Alianza PRI-PAN-PRD no es para Querétaro

Alianza PRI-PAN-PRD no es para Querétaro; van por el Congreso Federal, Me Lleva El Diablo, 7 de diciembre

Uno de los mayores éxitos del presidente López Obrador es habernos atrapado en el debate de un oprobioso pasado que incluye a los partidos de oposición. Desde esta descalificación, para los seguidores de AMLO, las únicas alianzas válidas son aquellas que hace Morena, así sea con las fuerzas que antes acompañaron al PRI: PVEM, PES y Nueva Alianza.

Pero el fin de semana el PAN dio a conocer lo que en otras colaboraciones adelantamos: se concreta la alianza electoral de la mancuerna PAN-PRI, a la cual estará sumado el PRD, para la disputa de 10 de las 15 gubernaturas y para diputados federales.

La propuesta de alianza son buenas intenciones de los panistas, porque la realidad es que hay estados donde los agravios entre ambos partidos hacen imposible una coalición: Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Aguascalientes. Y en otros resulta innecesaria por la hegemonía de uno u otro logo: Guanajuato, Querétaro, Campeche.

Pero atendiendo esas excepciones, la alianza entre panistas, priistas y perredistas para el relevo de la Cámara de Diputados es casi un hecho en unas 12 entidades del país y este sábado se dio el primer paso para oficializarla en el Consejo Nacional del PAN.

Las dudas quedaron disipadas cuando 16 exgobernadores cerraron filas con el dirigente panista Marko Cortés, igual los consejeros aprobaron respaldar una asociación electoral con otros partidos, excepto Morena.

El argumento para impulsar la alianza es para «superar un gobierno populista por la vía democrática, que sólo será posible con el trabajo unido de varias fuerzas que busquen en 2021 la mayoría en el Congreso”.

Pesa en el ánimo, además del purismo del PAN, la idea de que existe un pacto de impunidad entre el peñismo y el gobierno, mismo que habría logrado romper muchas veces el dique opositor de contención.

Las alianzas electorales que avalaron en el Consejo Nacional del PAN con el PRI y el PRD en más de 140 de los 300 distritos electorales, en la renovación de la Cámara de Diputados, viene con una salvedad. De 300 distritos en disputa. Acción Nacional encabezaría la coalición en 61. el PR1 en 53 y el PRD en 44.

El PAN va con el PRI, pero de lejitos, porque, los panistas avalaron una «coalición flexible o parcial» y eso significa que cada partido aparecerá solo en la boleta electoral, es decir, cada instituto político tendrá su propia votación, lo que muchos interpretan como que «hasta en los perros hay razas».

Es decir, que los votos en esas coaliciones sí se sumarán a un solo candidato, pero se podrá hacer la distinción de cuántos sufragios aportó cada instituto político en los distritos. Sin embargo, las alianzas llegaron para quedarse. Para acotar en el Congreso y en los estados «un proyecto autocrático en marcha».

Sus alianzas tendrán hoy el visto bueno del consejo panista para la elección de diputados, incluyendo la CDMX, Estado de México, Puebla, Sinaloa, Veracruz y Tabasco, entre otros.

Y hoy lunes, la Comisión Permanente del PAN deberá validar las candidaturas compartidas con PRI y PRD para gobernadores en Baja California, Baja California Sur, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas, con prospectos diversos: Gina Cruz, Guadalupe Saldaña, Pancho Pelayo, Xavier Nava, Ernesto Gándara, Minera Hernández, Polo Domínguez, Gaudia Anaya, entre otros.

Querétaro no entra en las alianzas, más que con México Libre, el partido de los Calderón-Hinojosa.

 

Alianza