Cómo soportar el calor en la oficina

Durante los meses de verano sube el calor de forma considerable

Cuando hay más de 30 °C en el exterior y no hay un control adecuado del aire acondicionado en la oficina, muchos trabajadores tienen problemas a causa de el calor, para concentrarse, y realizar su trabajo de forma eficaz. Es frecuente que se manifiesten síntomas como somnolencia, aumento de la sudoración y apatía. La productividad de los trabajadores puede descender considerablemente y esto afecta a los resultados.

Existen pequeñas recomendaciones que se pueden llevar a cabo para seguir siendo efectivo durante la jornada laboral a pesar del calor y mitigar los síntomas asociados. Repasa las claves para combatir los efectos del calor en el trabajo.

Consejo 1. Hacer pequeños descansos

Consejo 2. Vestimenta ligera

Consejo 3. Hídratación adecuada

Consejo 4. Alimentación saludable

Consejo 5. Cuidar la higiene personal

Consejo 6. Refrescar el cuerpo

Consejo 7. Organización de tareas

Consejo 8. Jornada intensiva

Consejo 9. Ventilación correcta

Consejo 10. Prestar atención a las señales corporales

Consejo 1. Hacer pequeños descansos

Buscar un momento para hacer una pausa de algunos minutos en un lugar fresco es muy beneficioso. Los descansaso, aunque sean muy cortos, mejoran la capacidad de concentración y el rendimiento. Por ejemplo, ir al baño y relajarse durante unos minutos o dar una vuelta por la oficina pueden ser una buena opción.

Consejo 2. Vestir ropa ligera

Vestir prendas elaboradas con tejidos ligeros y frescos como el lino o el algodón ayuda a sentirse más cómodo y fresco. El color de las prendas también es importante ya que los colores claros también aportan frescura y ayudan a prevenir la sudoración excesiva asociada con el calor. Además, en los días más caluosos es recomendable prescindir de la chaqueta o la corbata. Si en la empresa se exige un código estricto de vestimenta, es necesario hablar con el jefe antes de tomar esta medida.

Consejo 3. Hidratación correcta

Para evitar la deshidratación y mantener el cuerpo hidratado es importante beber líquidos en abundancia durante toda la jornada laboral. Las bebidas no deben estar excesivamente frías ni contener mucho gas. Lo más aconsejable es beber agua, bebidas isotónicas o infusiones naturales.

Durante los meses de calor el cuerpo pide alimentos frecos y ligeros. Si es imprescindible almorzar en el trabajo es aconsejable no hacer comidas demasiado pesadas ni calientes. ¿la mejor elección? Las ensaladas o la pasta fresca acompañadas de agua y una pieza de fruta. En verano existen muchas frutas nutritivas y saludables ideales para complementar la dieta. En el caso de tener jornada intensiva de verano y no tener que quedarse a comer en la oficina se debe tomar un tentempié a media mañana para recuperar energía. Lo ideal es que sean productos ligeros y frescos.

Consejo 5. Cuidar la higiene personal

Mantener unos hábitos de higiene personal adecuados hay que hacerlo durante todo el año pero, en verano, es más importante todavía. La ducha de la mañana ayuda a eliminar el sudor y mantener el cuerpo limpio y fresco para la jornada laboral. Es importante utilizar productos de higiene adecuados que ayuden a mantener la sensación de frescor durante más tiempo. De esta manera se puede controlar el exceso de sudoración de los días de calor.

La sudoración. Sudar es una reacción natural ante el calor y necesaria del organismo que sirve para regular la temperatura corporal. Existen situaciones que aumentan la producción de sudor como una patología, el estrés o hábitos de vida inadecuados. Repasa las siguientes recomendaciones para controlar y combatir una sudoración excesiva y olorosa.

Para reactivar el flujo sanguíneo se recomienda aplicar agua fría sobre las muñecas durante un minuto. También es aconsejable pasar las manos mojadas sobre la cara y el cuello. Cuando el agua se evapora, la piel se refresca, siguiendo el mismo proceso que el de la sudoración.

Consejo 7. Organización de tareas

Establecer un planning al comienzo del día con las tareas que hay que realizar a lo largo de la mañana hace que la jornada sea más llevadera y se cumplan los objetivos de forma más eficiente.

Consejo 8. Jornada intensiva

Un cambio en el horario de trabajo durante los meses de verano puede suponer una mejora notable en el rendimiento de los trabajadores. Cambiar el horario regular de mañana y tarde por la jornada intensiva evita el trabajo en las horas de más calor (a partir de las 15.00 horas), además de dejar tiempo libre por la tarde para descansar y disfrutar de la época estival. El horario de verano es un incentivo para los trabajadores.

Consejo 9. Ventilación adecuada

Trabajar en un espacio ventilado ayuda a evitar la somnolencia, el cansancio y los sofocos que se asocian con los espacios cerrados y en lo que no corre el aire. Es esencial que haya corriente y el aire se renueve de forma constante en el lugar de trabajo.

Consejo 10. Prestar atención a las señales corporales

Si a pesar de seguir estos consejos se nota sensación de sopor y somnolencia, es importante tener en cuenta las reacciones del cuerpo ya que puede tratarse de una bajada de tensión arterial o una posible anemia. En caso de experimentar estos síntomas de forma frecuente, es aconsejable consultar con el médico para descartar una patología.

 Observatorio de Crecimiento Empresarial

Onmeda Internacional