¿ Se te olvidan mucho las cosas ?

¿Se te olvidan mucho las cosas? ¿Está fallando mi memoria?

¿Se te olvidan con frecuencia uno que otro detalle importante para su cotidianidad? ¿Se ha preguntado si la memoria le está fallando? Si sus respuestas son afirmativas, debe saber que no solo esto indica que pasa por un mal momento.

Según la neuróloga Marcia Castillo, además de los cambios de memoria que entorpecen la vida cotidiana, se presentan alteraciones en el estado de ánimo y de conducta, dificultad para resolver problemas, desorientación, conflictos para comprender imágenes visuales y cómo se relacionan objetos en el ambiente.

También, explica la especialista, el paciente tiene problemas con el uso de palabras habladas o escritas, falla su rendimiento laboral y capacidad para el buen desempeño de sus quehaceres laborales, se repite constantemente lo mismo y hace las mismas preguntas.

“Cuando la memoria falla se tiene el síndrome del estado crepuscular. Hay cambios conductuales, ideaciones patológicas y desorientación visuoespacial luego de la puesta del sol”, agrega la neuróloga.

Por qué falla la memoria
“Vivimos enfrascados en la cultura de la instantaneidad, queremos todo y ya. Esto no nos permite consolidar muchas informaciones”, dice la neuróloga Marcia Castillo.

Por razones multifactoriales la memoria puede fallar. Según la neuróloga Marcia Castillo, aspectos biológicos, genéticos y ambientales influyen en el problema, sobre todo en la tercera edad, que es cuando el declive cognitivo suele aparecer.

Aunque en la actualidad, dice, como se vive en el mundo de la multitarea y sobreexposición a la información, es común ver casos de jóvenes con quejas cognitivas, que están comúnmente vinculadas a un bajo nivel atencional, ya que “vivimos enfrascados en la cultura de la instantaneidad, queremos todo y ya. Esto no nos permite consolidar muchas informaciones”.

La médico familiar y nutrióloga clínica Niurka Carrión añade que factores como problemas en la glándula tiroidea, sueño, ansiedad, depresión, estrés, mala alimentación, deficiencia de vitamina B12, uso de tabaco y fármacos también influyen.

Capacidad
Castillo, especialista del Centro Médico Moderno, recuerda que para ser almacenada, la información debe pasar por los procesos de codificación, almacenamiento y recuperación.

Expresa que la memoria tiene un componente emotivo y sensorial para su adecuada expresión, por eso algunos aspectos traumáticos son bloqueados. Pero también, puede tener presente situaciones de agrado con alta carga afectiva o emocional.

“Un olor, sabor o color puede ser el gatillo de una cascada de recuerdos en el ser humano. Por otro lado, hay recuerdos tan reprimidos en nuestra conciencia que solo salen a flote con la intervención de especialistas en higiene mental y otras técnicas de medicina alternativa”, asevera la neuróloga.

¿Cuándo ir al médico?
Castillo asegura que todo ciudadano debe tener presente que en edad adulta es que se deteriora la memoria.

Por ello, siempre hay que estar alerta ante los síntomas que indican que la memoria está fallando para poder tratarla y estimularla a tiempo.

“Hay que buscar ayuda temprana ante un posible síndrome demencial. Uno de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es encaminar ‘hacia una vejez saludable’, ya que cada vez es más alta la población afectada.

Esto también es un reto para que las políticas sanitarias desarrollen campañas de educación que digan cuándo y cómo buscar atención galénica oportuna”, asegura.

Cuando se empiezan a tener estos episodios de olvidos breves, hay que buscar la causa.

Hay muchas razones que pueden hacer que se te vayan olvidando las cosas, aunque sea de manera leve, o lo que se conoce como pérdida de la memoria transitoria. Entre las más comunes están:

Medicamentos. Entre ellos si tomas antidepresivos, antihistamínicos, relajantes musculares, tranquilizantes, píldoras para dormir, medicinas para combatir la ansiedad y los analgésicos (medicinas para el dolor) que se recetan después de una cirugía.

Alcohol. El exceso del alcoholes una causa conocida de pérdida de la memoria.

Tabaco. Fumar reduce la cantidad de oxígeno que llega al cerebro y, como consecuencia, perjudica el funcionamiento de la memoria.

Drogas. Su uso continuo provoca cambios en las sustancias químicas del cerebro, lo que dificulta recordar las cosas.

Falta de sueño. Tanto la cantidad del sueño como su calidad afectan la memoria. Si duermes muy poco o te despiertas con frecuencia durante la noche, puedes sentirte fatigado(a). Y el cansancio interfiere con la capacidad de captar la información y de recordarla después.

Depresión y ansiedad. Si estás deprimido(a), te es difícil prestar atención y concentrarte, lo que afecta la memoria. Lo mismo ocurre con la ansiedad. Cuando te sientes tenso(a), no puedes concentrarte y tu capacidad de recordar disminuye.

Estrés. Si la causa del estrés es un trauma emocional, puede dar lugar a la pérdida de la memoria.

Nutrición deficiente. Una buena nutrición es importante para el funcionamiento correcto del cerebro. Debes incluir en tu dieta proteínas y grasas de alta calidad. No te olvides, además, que la deficiencia de las vitaminas B1 y B12 puede afectar la memoria.

Envejecimiento. Normalmente provoca dificultad para aprender cosas nuevas, o puede que necesites más tiempo para aprenderlas. Pero no suele producir una pérdida de la memoria significativa, a no ser que vaya acompañado de alguna enfermedad.

A veces la pérdida de la memoria se produce como consecuencia de problemas más serios, y puede ser o no transitoria. Todos estos problemas requieren tratamiento médico inmediato. No te descuides y busca ayuda en cualquiera de estos casos:

Lesiones en la cabeza

Un golpe fuerte en la cabeza puede causar pérdida de memoria de corto o de largo plazo. Por lo regular, la memoria va regresando poco a poco.

Apoplejía (o accidente cerebrovascular)

Ocurre cuando el suministro de sangre al cerebro se detiene debido al bloqueo de un vaso sanguíneo, o por el derrame de un vaso sanguíneo en el cerebro. La apoplejía causa a veces una pérdida temporal de la memoria. En algunos casos, el paciente recuerda con exactitud lo que ocurrió hace años, pero no lo que ocurrió el día anterior.

Demencia

Es la pérdida progresiva de la memoria y de otros aspectos del pensamiento, lo bastante seria como para dificultar el funcionamiento en las actividades de la vida diaria. Aunque hay varias causas (como el abuso del alcohol y las drogas), la más común es la enfermedad de Alzheimer.

Como ves, los olvidos ocasionales no tienen que ser motivo de preocupación. Pero si notas que se repiten más de la cuenta o que interfieren con tus actividades diarias, es conveniente que vayas al médico para una evaluación.

Tal vez todo se resuelva fácilmente con la sustitución de un medicamento o un cambio en tus hábitos o tu estilo de vida. Y si la causa es un problema más serio, recuerda que mientras antes se detecte y se trate, más posibilidades hay de encontrar una solución.

Coc noticias