquí les dejo un recopilado de qué esperar de la madrina de nuestros hijos:

Estar presente en su vida. Es la única manera de crear vínculos y tener intimidad y confianza.

Enseñar algo, ser su referencia, ejemplo, su guía.

Conocer sus gustos, vivir su rutina. Esto no significa solo saber que juguetes le gustan más, sino también su comida favorita, libros, sus sueños, sus mejores amigos.

Tener momentos juntos a solas, así se pueden conocer más el uno al otro. Una tarde en el cine o un domingo en el club es perfecto y ellos se lo agradecerían.

Muchas veces se confunde ser madrina con regalos costosos. Regalar su afecto, su presencia, su amor incondicional es lo más importante y muchas veces es lo que más desean o necesitan.

Disfrutar sus logros desde los más pequeños como su primera presentación en el colegio, hasta su graduación o conquista del primer empleo.

Actuar como segunda mamá, esto significa regañar cuando sea necesario.

Disfrutar de ser madrina, ser su fuente de información segura, de diversión y consentimiento. Sí se puede mimar (¡un poco!), pero más que todo puede ser su confidente, su amig@ mayor.

No todo es maravilla y a lo largo de la vida, van a existir muchos malos momentos y crisis. Ser madrina es para toda la vida, esto implica no solo vivir la niñez (que es hermosa) pero también la dura fase de la adolescencia, desamores…

Gracias Polly y Carol por aceptar esta gran misión.

Fer de mamá para mamá