AMLO en el juego sucio del proceso electoral

Gobierno de AMLO en el juego sucio del proceso electoral, Tras La Verdad, por: Héctor Parra Rodríguez.

Sin duda que la Coalición PAN-PRI-PRD, abrieron las puertas para que el gobierno de López Obrador inicie la cacería de brujas que le permita, por medio del desprestigio de la oposición volver a ganar la mayoría en la Cámara de Diputados, así como en todas las demás candidaturas del proceso electoral que se juegan el 6 de junio próximo.

Para eso utiliza algunos medios de comunicación “consentidos” y a la Fiscalía General de la República, sin olvidar a la Unidad de Inteligencia Financiera. Las dos semanas de descanso que ha tenido Andrés López pretextando el Covid-19, le han servido para apretar tuercas. El problema lo tiene cuesta arriba, derivado de la serie de problemas que no ha podido resolver en más de dos años de gobierno. Sus promesas no las ha podido cumplir, excepción la de regalar dinero por medio de programas sociales, comprando voluntades. Pero, los números no le alcanzan. Para nadie es desconocido que miles de beneficiarios de la repartición de dinero no lo están recibieron. Muchos de ellos, a pesar de contar con las tarjetas de debido Bienestar no les otorga más que malestar. Supuestamente depositan dinero, pero cuando acuden al Banco de las preferencias del gobierno federal, resulta que no hay dinero.

No cumplió con reducir el índice delictivo en los tres momentos que el mismo López se fijó. Las masacres siguen presentes en su gobierno, a pesar de que se burle de ellas, como los 19 cuerpos calcinados hace unos días. Definitivamente no puede ni podrá, más parece un aliado de la delincuencia que el responsable de combatirla de acuerdo con la responsabilidad que le impone la propia Constitución.

Prometió bajar los precios de los combustibles y la energía eléctrica y en lugar de ello, los aumentos han continuado. Eso sí, perdona deudas multimillonarias a deudores de energía eléctrica en el Estado. La razón de ello, él fue quien inició la revuelta hace varios años del “no pago” por el consumo de la energía eléctrica. El huachicoleo continúa, cuando prometió acabar con el delito de robo de combustible.

Prometió igualar los servicios de salud a los países del primer mundo y lo único que ha logrado es empeorar la situación en que se encontraba ese servicio; el colmo, como nunca antes, hoy escasean medicamentos, el gobierno dejó de comprar medicamentos oncológicos, a consecuencia de ello están muriendo muchos enfermos, vamos ni en el “mercado negro” se pueden conseguir los medicamentos. Las protestas del personal médico han estado presentes desde antes de la pandemia. Iniciando el gobierno de López hizo recortes del presupuesto por más de mil millones de pesos, por austeridad, también despidió cientos de empleados; luego echó culpas al pasado. Destruyó el Seguro Popular, al que descalificaba como inseguro e impopular, aun así, era mucho mejor que el Insabi, institución que funciona sin pies ni cabeza.

Ofreció hacer crecer la economía y lo único que ha logrado en derrumbar el crecimiento, el PIB ha decrecido; en 2019 quedó bajo 0; para el 2020, se calcula que bajó el 8.5 por ciento. El quiebre de miles de empleos no es a causa de la pandemia, no, es por sus políticas populistas que destruyen empleos, desincentivan la inversión e incumple con contratos previamente suscritos por el gobierno federal. Los empleos han caído hasta el 15.9 por ciento en el 2020, cuando su compromiso era hacer crecer el empleo. López todo destruye, ese ha sido su patrón de comportamiento.

Nada ha cumplido a pesar del enorme poder que ha acumulado por medio del apoyo legislativo. Se ha dedicado a acumular miles de millones de pesos del presupuesto para sus programas “prioritarios” que darán al traste por la misma naturaleza de la pésima planeación en tiempos de complicaciones mundiales. Tan mal anda la administración de López Obrador, que el gobierno chino “desbancó” a México del primer lugar, dejándolo en la segunda posición como socio comercial de los EUA. Empresarios norteamericanos no confían en el gobierno del populista; lo mismo empresarios locales. Mientras la economía se estanca más allá de las razones naturales provocadas por la pandemia. El gobierno no hace el menor esfuerzo por apoyar a las empresas para que estas no pierdan empleos, le resulta más lucrativo dar dinero a millones de “becarios” que impulsar la creación de empleos. López va por votos, no por el crecimiento de México, sin importar el quiebre de la economía.

Sumado a lo anterior, pretende dar “golpes mediáticos espectaculares”, con detenciones añejas de presuntos responsables como la del “gober precioso” y su compinche; la traída desde España del empresario millonario Ancira, de Altos Hornos de México; relacionar al candidato del PAN, en Querétaro, con un presunto delincuente; llamar a declarar a varios panistas y priistas supuestamente relacionados con la recepción y entrega de millonarias cantidades cuando la reforma energética; investigar a exfuncionarios perredistas que despacharon en el gobierno de la CDMX, por presuntos actos delictivos. Duro en contra de la Coalición Electoral de la oposición. No encuentra otra forma que usar las instituciones como medida de presión para desprestigiar a los aliancistas y, por supuesto con el apoyo de los medios de comunicación proclives al gobierno lopista.

La desesperación en todo su apogeo. Incluso las casas encuestadoras que durante dos años han dado siempre resultados probabilísticos positivos a Morena, no han logrado continuar con la misma tendencia, se han tenido que “bajar de la nube en que andaban” y dar resultados negativos a López Obrador y su partido, con el riesgo anticipado de perder la mayoría en la Cámara de Diputados, así como la mayoría de las 15 gubernaturas y lo que resta del paquete electoral en juego.

Hasta hoy, Andrés Manuel López Obrador, metido con las manos hasta el cuello en el proceso electoral. Va perdiendo con absoluta claridad a pesar de las maniobras perversas que lleva a cabo, incluso se hizo el enfermo, son evidencias de desesperación ante los ojos de los mexicanos. No cumple, no puede. Pero quieren amasar más poder, todo parece que no acumulará más poder, su popularidad en franco declive y sin freno que lo detenga; Mario Delgado lo empuja para que tome más fuerza su caída.
Héctor Parra Rodríguez

del proceso

Tras La Verdad / Por: Héctor Parra Rodríguez

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Querétaro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos.