Tips para lograr que la ropa blanca luzca impecable

Con el tiempo la ropa blanca inevitablemente se ensucia y se gasta, lo que generalmente da como resultado que el dueño tiene que limpiarla profundamente, tirarla o donarla.

Es especialmente común con la ropa blanca que está propensa a ponerse amarillenta y que puede mostrar las manchas fácilmente. Incluso la ropa blanca más manchada generalmente puede salvarse. Lee el siguiente artículo para aprender cómo mantener el color blanco en la ropa blanca y evitar estar perdiendo ropa que todavía puede ser usada.

Lava tu ropa blanca con regularidad.

Mientras menos tiempo tenga las manchas, menos persistente serán para quitarlas. Esto se aplica especialmente para las manchas amarrillas que aparecen debajo de las axilas por la transpiración y el desodorante.

 Aplica algún tratamiento para manchas para cualquier decoloración antes de lavarlo.

Agrega el blanqueador diluido para tus lavadas regulares y sigue las proporciones que están en la botella del blanqueador para colocarla en el agua.

Mucho blanqueador puede realmente dañar o poner amarilla tu ropa blanca, así que asegúrate de medir con cuidado el blanqueador y el agua.

Agrega blanqueador diluido por 5 minutos antes de iniciar tu ciclo de lavado.

Algunos detergentes tienen enzimas quitamanchas que les toman varios minutos para activarse y el blanqueador puede cesar esta reacción. No agregues el blanqueador demasiado tarde ya que necesitas 5 minutos para que se active el ciclo de lavado.

Agrega ½ taza de bicarbonato de sodio junto con el detergente y el blanqueador en tu lavado regular.

Cuando uses bicarbonato de sodio para mantener el blanco de tu ropa, reduce cantidad de blanqueador a la mitad.

Agrega el vinagre blanco destilado (1/2 taza o 1 taza) junto con el detergente en tu lavado regular.

El olor del vinagre estará presente cuando la ropa esta mojada, pero se desvanecerá y se disipará cuando la ropa esté seca.

Agrega peróxido de hidrógeno (1/2 taza) junto con el detergente en tu lavado regular.

Usa el de 3% que se encuentra fácilmente disponible en los supermercados o las droguerías.

Agrega detergente lavavajillas (1/4 taza) junto con el detergente en tu lavado regular.

Si quieres una opción más ecológica, asegúrate de que el lavavajillas no contenga fosfato o cloro.

Agrega jugo de limón (1/4 taza o ½ taza) junto con el detergente en tu lavado regular.

Combina ½ taza de jugo de limón con 1 galón (unos 3.7 litros) de agua bien caliente.

Remoja los calcetines u otra ropa blanca muy sucia en la solución por unos 30 minutos.

Remójalo durante toda la noche para blanquear la ropa completamente.

Seca tu ropa al sol ya que el sol actúa como un blanqueador natural y el aire deja la ropa con un olor fresco y limpio.

 Consejos

El blanqueador puede blanquear la ropa blanca ya sea con agua caliente o fría, pero para mejores resultados con tu detergente usa agua caliente.

Muchos agentes de blanqueamiento (como bicarbonato de sodio, jugo de limón y otros) pueden usarse como pre tratamiento quitamanchas o como blanqueadores generales en ciclos de lavado.

Advertencias

Ten cuidado de no combinar amoniaco y blanqueador. La combinación de estos dos puede resultar en humos tóxicos muy fuertes. Como regla general, nunca limpies con químicos, asegúrate de que estés en un área bien ventilada.

El bicarbonato de sodio, el jugo de limón, el peróxido de hidrógeno y otros agentes blanqueadores no debes de combinarlos juntos. Ellos trabajan a su máxima capacidad cuando simplemente se combina con el detergente normal.

Cosas que necesitarás

  • Detergente
  • Blanqueador
  • Agua
  • Bicarbonato de sodio
  • Jugo de limón
  • Vinagre blanco destilado
  • Peróxido de hidrógeno (al 3 por ciento)
  • Detergente lavaplatos
  • Tendederos de ropa al aire libre

Agencias