13 de octubre, Día Mundial de la Trombosis

La Secretaría de Salud conmemora el Día Mundial de la Trombosis

La Secretaría de Salud del Estado de Querétaro se suma a la conmemoración del Día Mundial de la Trombosis, realizada cada 13 de octubre, dado que es una de las enfermedades más comunes y mortales de occidente y también es una de las enfermedades menos conocidas.

En 2014 la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia (ISTH, por sus siglas en inglés) estableció esta fecha tras considerar que era necesario crear conciencia sobre la importancia del tratamiento de ese padecimiento.

La misión de esta conmemoración es también generar conciencia global sobre sus causas, factores de riesgo, signos y síntomas, así como la prevención y el tratamiento científico-estadístico, y a largo plazo poder disminuir la muerte y discapacidad ocasionadas por esta afección.

La Enfermedad Trombótica es un padecimiento multigénico y un problema de salud pública en México y a nivel mundial, que impacta e involucra a todos los niveles de atención, sea arterial o venosa.

La trombosis es la presencia de un trombo (coágulo sanguíneo) en una arteria o una vena. El coágulo, que está formado por un grupo de células sanguíneas unidas entre sí, bloquea o ralentiza el flujo normal de la sangre y puede desprenderse o desplazarse a un órgano vital, lo que puede causar la muerte.

Pueden darse varios tipos de trombosis, dependiendo de la localización, arterial o venosa. La trombosis venosa consiste en la presencia de un trombo alojado en una vena.

la Trombosis

La trombosis venosa profunda afecta sobre todo a las piernas, la zona pélvica y los brazos, suele ser asintomática y pasar desapercibida; un 50 por ciento de las personas no notan ningún síntoma en absoluto. Cuando sí se presentan síntomas, los más habituales son: dolor y molestias, frecuentemente en las pantorrillas; hinchazón, que puede afectar a los pies y los tobillos; enrojecimiento o descoloración y calor en el área afectada.

Ante ello, la Secretaría de Salud emite las siguientes recomendaciones para evitar trombosis:

Mantener un peso saludable y evitar estilos de vida sedentarios.

Si una persona debe permanecer inmóvil durante periodos de tiempo prolongados, por ejemplo, tras una cirugía, enfermedad o lesión, es importante que comience a moverse de nuevo lo antes posible de acuerdo a la indicación médica.

Los ejercicios como levantar y bajar los talones manteniendo los dedos de los pies en el suelo y viceversa, o contraer y relajar los músculos de las piernas son beneficiosos.

Si es necesario permanecer sentado durante periodos de tiempo prolongados, es esencial levantarse y caminar cada dos o tres horas para ejercitar las piernas, además de vestir prendas holgadas.

En los centros de salud y en los hospitales de Servicios de Salud del Estado de Querétaro (SESEQ) se realizan acciones de prevención y control de acuerdo con la situación clínica de los pacientes.