¿Si cambias Tú, cambia el mundo?

 ¿Si cambias tu y nosotros también, cambiará el mundo?

Esta es una hermosa frase motivacional, escuchada en todo el mundo, nos habla del poder que tenemos de lograr un cambio grande haciendo uno «pequeño» en nosotros… lástima que sea mentira, la verdad es «cambia el mundo, cambias tú».

Cambio el mundo y se acabaron los dinosaurios… ¿quién cambia a quién?Cambio el mundo y se acabaron los dinosaurios… ¿quién cambia a quién?Hasta en terapia se maneja esta frase, bueno… yo no la uso, pero muchos otros sí y con esto dan a entender que no es algo imposible cambiar el mundo, que basta con que el esfuerzo se concentre en nosotros para lograr algo extraordinario.

Y hay muchos cuentos que ilustran esto, no voy a escribir aquí ninguno, el lector podrá fácilmente encontrarlos en Youtube o Google o probablemente ya se sepa alguno.

Los cuentos que tienen como enseñanza esta frase son también muy inspiradores, nos dejan con una sensación de satisfacción porque hemos reducido el camino a recorrer para lograr un cambio, hemos pasado de tener que lidiar con todo el mundo a sólo tener que lidiar con nosotros mismos.

Incluso la teoría Sistémica aplica esto como parte de su tratamiento psicoterapéutico, la idea es que una persona forma parte de un sistema, ya sea laboral, familiar o algún otro y si esa persona hace un cambio en si misma afectará al resto del sistema y provocará un cambio. Esto es cierto, PERO…

En la terapia sistémica se aplica este principio pero no va solo, no es realmente tan sencillo, si lo fuera no existiría la terapia sistémica, bastaría con que la gente supiera que si cambian ellas cambia el mundo y de hecho muchas personas lo saben, pero no lo hacen, no lo aplican y ultimadamente si lo aplicaran lo más probable es que fallen en su intento y el mundo no cambie y ellas regresen a ser como eran.

El mundo es como es y cambia poco a poco, las revoluciones son cambios rápidos pero se ven venir desde antes. Una persona o grupo de personas lo pueden cambiar en algunas áreas, pero en general el mundo no cambia.

Louis Pasteur definitivamente cambió al mundo, nos dio salud y vida, pero al final el mundo sigue siendo poblado por mortales.

Quizá algunos piensen que esta frase se refiere a que si cambiamos nosotros cambiará la manera en que vemos el mundo, en que lo interpretamos y por eso se dice que si lo vemos diferente será diferente. Claro, de eso se trata la frase, pero a menos que seas psicótico esta frase seguirá estando equivocada.

Un psicótico puede vivir solo en su mundo y no compartirlo con el resto de la gente, en su mundo éste será como él lo interprete y la realidad de poco sirve a esta interpretación.

Para el resto de nosotros esto no aplica, necesitamos de la confirmación de terceros para comprobar la realidad de nuestras observaciones. Si un adolescente cree que mide 1.80 mts pero la cinta métrica le dice que sólo mide 1.70m, ¿cuánto mide en realidad?, y luego si sigue creciendo y llega al 1.80m y se mide nuevamente, ¿cambió la cinta métrica a consecuencia de su crecimiento?, la cinta métrica seguirá indicando 1.70m a la altura de 1.70m y 1.80m a la altura de 1.80m. La cinta no cambia aunque cambie el adolescente.

Y si creen que la cinta por ser un objeto no puede cambiar y que al decir «cambia el mundo» se refiere a las personas, pues créanme que es más fácil cambiar la cinta métrica que a las personas del mundo.

He asistido a sesiones de Alcohólicos Anónimos, no es que yo sea A.A., ¡pero no se lo digan a ellos!, he entrado a varias sesiones para escuchar y aprender y entre varias observaciones está esta: El alcohólico puede cambiar pero su «mundo» lo sigue viendo como era.

«Me dice mi mamá: se te quitó lo borracho pero lo egoísta no, sigues siendo un hijo de la chin..nita», escuché decir en A.A. y frases como esta son comunes.

Y claro, esto lo sabemos y por eso existen otras terapias que surgieron como alternativas al psicoanálisis. Se supone que el psicoanálisis atiende a la persona como individuo e «ignora» a su entorno (al mundo), no es así realmente pero así se cree que es, entonces se desarrollaron otras teorías que incluyen totalmente al entorno dentro de la terapia, como la teoría Sistémica que ya he mencionado y los Sistémicos saben que no es así de sencillo «cambias tú, cambia el mundo», no tendrían trabajo si así de sencillo fuera.

El mundo, natural y social, tiende a la estabilidad, si se disminuye la población de presas también disminuirá la población de depredadores y en lo social un buen ejemplo es la ley de la oferta y la demanda, ante mayor demanda mayor el precio de la oferta y ante menor demanda menor el precio de la oferta. Todo tiende a equilibrarse.

