Erradicar la violencia en nuestros estadios de futbol/ Ángel Dorrego

Erradicar la violencia en nuestros estadios de futbol. Por Ángel Dorrego

La aparición de episodios violentos en los estadios del futbol mexicano se ha vuelto recurrente al grado de que ya vemos como normal que con cierta periodicidad aparezcan eventos con peligrosidad de escalada sin que se noten reacciones de los organizadores y las autoridades competentes con el fin de que estos hechos desaparezcan del escenario deportivo. De hecho, se ha vuelto normal que en la mayor parte de los estadios se tengan que atender un par de casos de lesionados por golpes en cada partido sin que existan reportes públicos del fenómeno o políticas visibles para evitar que esto suceda. Esto no es normal, y no deberíamos considerarlos así por dos motivos: primero, la viabilidad del deporte como espectáculo público se ve comprometida cuando la afición carece de garantías para su integridad, más aun considerando que el futbol trata de atraer público desde la infancia. Segundo, porque el crecimiento del fenómeno puede ser tan rápido como exponencial, al grado de que sería absurdo tratar de prevenir un riesgo latente una vez que se hayan sentido ya sus consecuencias más graves.

El tema de control de masas dentro de los esquemas de seguridad en nuestro país le corresponde a las áreas de protección civil, al encontrarse clasificado como un riesgo de fenómeno perturbador de origen antropogénico. Sin embargo, como en todos los fenómenos asociados con la protección civil, requiere de la participación activa de todos los actores involucrados con el fin de generar esquemas que permitan tener planes efectivos para la prevención de eventos catastróficos. Esto requiere de una buena esquematización inicial en el periodo de planificación a partir de la identificación de los fenómenos perturbadores. En el caso de los estadios del futbol mexicano, la violencia no se da de forma fortuita y espontánea, sino que existe una asociación mayoritaria con las barras que apoyan a los clubes desde la tribuna.

Y no es que violentar o suprimir por la fuerza a las barras sea la solución, ya que es absurdo evitar heridos generando que haya más. Afortunadamente, no hemos caído en esa solución simplista, y lo que se ha hecho hasta el momento es tratar de contener la violencia a partir de operativos de encapsulamiento y escolta de los grupos, entre otras acciones que tratan de evitar los posibles brotes de violencia que se pudieran dar en la arena deportiva. Desafortunadamente, esto sólo nos ha llevado a tener contenido un riesgo latente, ya que no se previenen los pequeños eventos de violencia que se esconden al margen de la contención y que permanentemente pueden devenir en eventos mucho más lamentables. Incluso ya hemos estado muy cerca un par de veces de que suceda, lo que sólo ha llevado al reforzamiento de las políticas de contención sin tratar de llegar al ideal de toda política de seguridad: la prevención.

Para lograr un esquema que prevenga actos de violencia es necesario que se hagan análisis de los esquemas en que actualmente se está dando la relación entre actores involucrados, los focos de riesgo que se presentan en el espacio del espectáculo deportivo, la creación de planes que permitan maximizar la participación de los actores de seguridad según los grados de las amenazas y la capacidad de reacción; todo bajo un enfoque que privilegie la prevención y tenga como finalidad la erradicación de la violencia en nuestros escenarios futbolísticos.

Los análisis y propuestas para dicho fin los estaré presentando en mi participación durante la 1ra Jornada Internacional de Fenómenos Socio-Organizativos: los Eventos Masivos en el Contexto del Futbol, organizado por la Coordinación Estatal de Protección Civil de Querétaro (CEPCQ) y la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), que se llevará a cabo los días 22 y 23 de mayo en el Aula Forense de la Facultad de Derecho de la UAQ; y de paso quiero escuchar los resultados de los trabajos del Dr. Geoff Pearson de la Universidad de Manchester, además de especialistas de la CEPCQ, la UAQ, así como independientes. Si usted está interesado en el tema, le sugiero que asista. Allá nos vemos.

Educación

Por Ángel Dorrego

Analista, consultor y asesor político. Especializado en temas de seguridad y protección civil. Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Nacional Autónoma de México, Maestro en Estudios en Relaciones Internacionales también por la UNAM. Cuenta con experiencia como asesor de evaluación educativa en México y el extranjero, funcionario público de protección civil y consultor para iniciativas legislativas.
Correo para el público: adorregor@gmail.com

Foto Ximinia