Tres manzanas que transformaron el mundo

Se dice por ahí, que hubo tres manzanas que cambiaron el porvenir de la humanidad.

La primera, de la tres en la historia es la manzana de Adán y Eva, que dice la biblia fue motivo de discordia entre Dios y la humanidad, pues siendo lo único prohibido en el paraíso, causaría la curiosidad de Eva que motivada por la serpiente la daría a probar a Adán haciéndole pecar, modificando desde ese momento el porvenir de los hombres en la tierra.

Esta es una de las tres manzanas que dejaron huella, con ella la tradición popular ilustra el pasaje bíblico en que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso por probar el fruto del árbol del conocimiento y Dios les expulsó del paraíso.

El paraíso simboliza el estado de tranquilidad antes de hacer el mal mientras que la manzana la tentación. Más tarde, en el arte, se utilizó como símbolo de la nueva Eva, es decir la Virgen María que intercedería ante su hijo por la salvación de la Humanidad.

En muchas imágenes románicas la Virgen lleva en su mano derecha una manzana.

“Las Escrituras no dicen a qué género pertenecía el árbol. No obstante, es evidente que el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo simbolizó la prerrogativa divina que se reserva el Creador del hombre de designar lo que es “bueno” y lo que es “malo” para sus criaturas, y luego requerir que se practique lo que se ha declarado bueno y se evite lo que se ha pronunciado malo a fin de permanecer aprobado por Dios”

Con ello pasamos a enumerar de tres manzanas, la número dos, en orden de aparición en la historia. La segunda manzana sería la utilizada por Isaac Newton quien expuso las primeras ideas sobre la atracción gravitatoria, ideas relacionadas con la permanencia de la Luna en su órbita en torno a la Tierra, descubrimientos que él mismo se encargó de propagar hacia el final de su vida con la anécdota que relaciona sus primeros pensamientos sobre la ley de la gravedad con la observación casual de una manzana cayendo de alguno de los frutales de su jardín.

El manuscrito que relató originalmente la historia de cómo el científico británico Isaac Newton inspiró sus teorías físicas a partir de la caída de una manzana sale hoy a la luz por primera vez de los archivos de la Royal Society de Londres.

Los detalles del “eureka” de Newton (1643-1727) cuando dio con la clave para formular su famosa ley de la gravedad forman parte de una biografía del científico, escrita por William Stukeley en 1752. Hasta ahora había permanecido oculta en los fondos de la Royal Society, que en 2010 celebra su 350 aniversario y ha querido hacer coincidir la efeméride con la publicación del manuscrito a través de la página web www.royalsociety.org/turning-the-pages.

Martin Rees, presidente de esta organización científica -que en su día también presidió Newton-, explicó que “la biografía de Stukeley es un instrumento precioso para los historiadores de ciencia” y aseguró que acceder por internet al documento “permite a cualquier persona verlo como si lo tuviera en sus manos”.

Según explico Rees, el biógrafo Stukeley era amigo de Newton y fue testigo de sus reflexiones en torno a la teoría de la gravedad cuando ambos estaban sentados bajo la sombra de los manzanos que el científico tenía en el jardín de su casa.

En un extracto de su libro La vida de sir Isaac Newton, Stukeley escribió: “Me dijo que había estado en esta misma situación cuando la noción de la gravedad le asaltó la mente. Fue algo ocasionado por la caída de una manzana mientras estaba sentado en actitud contemplativa. ¿Por qué esa manzana siempre desciende perpendicularmente hasta el suelo?, se pregunto a sí mismo”.

La manzana número tres, la Manzana de Steve Jobs que sin lugar a duda cambio el devenir del mundo y de los que lo habitamos, fue la manzana de la empresa denominada con el mismo nombre: Apple.

Los orígenes del nombre de Apple y su consecuente logo son de lo más diversos. Según algunos, se trataba de la fruta favorita del creativo, mientras que otros aseguran que fue lo primero que le vino a la mente

Una versión asegura que Steve Jobs, fanático confeso de los Beatles, decidió llamar Apple su empresa como homenaje a la casa discográfica del grupo pop, que tenía el mismo nombre. Aunque, para los más críticos, es imposible que alguien tan original como Jobs tomase el nombre de otra compañía.

Según otras fuentes, el fundador de Apple pasó horas pensando qué nombre podría ponerle a su compañía, hasta que llegó el día de registrarse. Entonces, decidió llamar la empresa como lo primero que viera o se le viniera a la mente. En ese momento, estaba comiendo una manzana, y así fue como quedó Apple.

La historia más sencilla es la que sostiene que a Jobs le gustaban las manzanas y que, por eso, nombró así a la compañía de Cupertino.

De acuerdo con otras versiones, Apple y su consecuente logo de la manzana mordida es una alusión al matemático Alan Turing, quien se suicidio comiendo una manzana envenenada. Hay quienes dicen que el logo multicolor que la compañía llevó por un tiempo hace referencia a la bandera gay por la homosexualidad de Turing.

También su origen se vincula con Isaac Newton y su teoría de la gravedad que comprobó con la misma fruta. De hecho, uno de los primeros logotipos de Apple es el mismo científico sentado bajo un árbol.

Lo más cercano a la versión oficial son unas palabras del co-fundador de Apple, Steve Wozniak, en un video. Jobs habría decidido llamar a la empresa de esa forma simplemente porque un granjero que trabajó con él en Oregon le sugirió el nombre.

Entre muchas de sus frases y dichos hay dos que hoy quisiera dejar en la mente de mis amables lectores: “Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición” pero sobre todo decía Jobs: “Tengan un criterio de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un entorno en el que se espera la excelencia”.

Agencias foto desmotivacion es