Economía de México cayó un 8.2% en 2020: Inegi

 

Cayó un 8.2%, sí lo dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) mediante un informe

México.- En su más reciente informe, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer que durante el año 2020, el Producto Interno Bruto alcanzó una caída de 8.2% por ciento, con respecto a lo obtenido en 2019.

Con este resultado, se confirma que México ha tenido dos años de caídas continúas en el Producto Interno Bruto.

De acuerdo con el balance, la caída del PIB se originó a causa de un retroceso del 10% en las actividades secundarias (minería, construcción, manufacturas) y de 7.7% por ciento en terciarias (servicio y comercio).

¿Cómo le fue el PIB en 2020?
Inegi detalló que en el cuarto trimestre de 2020, el Producto Interno Bruto sumó un retroceso de un 4.3%, en relación al mismo período de 2019, lo que confirma 5 trimestres consecutivos del registro de caídas anuales en el PIB.

En el terreno de las actividades económica se reportó que el PIB de las actividades terciarias cayó en un 5% por ciento, el de las secundarias 3.1% y en contraparte, las primarias generaron un incremento del 4.8% por ciento.

El producto interior bruto (PIB) es un indicador económico que refleja el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos por un país o región en un determinado periodo de tiempo, normalmente un año. Se utiliza para medir la riqueza que genera un país. También se conoce como producto bruto interno (PBI).

El PIB mide la producción total de bienes y servicios de un país, por lo que su cálculo es bastante complejo. Tenemos que conocer todos los bienes y servicios finales que ha producido el país y sumarlos. Es decir, la producción de manzanas, leche, libros, barcos, máquinas y todos los bienes que se hayan producido en el país hasta los servicios de un taxi, un dentista, un abogado o un profesor, entre otros. Hay algunos datos que no se incluyen simplemente porque no se pueden contabilizar ni conocer. Por ejemplo, los bienes de autoconsumo o la llamada economía sumergida por ejemplo.