Sudores nocturnos, por qué se presentan

Los sudores nocturnos, o la sudoración excesiva durante las horas de sueño, hace que las personas que los sufren se despierten bañados en sudor, lo que disminuye su calidad de vida.

Cualquier persona puede presentar ocasionalmente Sudores nocturnos en verano o por causas físicas, como abrigarse demasiado, pero cuando el problema se cronifica (se repite todas las noches durante un periodo de tiempo) puede que los sudores nocturnos sean síntoma de alguna enfermedad.

La sudoración es una función normal del cuerpo, por la cual regula su temperatura secretando fluido de las glándulas sudoríparas. El objetivo del sudor es mantener al cuerpo en una temperatura constante, de unos 36 grados centígrados.

No obstante, la sudoración puede volverse excesiva, hasta el punto de que las personas se encuentran bañadas en sudor. Cuando esto ocurre mientras se duerme, hablamos de sudores nocturnos, y puede ser síntoma del alguna patología médica.

La sudoración nocturna es un síntoma general que se manifiesta en muchas enfermedades diferentes. Sobre todo, en el caso de infecciones y tumores. Los sudores también pueden aparecer sin un motivo aparente y sin estar relacionados con una patología. En este caso se denominan sudores idiopáticos, y en  muchos casos suele tener un componente genético, o bien estar relacionado con algún problema del funcionamiento del sistema nervioso simpático.

Algunas causas posibles de los sudores también pueden relacionarse con causas hormonales, enfermedades metabólicas, como efecto secundario de algunos medicamentos, o por enfermedades más graves como un tumor. La combinación de sudores nocturnos, fiebre y pérdida de peso, que se presentan sin razón aparente, se denomina en medicina síntomas B y pueden estar relacionados con un proceso canceroso.

En una enfermedad grave, si existen sudores nocturnos lo normal es que se presenten junto con otros síntomas. Por ello, si sufrimos en alguna ocasión sudores excesivos durante el sueño, no debemos preocuparnos. Aunque sí será recomendable consultar con un médico si el problema se vuelve habitual.