Atrévete a vivir una experiencia de altura en Querétaro

A 59 kilómetros de la ciudad de Querétaro se erige la imponente Peña de Bernal, una formación rocosa de aproximadamente 300 metros de altura.

Este monolito enclavado en la Sierra Gorda queretana es considerado el tercer más grande del mundo, por su gran altura, después del Peñón de Gibraltar en España y el Pan de Azúcar de Brasil.

Quienes practican la escalada de roca o el montañismo encontrarán en la Peña de Bernal un paraíso terrenal: en su superficie se extienden rinconadas, acantilados y peñascos que invitan a ser explorados.

Pero no te dejes engañar por su aparente facilidad para ser escalada; para llegar a la cima, es necesario contar con un mínimo de experiencia.

Cada 21 de marzo, durante el equinoccio de primavera, la peña recibe a miles de turistas que buscan un encuentro con la naturaleza para recargarse de energía.

A los pies de la peña se asienta Villa de Bernal, un Pueblo Mágico de bellos portales, calles empedradas de traza irregular, mesones, restaurantes, artesanías, puestos de antojitos, museos (como el Museo de la Máscara) y coloridas casas.

En su centro se encuentra el Templo de San Sebastián Mártir, una construcción de estilo ecléctico que se erigió de 1700 a 1725.

En este pintoresco pueblito los artesanos elaboran cobijas y jorongos de lana para resguardarse del viento proveniente de la sierra, y en las calles se venden dulces de membrillo, guayaba y cacahuate.

Si deseas realizar una excursión en la Peña de Bernal, puedes alojarte en este pueblo o bien la cercana ciudad de Tequisquiapan. No te recomendamos visitar este sitio en temporada de lluvias, pues la escalada puede tornarse peligrosa.

Para escalar, es imprescindible contar con un equipo para media montaña, que incluya ropa y zapatos antiderrapantes o botas resistentes. Asimismo, es importante que lleves agua suficiente, alimentos, utensilios de cocina, una bolsa de dormir y una brújula.

La Peña puede ser escalada por personas inexpertas y con relativamente buena condición física; pero también es escalada por experimentados escaladores. Esto dependerá de la ruta que se elija.

La aventura de altura inicia al comenzar a subirla, para lo cual existen varias alternativas. Una de ellas es caminar sobre un sendero que lleva hasta la capilla, a la base de la pared. La ventaja de escalar esta parte es la posibilidad de disfrutar la increíble panorámica que ofrece desde su cumbre.

Para poder escalar se necesita permiso de las autoridades municipales y es necesario ser guiados por expertos conocedores de la peña, que se pueden encontrar en el Pueblo Mágico y operan con respeto y profesionalismo.

También existe la llamada Vía Ferrata, un trayecto de 90 metros que se traza por medio de las grapas de fierro. Es una ruta clásica para subir la Peña y pueden disfrutarla los principiantes.

La Bernalina es la vía más larga, con 280 metros, y también es recomendada para los principiantes. Sin embargo, requiere buena forma física, conocimientos y destreza de escalada para adaptarse a la calidad de la piedra y la dirección del itinerario. Se llega a la cumbre por el espolón central.

El descenso, por supuesto, se realiza a rapel, enfatizando la emoción de superar tal desafío, enmarcado por la belleza de los paisajes queretanos, que siempre observan de regreso a esta maravilla de la naturaleza.

Visita Querétaro, te recomendamos hacer reservaciones con la agencia de viajes de tu preferencia, e, el estado se cumplen los protocolos de higiene y filtros de sanitización que indican las autoridades de salud, con el propósito de generar confianza entre los turistas que deciden visitarlos.

Agencias foto Aemm Así es México