Si tú cambias estarás provocando una inestabilidad en tu entorno, los demás (el mundo) tendrán que ajustarse al cambio que estás introduciendo pero como ya estaban equilibrados y estables en un cierto comportamiento se resistirán a cambiar junto contigo y como son más que tú las probabilidades están de su lado: es más fácil que ellos te regresen a como eras a que tú los cambies a ellos.

Nuevamente aclararé, ya sé que se trata de percepción de que el mundo cambió y nuevamente respondo, a menos que seas un psicótico esto no funciona así.

Puedes tú haber sido una persona mal humorada y si un día llegas con una sonrisa y saludando a todos con alegría lo más seguro es que reaccionen con extrañeza y piensen que algo raro te sucede y mientras lo averiguan se comportarán como siempre lo han hecho contigo.

Y esto es un ejemplo de algo muy simple, si hablamos de un cambio real y grande, como el de un alcohólico que deja de beber, entonces se podrá ver mucho mejor la resistencia del mundo a dejar que él cambie.

El mundo no te dejará cambiar porque ya se estabilizó, aunque sea de un modo incómodo pero está estable. ¿Te ha dado alguna vez un calambre en una pierna? Duele mucho y si pones la pierna en cierta posición el dolor disminuye y sabes que si la estiras el calambre se te quitará, pero hacer eso te dolerá muchísimo más en lo que el calambre se quita… en mi caso prefiero estar un ratito con poco dolor (y estable) antes de estirar la pierna. Nos pasa igual con todos los cambios, hasta con los buenos cambios.

Quizá te haya pasado que trabajabas en un lugar y todos estaban estresados y molestos y tú también, luego te cambiaste de trabajo y en el nuevo lugar todos están tranquilos y contentos… y tú también, y tú no hiciste ningún cambio en ti. Si cambias el mundo, cambias tú.

Para que cambies el mundo cambiando tú tienes que tener persistencia, mucha persistencia. Los cohetes que salen al espacio dejando atrás la gravedad de la Tierra necesitan de mucha potencia, la gravedad no los dejará salir de la atmósfera a menos que durante todo el trayecto sean impulsados con más fuerza de la que los jala hacia abajo; el transbordador espacial no tiene esa potencia, necesita de cohetes adicionales que luego se desprenden y lo dejan salir al espacio.

Los psicólogos , te impulsarán durante todo el trayecto de tu cambio hasta que por fin dejes atrás la fuerza del mundo que te jala hacia lo estable.

Si cambias tú de mundo definitivamente cambiarás tú. Cambiarte a ti mismo, persistir en el cambio y luchar contra las fuerzas del mundo que te quieren devolver a tu estado anterior es lo que puedes hacer, pero cambiar el mundo… en cuanto interactúes de nuevo con el mundo verás que no ha cambiado.

Hay en mi ciudad una casa hogar en la que cuidan niños que sus papás, por trabajo u otras razones, no pueden cuidar. Los niños llegan algunas veces con mal comportamiento y al cabo del tiempo se corrigen y se portan muy bien, pero al regresar a sus casas regresa también el mal comportamiento. Cambia el mundo y cambian ellos.

Una verdad de la vida es que los políticos SIEMPRE o casi siempre mentirán, si tú cambias y decides creerles serás un ingenuo; la realidad del mundo siempre ganará por sobre nuestras creencias, nos enfermamos psicológicamente precisamente cuando nos empeñamos en que ganen nuestras creencias por sobre la realidad.

Si yo cambio y me tranquilizo y me desestreso, quizá cuando alguien me insulte no le de importancia, pero eso no cambiará el hecho de que me están insultando y ciertamente hay que poner atención a ello, no hay que ofenderse, pero sí hay que poner atención y ver si no hay algo de razón en ese insulto, nuestros «enemigos» pueden ser sin quererlo nuestros mejores amigos al señalarnos nuestras faltas y ayudando así a que seamos mejores.

Si cambias tú cambiarás tu percepción y únicamente tu percepción, igual tendrás que trabajar para vivir, igual tendrás que enfrentarte al tráfico y a los problemas de la vida diaria…. Y para eso no es muy conveniente tener una percepción distorsionada por un «cambio artificial».

¿Quieres cambiar el mundo?, no podrás, déjalo así como está, el mundo cambiará solo contigo o sin ti cuando llegue el momento.

¿Quieres cambiarte tú?, ¡hazlo! Pero deja en paz al mundo, no lo involucres en tus asuntos, cambia, compórtate diferente y si los demás no lo ven, no lo reconocen o lo niegan ese es problema de ellos y sólo de ellos, no lo conviertas en un problema tuyo.

Ten la voluntad y la paciencia para mantener tu cambio el tiempo suficiente para que se haga costumbre a pesar de la resistencia del mundo y no te preocupes porque el mundo vea tu voluntad y paciencia y mucho menos que te la agradezcan.

Cambia tú y deja en paz al mundo… ahora que lo menciono, quizá la frase debería ser «Deja en paz al mundo y cambiarás tú».

Agencias foto desmotivaciones