Alejandra Cuevas recupera su libertad

 

Alejandra Cuevas recupera su libertad, al señalar que la figura de delito que se le imputaba ni siquiera existe.

La SCJN ordenó la inmediata liberación de la mujer acusada de homicidio por Alejandro Gertz Manero, al señalar que la figura de delito que se le imputaba ni siquiera existe.

Alejandra Cuevas (69 años) ha recuperado su libertad. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la liberación inmediata de la mujer que lleva 528 días encerrada en el penal de Santa Martha Acatitla, acusada por el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, del homicidio por omisión de la muerte de su hermano Federico. Nunca hubo pruebas contundentes para responsabilizar a esta mujer. Incluso la Corte determinó que la figura de delito por la que está presa desde octubre de 2020 ni siquiera existe.

Por unanimidad, la Suprema Corte ordenó la liberación inmediata de Alejandra Cuevas al considerar inexistente el delito por el que se le acusa. Asimismo, la Corte señaló que sí hubo omisión de cuidados de la salud de Federico Gertz, pero también señalaron que por esa responsabilidad no se podía imputar a Laura Morán ni mucho menos a su hija. Alejandra Cuevas Alejandra Cuevas

En tanto, Alonso Castillo, hijo de Alejandra Cuevas, comentó para Infobae México que él espera que, por unanimidad, las 11 ministras y ministros ordenen la liberación inmediata de su madre luego de analizar el fondo del asunto, pues aseguró que se trata de:

“una mujer inocente que lleva 528 días encarcelada sin haber cometido un delito y con una figura legal que ni siquiera existe en el ordenamiento penal del país”.

Asimismo, señaló que desde el principio del caso el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, ha sometido a su familia a una persecución. Y agregó que esta “tragedia” ojalá sirva como un precedente a nivel nacional para las generaciones venideras.

En septiembre de 2015 murió Federico Gertz Manero, hermano del actual fiscal mexicano. Tenía 82 años y la causa de su deceso fue el deterioro de su salud.

Alejandro Gertz culpó a la pareja sentimental de su hermano, quien en ese momento tenía 88 años de edad y casi 50 de estar con él. Alejandro la acusó de homicidio por omisión de cuidados. A la demanda añadió a las hijas de esa mujer. Una fue Laura, suegra del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo. Ella desapareció del caso. La otra es Alejandra Cuevas Morán, detenida el 27 de octubre de 2020 mientras circulaba con su hijo Gonzalo por Paseo de la Reforma.

box bann cheese up

En la desesperación por liberar a su mamá, sus hijos Ana Paula, Alonso y Gonzalo Castillo Cuevas iniciaron una especie de negociación con el fiscal: le entregaron todo lo que este les pidió a través de intermediarios, como la entrega de obras de arte pertenecientes a su hermano, 3.5 millones de pesos de una cuenta compartida de la pareja y la renuncia de Laura Morán a la pensión mensual que Federico le había dejado.

Pero Alejandra Cuevas no fue liberada. En febrero de 2021 la Cuarta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México le confirmó un auto de formal prisión.

La consideraba “garante accesoria” de la salud de Federico, es decir, responsable secundaria de su salud. Su madre, Laura, era la única que se encargaba de la salud de Federico. Aunque tampoco se le puede señalar de garante porque, de acuerdo a las leyes mexicanas, no estaba en condiciones de ser tomada como tal.

“No se puede atribuir a la señora (Alejandra) el fallecimiento, porque no existe en la normatividad aplicable una disposición expresa por la cual una persona pueda adquirir la calidad de garante ‘accesoria’ en el deber de cuidado exigible a otra persona”, considera la Corte en el proyecto que este lunes dicuten los ministros y que busca otorgarle un amparo liso y llano a la mujer de 69 años, así como su liberación inmediata.

Luego, a mediados del pasado septiembre, la Juez Quinto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, otorgó un amparo que dejaba sin efecto las órdenes de aprehensión en contra de Alejandra Cuevas y Laura Morán. Acto seguido, la Fiscalía General de la República (FGR), dirigida por Alejandro Gertz Manero, impugnó el amparo.

Entonces tres magistrados del Primer Tribunal Colegiado de Materia Penal del Primer Circuito de la Ciudad de México iban a decidir si el recurso procedía o no. A efectos prácticos, había una alta posibilidad de que Alejandra Cuevas recuperara entonces su libertad… hasta que en un giro inesperado la Corte mexicana atrajo el pasado mes de noviembre el caso por orden del fiscal mexicano.

El ministro presidente, Arturo Zaldívar, argumentó que decidieron hacerlo así porque, mientras el caso se decidía en los juzgados, había peligro de influencias que no daban espacio a la imparcialidad de justicia.

El ministro Alberto Pérez Dayán tuvo a su cargo la elaboración del proyecto para su discusión en el Pleno, misma que ocurrió el pasado 15 de marzo.

Su propuesta se inclinaba por devolver el caso a tribunales capitalinos. Pero todos los demás ministros votaron en contra al considerar que el caso debía estudiarse a fondo.

Incluso cinco se pronunciaron por ya liberar a Alejandra Cuevas en ese momento, pero faltó un voto para que eso fuera una realidad.

Al estudiarse a fondo era necesario un nuevo proyecto. Ahora estaba a cargo del ministro Alfredo Gutiérrez. En su propuesta, que se discute este 28 de marzo, el impartidor de justicia se pronunció por otorgar a la mujer encerrada el amparo liso y llano y ordenar su libración inmediata, subrayando que el delito del que se le acusa ni siquiera existe.

“Este Tribunal Pleno considera este razonamiento como fundado y suficiente para otorgarle el amparo de manera lisa y llana (…) la Sala penal responsable soslayó el principio de legalidad, en su vertiente de exacta aplicación de la ley penal, porque convalidó la existencia de una calidad de garante, a la que denominó ‘accesoria’, sin que se encuentre prevista en el artículo 16 del Código Penal para el Distrito Federal, ahora Ciudad de México (…) sin respaldo legal, estimó que a la quejosa le correspondía evitar la muerte del ahora occiso”, señala parte del documento.

Por Alicia Mireles por Infobae foto agencias