Conoce los mejores restaurantes zacatecanos

Conoce los mejores restaurantes zacatecanos. Te esperamos para disfrutar de estas deliciosas propuestas #CuandoTodosEstemosListos

Los restaurantes zacatecanos tienen una deliciosa oferta para comer y disfrutar de su rica gastronomía, gracias a que es un estado de vasta producción agrícola y ganadera, por lo que las materias primas para deliciosos platillos están a la mano en todo el territorio zacatecano.

Por supuesto, en la capital se reúnen los platillos de todo el estado en restaurantes de gran renombre como La Leyenda, Doctrina, Ceremonia, Paraíso, propuestas que combinan lo novedoso con lo tradicional de formas particulares y que resultan altamente recomendables en tu próxima visita.

También Pueblos Mágicos como Teúl, Guadalupe o Jerez, ofrecen deliciosas propuestas para deleitar el paladar de los visitantes.

La Leyenda es un restaurante-galería que destaca por su peculiar decoración. Cada rincón, cada pared, cada mesa y cada silla, resguardan más de 10 mil obras de artistas zacatecanos y de todas partes de Latinoamérica. Este espacio conjunta de manera magistral el arte y la gastronomía.

Uno de los platillos estrella de este restaurante es el típico asado de boda zacatecano: elaborado con carne de cerdo en adobo de especias como tomillo, canela, chile ancho, entre otros ingredientes.

Con casi 30 años de tradición, el restaurante Los Dorados de Villa es un imperdible de la capital zacatecana, las especialidades de la casa son el pozole verde y la enorme variedad de enchiladas con que cuenta su menú, además de las originales enchicharronadas. Don Eduardo Mondragón, fundador de este tradicional restaurante, es un amante de las antigüedades, por lo que desde la apertura de este lugar se ha dedicado a coleccionar diversas piezas. Comenzó a adornar de forma tradicional con una antigua carabina de la Revolución y un cuadro con el retrato del Centauro del Norte, Pancho Villa.

En la actualidad, el restaurante se ha convertido en una especie de museo, y sus artesanías y antigüedades son algo que también atrae a los clientes. Imágenes religiosas como la del Niño de Atocha, la Virgen de Guadalupe, además de radios y teléfonos antiguos, figuras de barro, entre muchas otras.

Un sitio que conjunta el arte y la gastronomía es el Café Acrópolis, ubicado en el centro histórico de Zacatecas, a unos pasos de la imponente Catedral de Zacatecas. Este lugar fue fundado por Said Samán Farah, un migrante sirio, en 1943, con la idea de crear un restaurante familiar en el que se pudiera comer entre obras de grandes artistas, por lo que llaman la atención dos piezas murales de maestros zacatecanos: la obra hecha por Alfonso López Monreal titulada Los recuerdos de mi pueblo; y, de Rito Sanpedro, Vasos comunicantes.

También, en este particular lugar se encuentran un par de colecciones de Rufino Tamayo, Perfil sobre estuco de 1977 y el Gimnasta 1988. De Leonora Carrington, se encuentran exhibidas Drue de 1992 impresa en San Francisco y Crookney Hall de 1987 impresa en Nueva York.

Otro imperdible de la capital es el restaurante México Lindo y Querido, un espacio que de igual forma, se caracteriza por estar lleno de piezas de arte provenientes de todas partes del estado y del país. Cuadros de personalidades mexicanas como Pedro Infante, El Santo, Cantinflas, entre muchos otros, tapizan las paredes de este tradicional lugar. La birria, el asado de bodas, pozole y otros platillos de la región son la estrella de este lugar.

Santos Maestros, es un restaurante que busca preservar las recetas tradicionales de la cocina zacatecana y fusionarlas con propuestas novedosas. A cargo, de los chefs Adriana Fernández, Jesús Hernández y Alejandro Rivas, la carta incluye platillos como enchiladas de carne molida y cacahuate, o enchiladas cuajadas, por mencionar algunos. Cabe destacar que los proveedores de este restaurante son todos zacatecanos.

También en la capital se encuentra el restaurante Ceremonia, un concepto de cocina de autor con platillos sumamente innovadores basados en productos locales. Iniciado por el chef Alejandro Rivas, es un concepto que busca enaltecer los productos locales con propuestas como ceviche de betabel, acompañado de pepino y una salsa curada con xoconostle o gordita de tocino de cachete de cerdo con frijoles; la lengua de res acompañada de salsa borracha, elaborada con la cerveza artesanal zacatecana o la costilla de cerdo acompañada de pipián verde, son solo algunos ejemplos de las increíbles propuestas que este lugar tiene para ofrecer a sus comensales.

