Querétaro es ejemplo de estabilidad financiera

 

Querétaro, primer lugar nacional en el índice de transparencia, disponibilidad de información fiscal y estabilidad financiera: Marra Olea.

Al comparecer ante diputados de la LIX Legislatura, con motivo de la glosa del V Informe de Gobierno, el Secretario de Planeación y Finanzas, Javier Marra Olea, afirmó que Querétaro ocupa el primer lugar nacional en el índice de transparencia y disponibilidad de información fiscal 2020 y estabilidad financiera, de acuerdo con los resultados de ARegional.

Sostuvo que Querétaro es ejemplo de estabilidad financiera a nivel nacional y posee el menor endeudamiento público per cápita.

Indicó que en la entidad se ha trabajado para fortalecer la recaudación y la gestión tributaria; impulsar el uso eficiente y transparente de los recursos públicos, privilegiar el gasto público para la ejecución de programas y acciones encaminadas al desarrollo, así como fomentar una cultura fiscal en los contribuyentes.

Informó además que las calificadoras crediticias Standard & Poors y Moody´s, confirman a Querétaro como la entidad que tiene las dos calificaciones crediticias más altas que se emiten en México para entidades federativas y municipios.

En cuanto a las medidas implementadas durante la contingencia sanitaria, el funcionario recordó que se otorgaron estímulos fiscales a personas físicas y morales obligadas al pago del impuesto sobre nóminas durante los meses de abril, mayo y junio del año en curso; así como a los sujetos del impuesto por la prestación de servicio de hospedaje, equivalente al 100% de la tasa, en el periodo de marzo al mes de agosto del presente año.

Asimismo, se amplió a seis meses la vigencia del Programa de Apoyo a la Tenencia para el refrendo vehicular; se consideró la ampliación del plazo hasta el 30 de septiembre de 2020, para el refrendo de licencias de alcoholes; y se autorizó sólo una verificación vehicular para este ejercicio fiscal.

Ante los legisladores de las diversas fuerzas políticas, Marra Olea destacó por último la estabilidad de las finanzas en la entidad, con muy bajo nivel de deuda, políticas prudenciales, un entorno local en recuperación, una base de ingresos propios solida y superávit presupuestario.