El niño hiperactivo en tiempos de COVID

¿Cómo ayudar a nuestro niño hiperactivo en el confinamiento?

Si a todos los niños les está costando adaptarse a esta situación, al niño hiperactivo le puede costar más, porque se le dificulta concentrarse en las cosas del colegio, y aun en los juegos, sin aburrirse.

Este período de confinamiento está representando un cambio radical en las actividades y la forma de seguir la vida para todos, niños y adultos.

Los niños se han visto enfrentados con una realidad no acorde a su naturaleza, tomando clases en casa, a menudo con la madre ejerciendo actividades de maestra, y sin poder salir de paseo, a sus clases extras o a jugar con sus amigos.

Además, el que se esté dando continuidad al ciclo académico obliga a que en el hogar sea necesario mantener una estructura que ayude a que se logre.

Además, estos niños necesitan orden y la rutina diaria para autocontrolarse y sentirse seguros, sobre todo en momentos como este.

A continuación le presentamos algunas recomendaciones para mantener el orden y la paz en un hogar con niños hiperactivos y con déficit de atención:

Trate de mantener una rutina parecida a cuando va al colegio, con horarios para levantarse, asearse, las comidas y la hora de dormir, alimentación saludable, evitando los excesos de golosinas y comidas procesadas. Establezca espacios para trabajar lo del colegio (puede ser el estudio, el comedor o el área de estudio del niño), y otras áreas para las demás actividades. No olvide incluir actividad física, jugar pelota, un saltarín, la bicicleta o clases en línea del deporte que practique.

niño hiperactivo

Haga horario llamativo. Divida el día en periodos de trabajo académico, tareas de la casa, actividades y juegos, sus propias actividades personales o de trabajo, momentos para estar en familia y momentos para estar cada uno por su lado. Haga, en un cartel que llame la atención, un horario con dibujos o términos cortos, y póngalo en un lugar visible para su niño y para usted. Véanlo juntos y decidan cómo organizar el día, ya que cuando los niños, y sobre todo los que tienen TDAH, se incluyen en la toma de decisiones es más probable que colaboren. No duden en revisar el horario después de un tiempo para ver si está funcionando o necesita que se le hagan cambios.

Revisen que es lo que necesita cubrir del trabajo escolar. Identifique qué es lo que necesita trabajar cada día y que le ayudará a usted a mantenerse tranquilo, pues no es fácil ser mamá/papá – maestro, pero si se altera su niño también se alterará. Revisen las tareas y el material y organícenlo en el tiempo del día. Divídanlo en períodos, por materia o por tiempo de al menos media hora, y asegúrese que su niño sabe que es lo que necesita hacer, tratando de evitar quedarse a la par de él pero estando disponible para dudas, dándole el mensaje de que confía en que puede hacerlo solo. Aparte del horario visible, puede usar alarmas o timers para ayudarle a manejar su tiempo, tratando que sea lo menos necesario posible que le tenga que recordar personalmente.

¿Cómo motivarlo a que trabaje en sus tareas? Los incentivos motivan más a los niños con ADHD que los castigos o las amenazas. Hagan un plan de incentivos –o premios- que pueda ganar al cumplir con su trabajo y una lista llamativa que él pueda ver, como un menú a la vista. Pueden ser cosas materiales, como golosinas; actividades, como poder jugar con la mascota por un periodo de tiempo, o fichas que podría juntar y cambiar por premios más grandes, como si fueran dinero o vales.

En niño hiperactivo más pequeños funcionan bien los premios inmediatos, mientras que en los mayores, porque prefieren premios más complejos, se recomiendan las fichas y que puedan usarlas para obtenerlos, poniéndoles “precios”. De cualquier manera, la posibilidad de ganar o no ganar su incentivo, aparte de motivarle evitará disputas y regaños. Además, no olvide elogiarle, expresándole su orgullo y satisfacción, pues esto es el mejor incentivo para los niños.