Uno de los restaurantes más recomendables de zacatecas, ubicado en el Pueblo Mágico de Guadalupe es Doctrina, Estudio Gastronómico, un concepto de alta cocina que tiene como director al destacado chef venezonalano Wuildmen Helen Cortez. Su filosofía es ofrecer una experiencia única en todos los sentidos a sus clientes, por lo que el personal se encarga de ofrecer atención personalizada a cada uno de los comensales.

Este espacio ofrece diferentes servicios, entre ellos el diplomado de gastronomía mundial y gastronomía dulce; cena maridaje de 6 tiempos; capacitaciones a restaurantes y hoteles y servicio de banquetes.

Otro de los restaurantes zacatecanos imperdibles es El Paraíso, Cocina de Autor, ubicado muy cerca de la Catedral del estado, es un lugar que conjunta de forma magistral la cocina internacional con lo zacatecano. Los cortes de carne, el agua de mazapán, el postre Flora, el guacamole con arándanos y chicharrón, todos son, sin duda, platillos que no te puedes perder.

El Viñedo Campo Real, además de ser uno de los principales atractivos del estado por su Museo de la Barrica, sus recorridos a los plantíos en trenecito o en bicicleta, también cuenta con una amplia oferta gastronómica. Cortes de carne, deliciosas pizzas, Bottomless mimosas con un rico buffet de desayuno, y el imperdible brunch de domingo, son solo algunos de los ejemplos de lo que aquí se puede disfrutar, además de una de sus deliciosas botellas de vino, Tierra Adentro, galardonado a nivel internacional.

Teúl, el más delicioso de los Pueblos Mágicos, es el lugar ideal para degustar de los típicos platillos de los restaurantes zacatecanos. Uno de los restaurantes más populares de Teúl es Los Jorges, un negocio que ha ido heredando la receta familiar de los deliciosos chamorros que aquí se pueden degustar. Este platillo que se ha convertido en el más solicitado del lugar, por lo que, actualmente, ya cuentan con una sucursal también en la capital del estado. No puedes dejar de visitar alguna de las sucursales de este negocio familiar y degustar un rico chamorro, y finalizar con un mezcal originario de este Pueblo Mágico.

Otro platillo imperdible de Zacatecas son las gorditas de roble, preparación en la que participan desde los padres, quienes acarrean la leña y prenden el horno, la mamá, en el amasado de la harina, y los niños, que ayudan a juntar la hoja de roble.

Las gorditas de horno requieren auténtica leche de vaca que se endulza con piloncillo o azúcar morena; se mezcla con harina de trigo hasta formar una masa homogénea. En algunos restaurantes zacatecanos se puede añadir vainilla o miel. Posteriormente se agrega nata que se ha preparado desde días antes. Una vez cocidas, se sirven en hoja de roble, lo añade un sabor campestre y tradicional, típico de los hogares del sur zacatecano.

Jerez es el más alegre de los Pueblos Mágicos y es por esto que es el lugar ideal para un delicioso y tradicional postre. Aquí, el imperdible son los raspanieves de la Nevería El Paraíso o la Nieves El Nilo. Se elaboran con hielo picado, mermeladas de frutas de temporada, hechas de manera artesanal; y nieve de diversos sabores. Las combinaciones son tan variadas como las frutas que se pueden encontrar en cada época del año.

En Jerez no puedes dejar de probar las deliciosas tosticarnes, hechas con carne de cerdo; y visitar Mi Cantina Carta Blanca, un pequeño lugar conocido desde hace 82 años como uno de los puntos más importantes para la vida social de los jerezanos, en donde podrás disfrutar de un delicioso vampiro, bebida elaborada con sangrita, agua mineral y mezcal zacatecano.

Sin duda, no te puedes ir de Zacatecas sin visitar el Mercado de Villanueva, a sólo una hora de la capital. Aquí podrás degustar una enorme diversidad de antojitos como gorditas, tacos envenenados, birria, jitomatas (pan dulce de color rojo) y huicholas (tortas de carnitas con chorizo).

Las tortas de Malpaso son también un imperdible de Zacatecas; localizadas en el municipio de Villanueva, rumbo al Pueblo Mágico de Jerez, son una tradición de este poblado. Elaboradas con pan tradicional y pequeños trozos de chorizo, son la parada obligada en este municipio de enorme riqueza gastronómica.
Zacatecas es, sin duda, un destino que ofrece una enorme diversidad gastronómica, con platillos que enaltecen los productos locales, y restaurantes que día con día se esfuerzan por conservar las recetas tradicionales, al mismo tiempo que buscan ofrecer a los comensales versiones novedosas y atractivas de los platillos más arraigados en la cultura zacatecana.

Cuando todos estemos listos, no puedes dejar de visitar estos restaurantes zacatecanos que te transportarán a lo más profundo de las tradiciones locales a través del paladar.