Elecciones 2021, una elección terciada

 

Elecciones 2021, una elección terciada, un giro al centro con RSP, Me Lleva el Diablo

De acuerdo con el diagnóstico que hacen en Redes Sociales Progresistas el proceso electoral 2021 tendrá coyunturas muy diferentes a anteriores elecciones; el desgaste en el ejercicio de gobierno no solo es estatal, también federal, que han sufrido los embates de los grupos de poder que no coinciden con los modos y las formas de gobernar.

Existe una falsa percepción, que es fomentada desde los grupos de poder, donde los escenarios previstos para Querétaro han querido ser encuadrados a una elección de un solo binomio entre PAN y Morena, así lo demuestran las encuestas, el círculo rojo y las columnas políticas, pensando, erróneamente, que los diferentes factores que influyen en un proceso no jugarán en esta ocasión.

Nada más equivocado, sería de entrada una mala estrategia que solo abona a una polarización de la sociedad y por tanto del voto, este escenario mantendría al vilo a los dos partidos y bajo esta circunstancia cualquiera de los dos podría ganar en el último momento.

Aparentemente obligan a los demás partidos a ser solo espectadores. Lo que es falso, no todos los demás partidos van a quedarse inmóviles ante la “polarización” de la elección de gobernador.

En algunos partidos, principalmente en Redes Sociales Progresistas, tiene claro que “No es que otros partidos no participen en el proceso, lo que orilla a esta situación es que las demás fuerzas políticas procesen candidaturas de bajo perfil solo para cubrir un requisito y no para competir realmente o sean partícipes de una alianza, coalición o candidatura común”.

Ulises Gómez de la Rosa, dirigente local de RSP, sabe que la dispersión del voto es otro factor que abona a esta circunstancia, serán 10 partidos nacionales y uno local los que compitan en 2021, ante esto el panorama no es muy halagador para el ciudadano, porque se experimentará una fragmentación del voto que se diluirá en pequeños porcentajes de votación que no tendrán impacto en el resultado final y el voto duro de los partidotes será el único factor que definirá el resultado final.

Para que lo anterior se dé, este proceso deberá tener como únicas características de trabajo la estrategia y la movilización como elementos sobre los cuales caminará la elección, e inmerso dentro de la estrategia estarán las campañas aire, que a través de las diversas plataformas y medios de comunicación habrán de desarrollarse.

De todo esto se desprende la urgente necesidad de que el voto no se concentre en los dos bloques que a nivel nacional se han estado armando, por un lado, la alianza Morena-PVEM-PT y por el otro lado PAN-PRI-PRD.

Sin embrago estas están siendo difícil procesar a nivel local, al parecer irán por separado y en algunos casos con alianzas de facto. Ambas son antinatura y los fines igual de perversos de un lado y del otro.

Lo anterior solo refleja un pragmatismo sin soporte ideológico, la primera con el único fin de aferrase al poder, mantener control sobre la Cámara de Diputados y extenderse a los estados, y la segunda ganar espacios que le permitan truncar el proyecto de López Obrador generando un bloque opositor que controle el presupuesto nacional.

Lo hemos dicho recio y quedito en este espacio: De ahí la importancia de que surja una tercera vía construida con partidos de más identidad ideológica o asumida por un solo partido, que aunque aparentemente no tenga posibilidades de ganar, parta de entrada la elección en tercios, saliendo de arranque entre un 8 o 10% de la intención del voto y estaría administrando los diferentes momentos de la elección esperando la oportunidad de irse al frente interpretando adecuadamente el humor social; sería muy peligroso para la democracia que solo un binomio jugará en la elección, alimentando las erróneas teorías de que solo debería de haber dos partido políticos, con un discurso maniqueísta de que todos se agrupan en conservadores o liberales.

De surgir esa opción, con los partidos nuevos que serían la única posibilidad existente, el resultado sería impactado de forma diferente, las coyunturas estarían presentes durante todo el proceso y las posibilidades de cambiar el resultado final sería muy alta.

 

Elecciones 2021

 

Me lleva el Diablo / Por Alejandro Guillén

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las delos miembros del equipo de trabajo de El Municipal Qro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos profesionistas.