Como ya revisaron y dividieron el trabajo del día en periodos, permítale ganar premios cada vez que complete uno, y tomar un corto descanso para estirarse, dar una vuelta, comer algo o ir al baño. Por su lado, acuerden un descanso un poco más largo al haber completado una tarea, y que pueda hacer una actividad que él quiera en ese tiempo, poniendo un timer o alarma que le avise que necesita volver al trabajo.

Actividades de la casa:

Explíquele que al estar tanto tiempo en la casa ésta se desordenará más (sobre todo si no tiene ayuda), y que va a necesitar colaboración, recalcando el trabajo en equipo y el bienestar de la familia. Identifique cuales tareas puede hacer su niño, simples y manejables, como arreglar su cama, sacar la ropa sucia, poner la mesa o lavar los platos, por poner algunos ejemplos, y si no sabe cómo hacerlo es un buen momento para enseñarle. Elogie y agradezca que lo haga, y es válido hacer una lista de sus tareas en casa y que reciba incentivos materiales por cumplirlas.

Los amigos:

El confinamiento obliga a quedarse en casa y evitar el contacto social físico, pero los niños no están acostumbrados a estar solos y esta situación les puede ser muy difícil. Aprovechando la tecnología, organice reuniones por video llamadas o sesiones de juego con sus amigos, y trate de tener actividades familiares al aire libre.

El uso de los dispositivos electrónicos: En esta temporada es razonable modificar el tiempo permitido para usar los dispositivos, sobre todo si le ayuda a interactuar con sus amistades, pero es muy importante que su niño tenga claro que es algo temporal, no un nuevo normal. Discuta con él cuanto tiempo al día puede usarlo para jugar, y aun cuánto tiempo puede ganar como premio por cumplir con sus actividades.

Otras actividades divertidas: Identifiquen actividades no electrónicas, de acuerdo a los intereses del niño hiperactivo, y preparen un listado para poner a la vista al cual pueda recurrir su niño cuando tenga tiempo libre o se sienta aburrido. Estas actividades pueden ser juegos de mesa, rompecabezas, cocinar, proyectos de arte o ciencias, hacer películas, plays, libros o canciones, atender a las mascotas, caminar, patinar, salir en bicicleta, regar el jardín, hacer manualidades, redecorar su dormitorio o el cuarto de juegos… Aprovechen a hacer actividades que no les da tiempo de atender en tiempo de colegio.

Actividades fuera de lo común: Pretender que están en un anuncio y bailar mientras lavan los platos o limpian la casa, escoger una película y jugar a que están en el cine, con poporopos, gaseosas y golosinas. ¡No olviden los tickets y apagar las luces! O pueden hacer un picnic en el piso de la sala o en el jardín…. O irse a acampar al jardín y pasar un día entero en “el campo” (o sea sin entrar a la casa).

Por último, tenga presente que todo niño hiperactivo necesita tiempo libre para sus propias actividades, fuera de horario y estructura. Además, siéntase libre de revisar los horarios y hacer cambios, y esto no significa que no esté funcionando, como tampoco el que hayan días en que sea más difícil seguirlos. Intente mantener la motivación y reconozca que habrá días en que su niño este frustrado o de mal humor debido a estos cambios en la vida.

Espere berrinches y enfréntelos con paciencia y amor, dejándole que se calme antes de retomar las actividades.

Recuerde que es una situación nueva y difícil para los niños, que sufren y a menudo no entienden lo que está pasando o no lo pueden poner en palabras.

CPB Anna Urrutia El niño hiperactivo, Psicóloga Serie Psicología y Covid-19, CPB  La Telepsicología en Tiempos del Covid-19 (Guido Aguilar)  Manejo de COVID-19 para personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) (Guido Aguilar)  Relación de Pareja en Tiempos del Covid-16: 9 Consejos Para salir Vivos del Confinamiento (Guido niño hiperactivo en Confinamiento (Anna Urrutia)