Turismo educativo, aprendizaje y diversión sin límite

El turismo educativo es una de las tendencias con mayor crecimiento en estos últimos años. Los viajeros se abren cada día más a nuevas formas de conocer mundo, y las posibilidades de aprender se suman a otras ya existentes.

En algunos casos, el turismo educativo reúne las actividades de aprendizaje en el destino se realizan como anexas al objetivo de viaje en sí. La asistencia a un congreso da pie a participar de eventos educativos, o de vivir experiencias locales que acrecienten nuestro conocimiento del medio que nos recibe.

En otras ocasiones, el objetivo del viaje es el aprendizaje en sí mismo, como en el caso de los viajes de estudio, de inmersión cultural, de práctica de idiomas, etc.

Para muchos viajeros del hemisferio norte, los meses de mayo y junio señalan el fin de un año académico más y el inicio de una nueva temporada de viajes. En algunos países, las alternativas de viajar con el objeto de aprender suelen llevar otros nombres más “eufemísticos”: ampliar horizontes laborales, enriquecer la visión global, crecimiento personal, afianzamiento de conocimientos, etc.

En realidad se trata de viajar, de ver otras realidades y aprender de ellas, de abrirse a distintas formas de vivir el mundo, de conocer tradiciones diferentes, de abrir la visión personal.

Desde esta óptica, el viaje pierde una parte de la relajación que conlleva tradicionalmente para “obligarnos” a actuar. Participando en actividades locales, interiorizándonos de trabajos o tradiciones, aprendiendo, preguntando, tomando parte.

El turismo educativo viene en una amplia variedad de formatos que a pesar de sus diferencias todas las formas tienen cierto numero de puntos en común. Entre esos están la idea de que el viaje es tanto acerca del auto-mejoramiento como acerca del relajamiento, de que el aprendizaje puede ser divertido, y que el aprendizaje es para gente de todas las edades.

Aqui hay solo algunas de las oportunidades para su localidad de atraer ingresos de turismo educativo.

  • Viajes escolares. Puede convenir a su comunidad el crear razones para que lo visiten niños escolares. Mientras que estos viajes rara vez se traducen directamente en estancias nocturnas, también pueden ayudar a promocionar su producto educativo de dos maneras: (1) los niños pueden regresar con sus padres para una estadía mas larga y (2) los niños ayudan al negocio restaurantero local.
  • Experiencias de estudio en el extranjero. La mayoría de las principales universidades alrededor del mundo promueven alguna forma de viaje al extranjero para sus estudiantes. Las experiencias de estudios en el extranjero proveen a los estudiantes con cualquier cosa desde sesiones intensivas de 6 semanas hasta un año completo de estudios de inmersión linguistica y cultural.  El objetivo es ampliar la experiencia educativa para que los estudiantes universitarios no solo conozcan su propia cultura sino también la de al menos otra nación.
  • Vacaciones de seminarios y Seminarios para adultos mayores. Esta clase de experiencia de viaje es especialmente atractiva para aquellos que se han retirado recientemente. Programas tales como hostal para adultos mayores provee a estos turistas con todo, desde la oportunidad de aprender acerca de las artes como acerca de lecturas físicas o astonomía. Estos se llevan a cabo en campamentos y en instalaciones universitarias alrededor del mundo.
  • Vacaciones de mejoramiento de habilidades. Estos son viajes que van desde aprender a construir casas hasta como proteger la ecologia. Lugares como la Sierra Gorda han sido extremadamente exitosas con el eco-turismo en el que combina lecciones de como proteger la ecologia mundial con la experiencia de viaje.
  • Cruceros educativos. Estos cruceros combinan toda la diversión de un crucero con lecturas en temas especificos. Los cruceros educativos tienen la ventaja de que la gente que los toma tiende a tener intereses en común y por tanto tiene una mayor posibilidad de hacer nuevas amistades mientras adquiere un nuevo conocimiento.

El turismo educativo ofrece otra gran ventaja. No necesita depender del clima, una comunidad no necesita alguna geografia particular y usualmente la mayoría de la infraestructura que necesita ya esta en su lugar. Para tomar ventaja de estos productos de turismo educativo considere:

  • Desarrollar un inventario de turismo educativo. Trabaje con escuelas y universidades locales para saber lo que es del interés educativo de los visitantes. Mientras que los sitios históricos son una parte importante del turimo educativo, aprecie otros aspectos, como recorrer el Centro Histórico. Por ejemplo, usted puede incorporar un laboratorio de ciencias local en su lista de ofertas educativas. Hay alguna manera de trabajar con una escuela local para enseñar habilidades atléticas?  Estos viajes de mejoramiento de habilidaes son una gran manera para la gente trabajadora de desestresarse mientras aprende una nueva habilidad o perfecciona alguna habilidad que ya posee.
  • Encontrar gente local que desee enseñar a otras habilidades o impartir alguna forma de conocimiento. Esta gente se convierte en atracciones locales y la industria turística puede ayudarlos a ganar dinero extra al mismo tiempo.
  • Asegurarse de que los que planean alguna conferencia sepan que usted puede ofrecer experiencias educativas locales como una forma de mejorar su conferencia. Ofrezca a conferencias y seminarios experiencias locales que aumenten tanto conocimiento profesional como crecimiento personal. Indique lo que desea incluir a los miembros de la familia que también pueden atender a la conferencia.
  • Ser cuidadoso de quienes trabajan en el turismo educativo. A menudo los guías turísticos y otros empleados del turismo educativo olvidan que el turismo educativo se basa en la gente que esta de vacaciones. Esta gente no quiere ser tratada como niños. Nunca olvide que son los huespedes quienes pagan.
  • Establecer grupos de estudio de turismo regional. Una de las mejores maneras de promover el turismo educativo es involucrarse a si mismo. Elija un tema para el año y ayude a los hoteles y otros establecimientos turísticos a saber que los visitantes son bienvenidos durante una o mas estaciones.

El turismo educativo entonces viene en una gran variedad de formatos, sin embargo los lugares que buscan mejorar su producto de turismo educativo tienen que considerar primero quien es su mercado y lo que tienen de especial o único para enseñar a otros. El turismo educativo es una forma de usar mejor sus facilidades, especialmente durante la temporada baja, y aumentar el entendimiento personal por medio de experiencias de viaje creativas y únicas.

Personalmente no veo al turismo educativo como algo distinto a lo que siempre hemos realizado quienes tenemos ojos curiosos. Viajar a un destino no sólo para observarlo desde la distancia, sino para meternos en cuerpo y alma en el lugar que nos acoge.

Agencias