Vuelve al mundo real y desconecta el virtual

Es hora de volver al mundo real y desconectar el virtual

Limita el tiempo que empleas en las redes sociales e internet, deja de lado el mundo virtual, vive y emociónate con el mundo real.

El estrés producido por las redes sociales, del saberlo todo aquí y ahora y del hecho de tener que estar conectado las 24h del día es un hecho.

La mala noticia es que la sociedad poco a poco nos va poniendo más difícil alejarnos del mundo digital, pero la buena es que tú tienes el poder para conseguir disminuir el uso del ordenador y sobretodo del smartphone.

Es cierto que en internet encontramos inspiración, podemos contactar con medios y gente que antes no podíamos y es un buen pasatiempo pero si no limitamos su uso podemos encontrarnos haciendo ‘scrolling’ en Instagram, luego en Facebook, luego en Twitter, luego en Snapchat sin habernos parado a mirar absolutamente en nada.

Hemos perdido el tiempo en algo que no nos ha aportado nada.

También hemos acabado limitándonos a hacer fotografías, vídeos y boomerangs de todo y cuanto hacemos y no nos concentramos en con quién estamos ni en qué estamos haciendo.

Tenemos que volver al momento cuando empezaron las redes sociales: eran un segundo plano en nuestras vidas y no la acción principal del día, lo primero que hacemos al despertarnos, lo último al acostarnos, lamentar durante el día no haber hecho una foto para Instagram y comunicar en todo momento dónde estamos a través de Twitter.

Las horas en las que antes leíamos, veíamos una serie o nos pegábamos la oreja al teléfono fijo hablando con nuestra mejor amiga las hemos sustituido por horas vacías donde nos volvemos testigos de las vidas (o postureos) de la gente a quien seguimos en las redes que ni siquiera conocemos.

De repente nos hemos visto comparando nuestras vidas constantemente con la de los demás y cada vez escuchamos más a menudo un “seguro que ya existe una aplicación que hace eso” viéndonos envueltos en una oferta interminable de aplicaciones… ¿para qué?

Has podido vivir hasta ahora sin todas esas aplicaciones y redes sociales, por lo que puedes limitar el tiempo que empleas en ellas, el número de descargas de aplicaciones y también has sobrevivido sin hacerte un ‘selfie‘ diario

Así que ¿por qué no emplear un momento de hoy en limpiar nuestras redes, los datos que dejamos en ellas, seguir páginas que realmente nos inspiren y nos sirvan y dejar de seguir cuentas que no nos aportan nada?

Si te lanzas al mundo real, al hacerlo se sustituye la hora en la que te pasas pegada a la pantalla para disfrutar de un momento de lectura, televisión o, sí, conversación con tu familia, compañeros de piso o pareja.

Antoli Andre